Tokyo Game Show 2022

En los últimos meses he estado poniendo especial cuidado en darme tiempo para mí mismo. Escapar de las obligaciones de jefe de familia no es opción, pero sí lo es poder ponerles pausa aunque sea por un breve momento al día.

Creo que ya había comentado que he ido recuperando el gusto por los videojuegos. Creo firmemente que ésa ha sido una de las principales válvulas de escape que me ha ayudado a mejorar. No obstante, no debo negar que todavía hay días difíciles, en donde no todo sale como yo habría querido, pero es en especial en esas ocasiones en las que me pongo en el estado de “un día a la vez”, y vaya que sirve. La meditación también ha ayudado mucho, pero he de ser sincero en este punto y decir que tengo ya más de un mes de no practicarla.

Después de que el evento se canceló, y luego nada más se hizo de forma virtual, regresamos este año al no tan majestuoso Tokyo Game Show. El calificativo no pretende ser despectivo, sino más bien descriptivo, pues es el primer intento de volver a tener público después de 2 años, aunque es cierto que todavía estamos en pandemia.

Un mensaje muy muy cierto: nada los puede detener

Visible ausencia de grandes expositores hizo que, en general, pudiéramos recorrer prácticamente todo el evento en un solo día, cosa que nunca nos había pasado. Y uso la conjugación de la primera persona del plural porque asistí al evento con el nada más y nada menos famoso Gifurama. El caso es que el evento sí estuvo bien, no había tanta gente y lo pude disfrutar como tenía mucho tiempo de no disfrutar algo así. Y por lo mismo de la falta de expositores no se tuvo la misma cantidad de edecanes… digo, hicieron falta juegos… sí, eso.

Tuve la oportunidad de jugar Street Fighter 6, aunque fue muy poco (15 minutos), pero fueron suficientes para darme cuenta de que el juego pinta mucho mejor de como lo hizo el 5 cuando recién iba a salir. Ya se hizo una prueba beta cerradad y hay infinidad de videos y contenido al respecto en igual número de lugares en la red, por lo que creo que no hay necesidad de ahondar en este tema.

También pude probar el Playstation VR2 y Resident Evil VIII, título que por cierto todavía no juego. El poco tiempo que tuve fue suficiente para convencerme de que quiero comprar el dispositivo cuando esté disponible, pero quizá mi punto de vista esté sesgado porque realmente casi no he probado otros dispositivos de VR (Index, Quest, Pico).

Steam Deck

Ustedes no están para saberlo ni yo para contarlo, pero durante el tiempo en el que estuve intentando hacerme de un PS5 comencé a aprender un poco acerca de los juegos en computadora. Siempre había sido un “consolero” al 100%, y todavía tengo títulos pendientes en el PS4, pero la falta de motivación para prender una consola causada por el incontable número de intentos fallidos por ganarme el derecho a comprar un PS5 me orilló a ponerle atención a mi cuenta de Steam, que estaba con telarañas por falta de uso, y a darme cuenta de lo que me estaba perdiendo y de por qué los “PC Master Racers” ven con cierto desdén a las consolas. Pero permítanme explicarles algo con un poco más de detalle:

  • En Japón es todavía fecha en la que no puedes llegar a una tienda a comprar un PS5
  • La forma más común de adquirirlo es entrando a “loterías” que cada establecimiento organiza, en las cuales los agraciados ganan el derecho de compra de un PS5
  • Las condiciones para poder entrar en las loterías las pone cada establecimiento. Así, mientras hay algunos que dejan que cualquier persona entre, otros piden que tengas la tarjeta de crédito de su tienda, otros que hayas realizado compras con ellos por al menos cierta cantidad de yenes durante el último año, etc., etc.
  • No todas las tiendas dicen cuántas consolas van a tener disponibles
  • Ninguna tienda revela la forma en la que los premiados son escogidos

Todo lo anterior ha causado cierto rencor entre los japoneses porque dicen que Sony ha puesto a Japón en segundo plano con respecto a la consola comparado con otros países (principalmente Estados Unidos). Y de hecho, ese sentimiento ha sido uno de los principales motores que han hecho que el PC Gaming haya crecido de manera sorprendente en Japón durante el último año (https://exputer.com/news/industry/japan-valve-steam-deck). Entonces, como podrán darse cuenta, poder comprar un PS5 en Japón es más cuestión de suerte que otra cosa. Incluso gente reconocida y destacada del medio de los videojuegos en Japón se ha expresado al respecto.

Lo anterior, aunado a mi mala suerte, me llevó a incrementar el número de juegos en mi cuenta de Steam, a entender más sobre el refresh rate de los monitores; a aprender sobre los teclados mecánicos y los diferentes tipos de switch que existen; a conocer el potencial de mi triste GTX-1080 que compré hace más de un lustro; a entender el gusto/disgusto por los monitores ultrawide; y en general, a adentrarme al mundo de los juegos en PC.

El teclado con el que trabajo. Al fondo, el teclado con el que estoy escribiendo esto. Además, 3 diferentes mouse

Que por fin haya salido premiado en una de esas rifas fue nada más cuestión de suerte, y para ser sincero, el derecho de compra del PS5 me llegó en un momento no necesariamente adecuado, pero viendo todo el tiempo y esfuerzo invertidos en la búsqueda de la consola me obligó a dar el famosísimo tarjetazo… Sí, es un lujo, pero uno que siento que tenía que darme después de todo lo que he pasado, y lo que falta.

Y toooooodo lo anterior fue nada más para ponerlos en contexto de lo mucho que me sorprendió ver al Steam Deck en vivo y a todo color. Es definitivamente una consola que estoy considerando adquirir el año que entra… aunque de consolas portátiles también tengo mucho que contarles, pero eso será en otro escrito.

En resumen, me divertí muchísimo. Vi a varios excelentes amigos a los que ya tenía mucho de no hacerlo. La sección de juegos indies fue sin duda lo mejor del evento, que aunque con carencias, abstinencias y ausencias, se extrañaba, sobre todo porque para mí es casi casi ley asistir a él desde que vivo en Japón. Sí, es cierto: cuando vivía en Fukuoka nada más asistí un par de veces, pero desde que vivo en Tokio, cada año he estado ahí, y la idea es continuar con esa tradición tanto como me sea posible.

Chun Li da fe de la legalidad de mi pérdida de peso. El bungee se acerca cada día más 🙂

Para concluir, aquí les dejo una serie de fotos tomadas en el evento. Poco a poco, pero ahí la llevo para convertirme en una mejor versión de mí mismo, después de sufrir tanto por la mugre depresión.

La (no tan activa) caza de un Playstation 5

Encontrar un Playstation 5 en Japón no es una tarea fácil. Y aunque la situación es similar en muchos otros países, me limitaré a relatar lo que sucede aquí.

Primero, para evitar innecesarias aglomeraciones de gente, no hay venta directa en las tiendas (en un momento hablo de las excepciones). Cada vez que una tienda saber que va a tener PS5 en existencia, anuncia una rifa, que puede o no tener condiciones para poder entrar a ella; los interesados (y los que cumplan las reglas, si las hay) se registran y esperan los resultados. Los ganadores tienen el derecho de comprarlo.

Parece simple, y de hecho lo es, pero si tomamos en cuenta que las unidades que las tiendas ponen en existencia son bastante limitadas (promedio de 100, pero no todas dicen exactamente cuántas), y que el número de personas que se anotan para dichas rifas es mucho mayor, la probabilidad de ganar es muy reducida. Incluso en las que tienen condiciones, que podría parecer que la probabilidad de ganar es mayor, es frustrante. Dichas condiciones varían de tienda en tienda, pero se pueden resumir en una o varias de las siguientes:

  • Tener una cuenta “premier” que esté ligada a una tarjeta de crédito,
  • Historial de compras por al menos X cantidad de dinero en los últimos Y meses
  • Bajar y registrarse en la aplicación de la tienda, además de hacer al menos una compra en ella.

Ahora bien: el precio oficial de la consola es de 54978 yenes en su versión que acepta discos, o 43978 yenes en su versión digital. Sin embargo, los revendedores están a la orden del día para quienes no puedan esperarse más o se hayan cansado de no ganar en las rigas, obviamente con su respectivo aumento de precio, que, sinceramente, cae en lo ridículo:

Y estos están decentes (tomados de http://rakuten.co.jp). En Amazon Japan se podían encontrar hasta por cerca de 140000 yenes, lo cual es totalmente ridículo. Por cierto, me recibí varios comentarios expresando sorpresa por la presencia de revendedores en Japón, pero no son tan raros como se podría imaginar.

Se preguntarán entonces si los sitios como Amazon, Rakuten, Mercari y demás no pueden prohibir la reventa. y la respuesta es no. La razón es porque, argumentan, la compra final es un acuerdo entre el vendedor y el comprador, por lo que este último acepta las condiciones que el primero establece. Solamente pueden cancelar tiendas si éstas incurren en algo ilegal o en prácticas que rayen en ello; de otra forma, no hay mucho por hacer.

Mencionaba arriba sobre excepciones en ventas directas en tiendas. Grandes cadenas como Yodobashi Camera seguido tienen unidades en existencia y se venden directamente sus establecimientos… pero solamente a clientes que tengan su tarjeta de crédito de la misma tienda, que si bien no cuesta nada tramitarla (y quizá a algunos les convenga si es que todavía no tienen una), no es una opción tan viable para quienes ya tienen una o varias tarjetas de crédito.

Amazon Japan tiene semanas que pone en existencia PS5 los viernes alrededor de las 9 AM, pero, como se podrán imaginar, es increíblemente difícil poder comprarlo debido a que muchísimas otras personas intentan hacer lo mismo, los servidores se saturan, y de repente el PS5 que tenías en tu carrito de compras mágicamente ya no está disponible. De hecho, tengo uno versión digital esperando en mi lista de “comprar después”, que nunca puedo poner de nuevo en el carrito porque en el instante en el que lo hago se agotan.

Varios amigos me han enviado fotos de PS5 en existencia en México; incluso varias personas me han sugerido comprarlo en México y enviarlo a Japón, pero cuando vi el precio que se maneja por allá, y pensando en los posibles impuestos que me cobrarían, no es tan buena opción, o al menos no es tan diferente de los precios manejados por los revendedores.

Definitivamente no es que me urja tener uno a la voz de ya. La caza se ha vuelto más bien un meme que hago para desestresarme cuando les miento la madre a los revendedores cada viernes con el objetivo de sacar algo del estrés de la semana. Incluso he tenido ofrecimientos de buenos amigos aquí en Japón de comprarlo en donde ellos viven cuando hay en existencia y enviármelo a mi casa, pero como todavía no necesito uno, las he agradecido y rechazado al mismo tiempo. Total, sé que cuando quiera comprarlo ellos estarán ahí para ayudarme si no es que se ha normalizado la venta por este lado del mundo.

Muchos japoneses están disgustados con la situación (aunque no se pueda hacer mucho realmente), y la voz contra los revendedores es unísona. Hay muchas páginas que recopilan información de unidades en existencia, rifas ocurriendo y lista de las que van a ocurrir en los siguientes días, entre las que puedo mencionar:

Interesados en seguir la pista del PS5 en Japón pueden seguir #PS5抽選 en Twitter.

Mi aventura continúa.

EVO Japan 2020

Por segunda ocasión tuve la oportunidad de asistir al EVO Japan. El año pasado no me fue posible porque la sede fue en nada más y nada menos que Fukuoka; me habría gustado ir pero no se justificaba el gasto, así que me quedé con las ganas. Sin embargo, este año el evento regresó a Tokio, o mejor dicho, a Chiba (fue en el Makuhari Messe), así que aproveché que puedo llegar al lugar tomando un solo tren (por como hora y media).

Como antecedente, he de mencionar que iba con toda la intención de participar en el torneo de Street Fighter V porque, según yo, ya me había inscrito, pero resultó que a final de cuentas no lo había hecho: al momento de registrarse había que marcar dos lugares y yo solamente marqué uno, por lo que mi registro fue nada más al EVO en general y no en específico a algún torneo :/ Ni modo. Fue mi error. De todas formas acudí con tal de estar presente y apoyar a la comunidad de juegos de pelea.

La gente que me conoce sabe que no soy ajeno al Makuhari Messe puesto que ahí se celebra cada año, entre otros eventos ya también conocidos a nivel internacional, el Tokyo Game Show, al que he asistido sin falta desde hace ya muchos años, aunque ya no hago artículos al respecto porque el evento lamentablemente ha perdido relevancia y lo único relativamente interesante que podría mostrar serían las fotos de las edecanes, y estoy seguro de que ustedes no quieren eso, ¿verdad? 😀

Para los que no estén enterados de qué onda con el EVO, basta decirles que es el torneo de juegos de pelea más prestigioso e importante del mundo. Su sede original es en Las Vegas, en donde cada verano gente de todo el planeta se reúne para probar sus habilidades en diferentes títulos, además de pasarla bien y hacer crecer a la FGC (Fighting Game Community). En resumen, el EVO es como las olimpiadas de los juegos de pelea, con la diferencia de que aquí cualquiera puede participar en los torneos. Además, si le preguntan a personas que jueguen títulos de peleas seguramente al menos van a saber qué es el EVO, y más de alguno les dirá que es la meta de todo jugador de ese género ganar el EVO. Así de grande se ha convertido. Faltaría dar nada más como dato extra que fue precisamente en un EVO donde sucedió el momento más impactante de todos los tiempos en juegos de pelea, y que fue (y continúa siendo) la inspiración de muchos de los jugadores, tanto casuales como profesionales:

Como muchos de los jugadores de pelea más adiestrados son originarios de Japón, y hay una buena cantidad de ellos que no puede hacer el viaje a Estados Unidos, además de pensar en la comunidad asiática al considerar que es más fácil viajar a Japón que cruzar medio mundo para ir a Las Vegas, el creador del torneo decidió crear la versión Japón del evento hace 3 años, y salvo el año pasado que el evento se movió a Kyushu, la respuesta de la comunidad ha sido muy buena, por lo que parece ser que EVO Japan llegó para quedarse.

Continue reading “EVO Japan 2020”




Celeste

Como ya he mencionado antes, el tiempo que tengo para jugar videojuegos se ha reducido notablemente, siendo la ida y el regreso al/del trabajo la mejor oportunidad para hacerlo, dependiendo claro de que me pueda sentar (lo que no sucede tampoco muy a menudo :/)

Celeste es un juego que me atrapó desde el principio por su jugabilidad, pero después su historia terminó de engancharme por completo, sobre todo porque pasaba por un momento difícil y estaba con la incertidumbre de si me darían el trabajo nuevo o no. La verdad es que no tenía muchas esperanzas, pero tampoco las había perdido por completo, y creo que eso lo vi reflejado en Madeline, la protagonista.

El juego es retador, pero es considerado difícil por un gran número de jugadores. Es un juego de plataformas que, en cierta forma, recuerda a Super Meat Boy. La premisa es simple: eres una chica que sufre de depresión y decide que tiene que escalar la montaña Celeste. Las únicas habilidades que tiene son brincar, agarrarse de paredes por un corto periodo de tiempo, y hacer un “dash” , que es como correr pero lo puede hacer en cualquier dirección e incluso en el aire. Es todo. ¿Suena simple? En realidad lo es, pero conforme el juego avanza te obligará a ser mucho más preciso en la ejecución, y más adelante te enseña movimientos que estaban desde el principio pero que nadie te dijo cómo hacer.

En Celeste se cuenta el número de veces que mueres en un capítulo, y vaya que vas a morir un montón. No obstante, el intervalo entre tu muerte y la siguiente oportunidad es extremadamente corto, por lo que no corta en realidad la fluidez del juego. Además, cuando mueres comienzas nuevamente en la pantalla donde perdiste, por lo que no tienes que preocuparte por tener que volver a hacer algo para llegar a donde estabas. Por si fuera poco, el juego te alienta a “morir”, diciendo que el número de muertes indica que estás en proceso de aprendizaje… y así es.

Algunos niveles  “extra” presentan una dificultad en realidad elevada. El de arriba, por ejemplo, es la parte final del nivel 7-C. ¿Suelo? ¡Eso sería un lujo!

Continue reading “Celeste”




Si tuviera tiempo y dinero (arcadias)

Aunque en muchos lados se menciona que el negocio de las arcadias en Japón ha ido a la baja en los últimos años (lo cual es cierto), creo que está todavía muy lejos de desaparecer por completo.

Este tipo de máquinas no son nuevas: necesitas comprar cartas especiales para poder jugarlas, y las cartas no son baratas (hablamos de 500 o 1000 yenes por paquete). No es lo mismo, pero me recuerda cuando gastaba en decks y boosters de Magic The Gathering. Seguramente, si tuviera tiempo y dinero, me la viviría en alguna de éstas (no necesariamente la que muestro de futbol).

Entre todo lo que ha pasado, algo que disfruto mucho es poder salir con mi hijo y llevarlo a que juegue, se canse, se distraiga y aprenda, tanto para darle espacio a mi esposa para que descanse como para poder pasar tiempo padre-hijo de calidad y poder hablar español con él todo el tiempo. Mi hijo ha agarrado poco a poco el gusto a los videojuegos, y le gusta mucho que lo lleve a las arcadias. Antes, cuando iba solo, era de encerrarme en los juegos de pelea y pasarme las horas ahí. Ahora, es enseñar a mi hijo a jugar (cuando es de 1 jugador) o jugar con él títulos cooperativos. En la vida pensé que yo agarraría esos juegos porque para mí los videojuegos siempre han sido un pasatiempo muy personal que no podía compartir con nadie de mi familia, pero me encuentro a mí mismo sonriendo cuando estoy con mi hijo disparándole a “los malos”, o bien cuando estamos atrapando fantasmas en Luigi’s Mansion (título que, por cierto, ya terminamos).

Además, mi hijo de repente le agarró el gusto a Groove Coaster, y cuando se entere de que va a salir para Switch seguramente me va a decir que lo compre. Al menos sé que sí le sabe mover.

No tendré mucho tiempo para mí, ni tampoco todo el dinero que quisiera, pero ser papá y presenciar momentos como éste sobre pasa por completo lo que pudiera obtener con recursos ilimitados.




(Re)creando a un “gamer”

En uno de los escritos resaltados del blog escribí sobre lo importante que los videojuegos han sido para mí, y de cómo me ayudaron en muchas ocasiones durante mis años mozos.

Ese gusto por los videojuegos no disminuyó con el paso del tiempo, y sigue latente aun al momento de escribir esto. Sin embargo, por las obligaciones de la vida real que uno no se puede quitar, el tiempo y la cantidad de títulos que puedo disfrutar es considerablemente menor a la que realmente me gustaría completar. He dejado pasar grandes títulos desde la generación del PS3 (recordar que en Japón el XBox nunca pegó), y ahora con la generación del PS4 ni se diga.

Hace tiempo también comenté sobre cómo poco a poco había comenzado a agarrar ritmo nuevamente gracias a las consolas portátiles, especialmente con los RPG. Mi PSP ha aguantado mucho; mi 3DS sigue en pie, y más recientemente el Switch me ha permitido disfrutar de títulos de generaciones pasadas que simplemente no pude ni siquiera revisar por falta de tiempo (Bayonetta es uno de ellos). Y es que las largas idas y regresos del y hacia el trabajo son la oportunidad perfecta para jugar sin distracciones, siempre y cuando consiga sentarme en los trenes. Jugar en consola se ha convertido en toda una proeza debido a las atenciones que tengo con mi hijo. Sí, tengo mi “tiempo libre” y lo aprovecho, pero definitivamente no es suficiente como para acabarme la librería de títulos que tengo. Últimamente le he dado prioridad a juegos de pelea (que de entrada ya me gustaban desde hace mucho) porque puedo dejar de jugar rápidamente cuando se necesita, incluso si estoy en medio de un encuentro (a lo más hay que esperar un par de minutos), pero ni así es suficiente para poder subir mi nivel como antes lo solía hacer, ya que hay que estudiar framedata, practicar combos y movimientos, y luego si dejas de practicar por un largo periodo de tiempo (digamos un par de semanas) tienes que volver a entrenar tu memoria muscular para poder hacer los movimientos de forma precisa… Creo que se entiende el punto.

Hace algunos meses, mi hijo comenzó a mostrar interés por los videojuegos debido a que varias veces me iba a buscar cuando se despertaba y me encontraba jugando Street Fighter V o Tekken 7. Dejé que usara mi joystick y comenzó a moverle como lo haría un niño de su edad, pero le gustó, y eso fue para mí una señal de que algo podía hacer para que ese interés creciera. No tuve necesidad de pensar mucho: usaría el Famicom Mini.

Continue reading “(Re)creando a un “gamer””




Confesiones “otaku”

Prepárense, porque este post está lleno de declaraciones que quizá pocos sabían (y muchos no querían saber) sobre mi lado de aficionado a “monas chinas” y videojuegos.

Me subí al tren del 豆 en Twitter (aunque muy tarde, lo reconozco) en el que por cada “like” que le den al tweet que dice que me subo, hay que escribir una “confesión” que tenga que ver con ser “otaku”. Sí: odio ese término porque sé la connotación real, y NADA tiene que ver la que le quieren poner fuera de Japón. No obstante,  debo reconocer que es más fácil de identificar, por eso así la dejé.

No llegué a todos los “like” que recibí (más de 70), pero creo que sí dije lo más importante.

Sin más preámbulos, pásenle a leer:

Continue reading “Confesiones “otaku””




Vencí al aventurero

Por fin le gané al aventurero de Bravely Default la semana pasada. La batalla duró aproximadamente una hora.
 
Terminé usando lo siguiente. Todos los personajes nivel 99, y las clases usadas (ambas por personaje) en Master:
 
Agnes: Vampire/White Mage
Tiz: Valkyrie/Freelancer
Edea: Ranger/Freelancer
Ringabel: Freelancer/Performer
 
Agnes pudo haber sido Templar en vez de White Mage (por Rampart), pero White Mage funcionó bien, aunque nada más utilicé un Heal una vez.
 
Mimic fue la llave para ganar la pelea. El chiste es:
 
  • Agnes usa puros debuff en el aventurero especialmente en ataque físico para evitar que su ataque que les pega a todos los elimine. Cuando se necesite curar, White Wind hace un parote (porque cura a todos).
  • Ringabel: Brave x 2, My hero, Mimic. Esto da 2 BP a los demás y deja a Ringabel en -1, pero es soportable.
  • Tiz: Brave x 3, Crescent Moon, Mimic x 2.
  • Edea: Brave x 3, Multiburst, Mimic x 2.
Enjuague y repita. Cuando Agnes esté baja en MP, Tiz o Edea hacen Brave x 3, Ether Turbo a Agnes, Mimic x 2.
Para que lo anterior funcione, los personajes deben de ser capaces de sobrevivir a 2 ataques del aventurero en el mismo round, ya que cuando le bajas más de la mitad hace Brave y su ataque manchado 2 veces, o bien 2 veces Meteo. Con los debuff de Agnes el daño es menor, pero aún así es necesario tener más de 9500 HP por personaje para estar seguro de no morir. ¡Ah! Protección contra Blindness es obligatoria.
 
Al ganar la batalla recibes el item llamado 冒険家の証, “La marca del aventurero”, 0 pq, 0 xp, 0 JP. O sea que la batalla es nada más por gusto, y como en ese dungeon no funcionan teleport ni las teleport stone, aviéntate a regresarte del piso -10 hasta el -1 (pero con 黄泉送り y アラームピアス es relativamente fácil).
 
Después, me lancé a terminar el juego otra vez. Ouroboros da risa de lo fácil que está comparado con el aventurero. Vi el bonito final, y por fin le digo adiós a este juego.
Pero he comenzado ya Bravely Second…




Mi reencuentro con los RPGs

El último título del género que jugué en forma fue el fatídico Final Fantasy XIII. He de reconocer que soy más fan de esa franquicia que de Dragon Quest, aunque recientemente los títulos de ésta última me han llamado mucho la atención (sobre todo ahora que se anunció el XI oficialmente).  No obstante, aun siendo fan de los RPGs desde que estaba chico, me tomó mucho tiempo decidirme a jugar FFXIII… y quedé decepcionado. No he jugado el XIII-2 ni el Lightning Returns, pero dejemos eso de lado. Cierto, más recientemente jugué Final Fantasy Type Zero, pero a ése lo considero más Action-RPG que RPG puro.

Aunque parezca increíble, una de las razones por las que me distancié de los RPG (y concretamente, de los J-RPG) fue el idioma. No que no pudiera leer japonés, pero sí me daba un montón de flojera porque, aunque no me cueste trabajo, no puedo negar que la información que leo en japonés se procesa un poco más lento que la que leo en inglés o en español, lo que significa que me lleva más tiempo leer algo en japonés que en los otros dos idiomas. El entendimiento del idioma nunca lo he considerado un problema para jugar un título, y eso desde hace mucho, incluso desde que estaba en México.

En mi tierra me tocó jugar varios títulos en japonés directamente. Mi primera novia me regaló el juego de Escaflowne de PSOne en japonés; conseguí un título de Magic Knight Rayearth que también disfruté por un rato. Con todo, el primer título que realmente jugué en japonés de principio a fin (y sí, en México) fue Brave Fencer Musashiden.

Continue reading “Mi reencuentro con los RPGs”




Preludio a Final Fantasy XV

kingsglaive

Nuevamente con sentimientos encontrados.

El último Final Fantasy que jugué en forma fue el XIII, y no fue una experiencia tan placentera como los anteriores (el XII se me pasó, pero con el remake del año que entra me pondré al corriente); me parece que quisieron forzar mucho a que te gustara Lightning, pero para mí fue X.

Entra en escena el XV, con como 10 años de estar en desarrollo (ya se la saben: cambió de nombre) y 4 protagonistas que a primera instancia parecen una banda prefabricada de música pop japonesa. Se nota que Square Enix le está metiendo mucho al proyecto, y que si no saca algo realmente majestuoso le puede perder mucho (recordar The Spirits Within). La primera impresión que tuve del juego no fue del todo buena, pero es Final Fantasy, y aunque haya dejado pasar el XIII-2 y el Lightning Returns, el puro título me hace recordar muy buenos momentos.

garnet

¡Oh sí! Garnet y Melodies of Life siempre tendrán un lugar especial en mi corazoncito, y no tanto por el juego o la historia en sí, sino porque lo jugué en una de las etapas más difíciles de la universidad, y me ayudó a salir adelante (especialmente por la letra de la canción).

Kingsglaive es una gran introducción al universo de FFXV y a la trama del juego, pero como película fue muy predecible, y LunaFreya (en japonés es “LunaFrena”) no se me ha hecho, hasta el momento, un personaje memorable. Brotherhood todavía no lo termino de ver completo, pero también es una antesala para lo que viene.

Ayer por fin tuve un poco de tiempo para jugar el último demo, llamado “Judgment Disc”, y me pareció interesante el montón de cosas que hacer y las opciones que tienes en habilidades, así como el ya conocido sistema de batalla. Se me antoja comprar FFXV en cuanto salga, pero me preocupa gastar el dinero y tenerlo ahí, haciendo polvo digital (no compraría el disco, sino que bajaría el juego), porque sé que un FFXV significa invertirle tiempo… pero el final del demo me dejó con ganas de más, y aunado a la última pelea en el Platinum Demo que salió hace ya varios meses, mi lado “fainalfantasiesco” me dice que sí lo compre. Peeero, The Last Guardian sale una semana después… y tengo varios títulos pendientes que que también quiero jugar (no he jugado The Last of Us, no me vayan a crucificar).

Como sea, es bueno tener un poco de tiempo para disfrutar una de las actividades que más me gusta hacer. ¿Retas en SFV? Sí por favor, cuando gusten (y yo tenga tiempo, claro).