Periscope – Mostrando Japón desde el celular

Desde hace aproximadamente un par de meses, comencé a usar la aplicación llamada Periscope, la cual permite transmitir en vivo lo que uno toma con la cámara del celular.

Al principio lo hice solamente por curiosidad, pero poco a poco han llegado espectadores a quienes les parece interesante lo que transmito, por lo que se han convertido en seguidores, aun cuando repito varias veces la misma ruta, ya que por lo general transmito a la hora de la comida en el trabajo y eso hace que el área en la que me puedo mover sea muy limitada.

Existen algunas limitantes al usar Periscope:

  • El video solamente se puede tomar vertical. Sí, se ve feo y no me agrada, pero de momento no hay vuelta de hoja.
  • Los mensajes que envían los espectadores aparecen solamente por unos segundos, y después se pierden. No hay forma de ver los mensajes pasados, y si la hay nada más no la he encontrado.
  • Los videos desaparecen del sitio a las 24 horas. Solamente se puede ver el último Periscope durante ese tiempo si es que se cuenta con la liga directa.

Aunque los primeros dos puntos no dependen de mí, del tercero sí puedo hacer algo al respecto: subirlos a un lugar donde se puedan revisar siempre. Hoy que el bebé me dio algo de tiempo, aproveché para poner algunos de esos videos en mi canal de YouTube, por lo que aquí se los comparto:

Playlist “Periscope” en mi canal de Youtube

Como muestra, aquí dejo el video que tomé en la tienda “Super Potato”, sucursal Ikebukuro.

Si están interesados en seguirme en las transmisiones en vivo, una vez que hayan instalado la aplicación síganme dentro de ella. Periscope usa las cuentas de Twitter, por lo que mi usuario es @medinamanuel.

Propina

Tenía un buen rato de querer poner este tema, pero por una cosa o por otra siempre quedaba pendiente. Sin embargo, hace unas semanas, leyendo r/mexico en Reddit, me encontré con una discusión al respecto, la cual me motivó a dedicarle tiempo a este asunto.

En Japón, la propina como tal no existe, lo cual llega a confundir a los extranjeros cuando intentan dejar propina en lugares en donde en sus países normalmente lo harían, como restaurantes, bares, taxis, hoteles, etc. Simplemente basta con buscar en Google “Tip in Japan” para darse cuenta de que “no dar propina” aparece en listas de “qué y qué no hacer al viajar a Japón”.  No obstante, pagos o cargos estilo propina sí existen en algunos lugares por acá.

Por ejemplo, hay bares o restaurantes que te cobran “cuota de servicio” en la cuenta, pero es una cantidad fija, no calculada usando el monto del consumo, y es solamente algunos lugares, no todos. Hay otros, que tienen su frasco de “propinas” junto a la caja y cada quien decide si echar algunas monedas o no, y nadie te fuerza o te ve mal si no lo haces.

Existe también algo llamado 「心付け」(kokorozuke), que bien podría traducirse como “propina”, pero solamente se le da a ciertas personas bajo ciertas circunstancias, y no necesariamente tiene que ser dinero, también puede darse con algún obsequio, pero nada ostentoso; es más para mostrar agradecimiento, y por tanto, la persona que lo recibe se sentirá mal si la cantidad recibida es mucha o si el regalo es o parece muy costoso. Pero insisto: es algo muy raro. En los más de 12 años que llevo en este país nunca lo he dado, ni he visto que nadie lo haga.

Continue reading Propina

Siendo (o intentando ser) papá

El verano en Japón ha pegado duro este año. Es mi época favorita del año, pero en esta ocasión cambié la playa y las chicas en bikini por estar en casa y tener un bebé.

Sí: tener un hijo trae muchas responsabilidades, y en los primeros meses vaya que se siente un cambio en las actividades que se realizan. Sin embargo, esto no quiere decir que uno deba dejar todo lo que hacía, sino que hay que aprender a administrar mejor el tiempo, siempre dándole prioridad a las necesidades del bebé. Hasta hace algunos años, yo no me habría imaginado que ponerle pausa a mis actividades y pasatiempos por atender y jugar con mi hijo sería tan interesante (y al mismo tiempo tan cansado).

Algo que me gusta mucho es iniciar o aprender algo nuevo, Ser un principiante, un “noob”, un “sin experiencia” es un estado en el que aprender se torna muy divertido y donde surgen un mar de dudas que, al menos a mí, me entretiene tanto formular como ir resolviendo. Ser papá no es la excepción. Y por muy cansado, abatido y hasta harto que puedas estar por todos los cambios que trae a tu vida, nada, pero absolutamente nada, puede reemplazar el sentimiento que te invade cuando tu hijo te ve, te reconoce y te sonríe… aunque algunas veces quisieras entender por qué no deja de llorar.

Aprender es una gran experiencia. Ser padre es otra más. No juzgo a nadie, pero no logro entender como hay gente que tiene la fortuna de ser padre (o madre) pero termina abandonando a su bebé. Ojo: no incluyo “dar en adopción”, sino tal cual, abandonar a un bebé a su suerte. Por más fea que la situación pueda estar, el bebé no puede hacer nada por su cuenta, y necesita que alguien esté siempre al pendiente. Dejar indefenso a alguien así es una idea que, si antes de ser padre no comprendía, ahora que lo soy, menos.

¿Cansado? Si, definitivamente lo estoy; pero mi cansancio no se compara para nada con el de Emi. Ambos estamos de acuerdo que necesitamos vacaciones una vez que el bebé haya crecido un poco. Tomará algo de tiempo, pero la aventura de un viaje en familia seguramente valdrá la pena.

He tenido que suspender muchas actividades durante este periodo, incluyendo el blog, pero vaya que ha valido la pena. Poco a poco voy agarrando ritmo (y el bebé también, para tal efecto) y conforme las cosas se vayan calmando, volveré a lo que hacía antes, pero ahora con un agregado interesante. No puedo esperar a poder enseñar a mi hijo a agarrar correctamente un control y de ponerme a jugar con él algún videojuego, o salir a pasear o a explorar los alrededores, o a sentarme a leerle un libro, o a ponerlo en la computadora y enseñarlo a manejarla (Linux, obviamente).

Quiero también aprovechar para agradecer a las personas que han hecho donaciones. Realmente lo aprecio mucho, y todas y cada una de ellas ayudan, sobre todo ahora que viene el pago del hosting de este sitio. Si alguien más desea cooperar para la causa, estaré profundamente agradecido :)

Aquí sigo. He estado respondiendo comentarios cada que tengo oportunidad, así que no me he perdido por completo.

Applicative Functors

Como mencioné en el escrito anterior de esta serie, los Applicative Functors son extensiones naturales de los Functors. ¿Cuál es la diferencia entonces?

Cuando hablamos de Functors, especificamos que estos saben cómo aplicar una función a los elementos que contienen, y el resultado queda “envuelto” en otro Functor del mismo tipo (lo que se conoce como endomorfismo). Pero ¿qué pasa si la función que queremos aplicar está contenida dentro de un Functor?

Recordemos que un para mapear una función en un Functor (levantarla a su contexto), la definición es:

map (f: A => B): F[A] => F[B]

Se puede apreciar que f es simplemente una función que toma valores de tipo A y regresa valores de tipo B; la función no está contenida en ningún contexto. Entonces, si tenemos algo como:

(f: F[A => B]): F[A] => F[B]

no concuerda con lo que map espera, puesto que la función ya está dentro del Functor, y map espera que no lo esté.

Los applicative entran en escena aquí. Definidos en una typeclass, definen 2 operaciones básicas:

Continue reading Applicative Functors

9) El mar de la esperanza

Ligas a las partes anteriores:

A) Aclaraciones y detalles del tema
0) Prólogo
1) Explorando terrenos desconocidos
2) Jugando con fuego
3) Tempestad y calma
4) ¿Será o no será?
5) Carrusel
6) En la entrada del campo floral
7) Las espinas de la flor
8) La flor al final del sendero

Ahora sí, éste es el final de la serie. Si no quieren el mega spoiler, lean todas las 8 partes anteriores. Si comienzan leyendo aquí, les va a arruinar buena parte de la historia.

Continue reading 9) El mar de la esperanza

8) La flor al final del sendero

Ligas a las partes anteriores:

A) Aclaraciones y detalles del tema
0) Prólogo
1) Explorando terrenos desconocidos
2) Jugando con fuego
3) Tempestad y calma
4) ¿Será o no será?
5) Carrusel
6) En la entrada del campo floral
7) Las espinas de la flor

A punto de terminar la serie. Pónganse cómodos porque, como de costumbre, es una lectura larga. Espero que les agrade.

Continue reading 8) La flor al final del sendero

7) Las espinas de la flor

Ligas a las partes anteriores:

A) Aclaraciones y detalles del tema
0) Prólogo
1) Explorando terrenos desconocidos
2) Jugando con fuego
3) Tempestad y calma
4) ¿Será o no será?
5) Carrusel
6) En la entrada del campo floral

Perdonen la tardanza. Mucho ha pasado en poco más de un mes (y ya se enterarán en el blog), y he tenido mucho menos tiempo para escribir.

Esta parte es relativamente más corta que la anterior. Le estuve dando muchas vueltas a las memorias y el resultado es la mejor manera en la que pude plasmar esa etapa.

Continue reading 7) Las espinas de la flor

Un paso adelante, por favor

 

PHOTO_20150525_115727Este tipo de mensajes es muy común en Japón, pero el otro día me sorprendí porque una amiga nunca había escuchado de ellos ni los había visto… y con justa razón, ya que son comunes dentro de los baños para hombres.

El letrero se traduce como “Dé otro paso al frente, por favor”, y lo firma el jefe de la estación. Estos letreros están frente a los mingitorios, y debo decir que sí, son sumamente necesarios para algunas personas, porque hay quienes parece que quieren jugar al tiro al blanco y terminan rociando todo el piso.

Obviamente, lo mejor es encontrarse con los juegos en donde la cantidad que orines determina si ganas o no, pero si no los hay, este tipo de mensajes también cumplen su cometido.

 

¿Sabías que…? – Parte 24

shukatsu01

Ahora que comencé a ver jóvenes vestidos así cerca de la oficina, recordé que es época de buscar trabajo.

¿Sabías que la búsqueda de trabajo en Japón se realiza durante el último año de la preparatoria o universidad?

Para muchos de nosotros suena increíble que la cacería de trabajo comience cuando todavía ni nos graduamos de la escuela (ni sabemos si nos vamos a poder graduar), pero en Japón ésa es la norma. En resumen, el proceso es:

  • Al comenzar el último año de escuela (prepa para los que ya no quieren seguir, y universidad para los que ya se van a graduar y no planean un posgrado), muchas empresas hacen pláticas en las mismas universidades para presentar los trabajos disponibles y el ambiente laboral en ellas.
  • Asimismo, los estudiantes comienzan a buscar por su cuenta asistir a pláticas informativas en las empresas en las que estén interesados en laborar.
  • La vestimenta “oficial” para asistir a las pláticas o entrevistas es justo como se puede ver en la imagen de arriba.
  • Los estudiantes dejan sus datos en las empresas, y éstas hacen un proceso de selección.
  • Las empresas llaman a los estudiantes en los que están interesados a hacer entrevistas.
  • Una vez hechas las entrevistas, las empresas deciden a quiénes van a contratar y extienden un documento formal llamado 内定承諾書 (naitei shoudaku sho, o en corto 内定書 naiteisho) en el que se comprometen a contratar al estudiante una vez que éste termine sus obligaciones escolares.
  • Los estudiantes pueden intentar entrar a varias empresas al mismo tiempo, y en caso de recibir varios “naiteisho”, están en libertad de aceptar solo uno y declinar los restantes.

Parece sencillo, pero todo lo anterior ocurre a lo largo de varios meses. Los más afortunados tienen ya su trabajo asegurado por estas fechas, mientras que hay quienes a finales de año todavía no pueden encontrar un puesto y comienzan a desesperarse.

Existen cursos, libros y videos sobre cómo comportarse en las entrevistas, cómo responder a las preguntas, las normas de etiqueta que se espera sean respetadas durante los encuentros con la gente de la empresa. Es realmente una introducción a la rigidez del sistema laboral japonés.

¿Qué pasa en el caso de que un estudiante haya sido aceptado pero a final de cuentas no se haya podido graduar? Por principio de cuentas, es un caso muy extremo, ya que por lo general la graduación de la universidad es mero trámite (sí, los estudiantes tienen que hacer una tesis y una presentación, pero no hay mayor problema con eso). Sin embargo, si por algo la graduación es imposible, lo que sucede es que el estudiante va directamente a la empresa, acompañado de su profesor, y ambos se disculpan formalmente por las molestias causadas.

Un ejemplo más de cómo hacer las cosas en este país según el manual.

No ando perdido

Mucho movimiento por acá, y cuando menos lo pensé, ya es junio. ¡Changos!

No ando perdido y sigo vivo. Entre un buen de cambios, trabajo, y una parte 7 de “Amor en los tiempos del sushi” que no se deja terminar, no he tenido mucho tiempo de escribir por acá.

Paciencia por fas. Ya les contaré todo, y muy pronto.

La vida de un mexicano en el país del sol naciente.