Buscar trabajo en Japón desde México

Aclarando algo desde ahora: lo que sigue es una visión muy personal del proceso, basado en mi experiencia y en lo que he visto que ha vivido gente con la que convivo. No es la verdad universal y habrá quienes tengan mejores tips y consejos para lograrlo. Tómenlo como una opinión más.

Buscar trabajo desde México en Japón es muy difícil. Los puntos a considerar son los siguientes:
  • Las empresas japonesas buscan por lo general gente recién egresada de las universidades, que no sepan mucho (o nada), para poder entrenarlos de la manera a la que la empresa mejor le convenga. Estos empleados son conocidos como 新卒 (shinsotsu), es decir, no saben nada, apenas van a aprender, no importa que tengas experiencia en el área. A sus ojos acabas de egresar de la universidad. Punto.
  • Buscar trabajo de la forma “tradicional” es conocido como 中途採用 (chuuto saiyou). Haces tu currículum, buscas oportunidades en lugares de trabajo en línea (en japonés), y el 90% de los casos todo se maneja por agencia de reclutamiento. La agencia analiza tus habilidades y es tu canal de comunicación con la empresa; es quien mediará y negociará entrevistas y sueldo con ella. A final de cuentas, si te contratan, es la empresa la que lo hace (no como en México, que entras por agencia y es ésta la que te paga). La cuestión es que en la mayoría de los casos te llaman para entrevista, por lo que debes estar en el país para poder ir. Cierto: hay quienes hacen entrevistas por Skype, pero no es todavía tan común.
    En este estilo, obviamente tu historial habla por ti. Dependiendo de la empresa, puede que toda tu experiencia y habilidades sean reconocidas o puede que no te tomen en cuenta porque no tienes experiencia trabajando en Japón.
  • Hay empresas de capital extranjero en las que, al ser manejadas por extranjeros, son mucho más flexibles, toman siempre en cuenta lo que hayas hecho durante tu carrera aunque no haya sido en Japón, y en general pagan muy bien. Son buena opción, sólo hay que encontrarlas y esperar que estén contratando.
  • Empresas como Rakuten, que son japonesas, están intentando globalizarse y contratan mucha gente desde el extranjero. Conozco a un mexicano que contrataron directamente desde Guadalajara. Ésa puede ser otra opción.

En las primeras dos opciones arriba mencionadas, por lo general se pide que hables japonés a buen nivel. N2 es relativamente aceptable, pero hay que aprender rápido, sobre todo Keigo, que es el pan de cada día por acá. En la tercera opción, muchas veces el nivel de japonés no es tan relevante. ¿Mi recomendación en este aspecto? Estudiar todo lo que se pueda, absolutamente todo, y trata de sacar N1 tan pronto como sea posible. Incluso con N1 sigues aprendiendo cada día, pero el hecho de tenerlo prácticamente te abre puertas en lo que respecta al idioma (no tienes tantas restricciones si es que te piden un documento que avale tu nivel de japonés).

Visa

No puedes laborar en Japón sin una visa de trabajo. ¿Quieres venirte de turista y probar suerte por acá, esperando ser contratado en un restaurante mexicano? Buena suerte. Es posible, sí, pero no esperes mantenerte de eso.

De los trámites de la visa se encarga la empresa en la que seas contratado. En caso de que te digan que tú tienes que hacer los trámites por tu cuenta, ellos te dan los documentos que necesitas para tramitarla y que no tengas ningún problema.

En cualquiera de los casos anteriores, conseguir que una empresa te contrate estando fuera de Japón es realmente muy difícil, pero no imposible. Si hablas el idioma y tienes los recursos económicos para venir a hacer las entrevistas si te llaman para ello, así como para mudarte a Japón y comenzar una vida acá antes de que comiencen tus labores en caso de ser contratado, puede ser logrado. Esperar a que la empresas te “jalen” estando fuera y te ayuden con el acomodo inicial en este país es sumamente complicado, pero sí hay las que lo hacen.

Japón es extremadamente quisquilloso en asuntos de migración. Hay muchos tipos de visas de trabajo, y cada uno te permite realizar solamente una serie de actividades. Si cambias de trabajo, tienes que revisar que puedas hacerlo con tu visa; de otra forma, tienes que cambiarla. Los únicos tipos de visa que no ponen restricciones en el tipo de labores que puedes hacer son:

  • De cónyuge
  • Residencia permanente

Cierto es que te puedes venir a “probar suerte” estando como turista e intentando buscar trabajo mientras estás acá, y si no lo logras quedarte más tiempo del permitido (léase, “ilegalmente”) con el riesgo de que, en cualquier momento, la policía te puede parar para inspeccionar tus documentos, y te puedan arrestar y deportar por haber permanecido en el país más tiempo del permitido. Además, no cualquier negocio te da trabajo de ilegal, porque si descubren a alguien así, el negocio es clausurado, y te aseguro que el o los dueños no van a arriesgar su entrada de dinero por tratar de ayudarte, no por “mala onda”, sino porque se arriesgan muchísimo.

En mi opinión, no vale la pena arriesgarse de tal manera, sobre todo porque sin conocidos acá y siendo extranjero, el choque cultural al que te vas a enfrentar es muy grande, y si te metes en cualquier problema legal este país puede convertirse en una auténtica pesadilla. Si realmente anhelas trabajar en Japón, hay algunas opciones que puedes considerar. Pongo a continuación algunos ejemplos:

Profesor de inglés

El inglés se ha vuelto obligatorio en primarias (desde 4to. año). Aunque los profesores japoneses son quienes enseñan (sin saber) inglés, en algunos pueblos o ciudades la enseñanza de éste se maneja por medio de empresas privadas; ellas contratan extranjeros (preferentemente nativos) para enviarlos a escuelas primarias y secundarias a dar las clases. Yo trabajé de medio tiempo en una de esas empresas. Estuve por 3 años, 9 meses. Me pagaban relativamente bien la hora, y trabajaba un promedio de 15-18 horas a la semana. Si te dedicas a esto de tiempo completo el sueldo no es tan malo. Ahora vienen los detalles:

  • Este tipo de trabajos son más comúnes en pueblos o ciudades pequeñas. Sobre todo, eso hace más fácil que te contraten aunque el inglés no sea tu lengua materna. Mi experiencia fue en Fukuoka, en varias ciudades pequeñas (campo japonés).
  • No necesitas saber japonés, pero obviamente tienes que dominar el inglés.
  • En muchas ocasiones estas empresas no contratan a alguien como empleado “oficial” (正社員, seishain), sino que eres siempre por contrato (契約社員, keiyaku shain), lo que a los japoneses no les da mucha seguridad.

Maestro de español

Hay empresas de idiomas que contratan gente nativa para dar clases. ¿Sueldo? No tengo idea, pero te puede dar para mantenerte, sin muchos lujos (o casi ninguno). Lo menciono por gente que sé que trabaja en esos lugares y la forma en la que vive. Además, tienes que saber hablar japonés muy bien, porque tus alumnos serán japoneses y tendrás que explicarles en su idioma. Yo manejé durante 5 años una clase de español en el centro comunitario de la ciudad donde vivía. Tenía al principio 7 alumnos, pero el grupo finalmente se redujo a 3. Daba 2 clases al mes. Me pagaban 10,000 yenes al mes. Era de voluntario, cierto, pero en áreas remotas de Japón es difícil que encuentres a alguien que quiera aprender otro lenguaje que no sea inglés.

En resumen, nada es imposible, pero intentar que te contraten en Japón estando fuera de él es muy complicado. Hay que invertirle tiempo, dinero y mucho esfuerzo, y en muchos casos ni con eso es suficiente. Trata de informarte más, de buscar empresas, de conocer situaciones laborales y ambientes de trabajo, sueldos y condiciones de vida antes de intentar dar el brinco. Pero sobre todo: estudia japonés. Por más global que sea una empresa, vas a vivir en Japón, y en ese país se habla japonés. No esperes poder resolver  cualquier problema en inglés, mucho menos cuando ya no eres turista. Mentalízate bien, analiza los riesgos y gastos (económicos y emocionales) que tienes que hacer, conoce tus habilidades y sé realista con las probabilidades de que tener éxito. Si después de todo esto te avientas, entonces, ¡échale ganas!. Si lo logras, sería todo un honor que me contaras tu historia de éxito.

La vida de un mexicano en el país del sol naciente.