Celeste

Como ya he mencionado antes, el tiempo que tengo para jugar videojuegos se ha reducido notablemente, siendo la ida y el regreso al/del trabajo la mejor oportunidad para hacerlo, dependiendo claro de que me pueda sentar (lo que no sucede tampoco muy a menudo :/)

Celeste es un juego que me atrapó desde el principio por su jugabilidad, pero después su historia terminó de engancharme por completo, sobre todo porque pasaba por un momento difícil y estaba con la incertidumbre de si me darían el trabajo nuevo o no. La verdad es que no tenía muchas esperanzas, pero tampoco las había perdido por completo, y creo que eso lo vi reflejado en Madeline, la protagonista.

El juego es retador, pero es considerado difícil por un gran número de jugadores. Es un juego de plataformas que, en cierta forma, recuerda a Super Meat Boy. La premisa es simple: eres una chica que sufre de depresión y decide que tiene que escalar la montaña Celeste. Las únicas habilidades que tiene son brincar, agarrarse de paredes por un corto periodo de tiempo, y hacer un “dash” , que es como correr pero lo puede hacer en cualquier dirección e incluso en el aire. Es todo. ¿Suena simple? En realidad lo es, pero conforme el juego avanza te obligará a ser mucho más preciso en la ejecución, y más adelante te enseña movimientos que estaban desde el principio pero que nadie te dijo cómo hacer.

En Celeste se cuenta el número de veces que mueres en un capítulo, y vaya que vas a morir un montón. No obstante, el intervalo entre tu muerte y la siguiente oportunidad es extremadamente corto, por lo que no corta en realidad la fluidez del juego. Además, cuando mueres comienzas nuevamente en la pantalla donde perdiste, por lo que no tienes que preocuparte por tener que volver a hacer algo para llegar a donde estabas. Por si fuera poco, el juego te alienta a “morir”, diciendo que el número de muertes indica que estás en proceso de aprendizaje… y así es.

Algunos niveles  “extra” presentan una dificultad en realidad elevada. El de arriba, por ejemplo, es la parte final del nivel 7-C. ¿Suelo? ¡Eso sería un lujo!

Otro punto a favor del juego es su historia y la forma en la que la protagonista  intenta afrontar su depresión. No voy a mencionar más al respecto por si alguien de los que lee esto quiere jugarlo algún día. No obstante, el hecho de que la jugabilidad sea buena y que la historia también lo sea sí vale la mención.

Aunque Celeste salió en 2018 y ganó el premio al mejor juego indie en los Game Awards, el creador mencionó que habría un contenido descargable extra (DLC) que sería totalmente gratis. Éste vio la luz en septiembre pasado, pero la espera valió la pena: es una especie de epílogo a la historia, con el agregado de una dificultad también alta, por lo que definitivamente no es para jugadores casuales. Y desde que supe que iba a salir, estaba preparado para aceptar el reto.

Hubo lugares en los que fácilmente morí más de 500 veces. ¿Muchas? No. Una vez que estás en estos niveles sabes que el número de muertes andará por los miles, si no es que por las decenas de miles.

 

No voy a mentir: sufrí mucho en algunas partes, sobre todo porque andaba “frío” por no haber jugar en meses, ya que el juego lo terminé hace tiempo pero regresé a él por el capítulo 9. Incluso llegué a pensar mejor comenzar todo desde el principio otra vez, pero sabía que lo decpía nada más para animarme a continuar y terminar lo que había comenzado.

La última parte no es nada, pero nada benevolente. Más que precisión, requiere paciencia, pues hay cierto margen de error en varias partes, pero por lo extensa que es, puede llegar a desesperar morir después de minuto y medio de continua ejecución casi perfecta.

Por momentos perdí la esperanza

Pero luego la recuperaba… aunque fuera temporalmente

Hasta que por fin:

Después del mega susto, brinqué de gusto (verso sin esfuerzo): ¡había terminado todos los capítulos de Celeste! Me quedaban los retos de las fresas doradas en cada nivel, pero eso ya será después.

Creía que ya era hora de dejar el juego por la paz, cuando descubrí que, además de la fresa dorada, hay una fresa extra “oculta” en el último capítulo, y los rumores decían que no era nada fácil. Hice lo que toda persona hubiera hecho en mi caso: acepté el reto.

La fresa en cuestión es conocida como Moon Berry, y los rumores de lo difícil que es obtenerla eran ciertos, sobre todo la primera parte.

Hoy, que es mi cumpleaños, me tenía que regalar esa fresa.

Y por fin:

Me gustaría decir en este momento que ahí quedó el juego… pero estaría mintiendo. El reto de las fresas doradas es bastante tentador, solamente que no tengo prisa por hacerlo justamente ahora. Creo que descansaré un poco y me dedicaré a jugar otra cosa en el tren de ida al trabajo. Ya dirá el tiempo cuando será el momento para volver y, ahora sí, terminar por completo Celeste.

3 Replies to “Celeste”

  1. Lo estoy jugando actualmente, estoy en el capitulo donde Theo esta atrapado, creo que el quinto. Muy divertido. EN algunos niveles me faltan una o dos fresas ¿Debería buscarlas?

    1. Búscalas solamente si planeas recolectarlas todas en esta pasada o si quieres agregarle reto a tu juego. Las fresas solamente sirven para presumirlas, aunque dependiendo del número que agarres cambia una escena al final (nada realmente relevante).

      Yo opté por agarrar todas las fresas en cada nivel antes de avanzar al siguiente. Ahora nada más me faltan las fresas doradas de todos, pero ese reto lo dejaré para después, porque tengo que practicar un montón.

      Saludos.

  2. Gracias, la verdad no tengo tanto tiempo para completarlo al 100% asíque pasare de ellas hasta después.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.