Japón y el futuro del inglés en su sistema educativo

¿Para qué escribo esto?

  • Para informar un poco de cómo está el rollo con la educación por acá en lo que al inglés se refiere.
  • Para expresar una opinión personal al respecto del cambio que se avecina.
  • Para recalcar otra vez que lo del famoso correo del “cambio revolucionario” o “Futoji no henko” es tan real como un billete de 10 centavos de “nuevo” peso con la imagen de Salinas.

Pongo al principio lo que pensaba como conclusiones siguiendo los consejos de varios lectores 🙂

Muchas veces he comentado aquí en el blog que el “coco” de los japoneses es el inglés. Sabemos que no podemos generalizar porque siempre hay honrosas excepciones, pero en general los japoneses se sienten mal de haber estudiado inglés por 6 años (3 en secundaria y 3 en prepa) y no ser capaces de hablarlo fluidamente. Esto se debe principalmente a que las clases de inglés se centran mucho más en gramática y vocabulario en vez de a intentar mejorar la capacidad de comunicación en ese idioma.

No obstante, en Japón el inglés es un recurso muy utilizado para publicidad, o en el caso de las canciones pop, para darles el toque “cool”. En serio: escuchen canciones “del momento” en japonés y verán que, aunque sea mínimo, encontrarán algunas palabras o frases en inglés:

 http://www.youtube.com/watch?v=tIPp1Zhg2gU

Por desgracia, cuando se usa el inglés sin saber realmente lo que se está diciendo, nace el famoso “Engrish”, o también casos extremadamente penosos como el de Sasuga Minami, quien conduce un programa infantil y en una edición reciente se vistió con ropa que tenía a la vista mensajes como “I ♥ cock”, “Pussy”, “Love fuck yeah!”, etc. Obviamente tuvo que disculparse días después, alegando que como no sabe inglés, no sabía lo que significaban, pero que no pretendía hacer ningún mal. Y siendo este un país en donde puedes encontrar que los niños en primaria van vestidos con ropa que dice “I don’t give a shit” (ésa no me la contaron: yo la vi personalmente), casos como el de Sasuga realmente no sorprenden tanto, por increíble que parezcan.

Asimismo, aunque Japón se esfuerza en proveer información en inglés para ayudar a los extranjeros, la realidad es que no siempre es tan clara como se piensa, y la falta de pericia en el idioma por parte de las dependencias de gobierno dificulta mucho trámites y avisos tanto a la comunidad extranjera que reside en el país como para los visitantes que vienen a conocer su cultura. Vean la imagen de abajo: piden atención en inglés, pero después no hay nada que diga de qué trata el aviso. Son las reglas de uso de un karaoke.

Ahora bien: desde hace algunos años el gobierno japonés ha intentado introducir el inglés desde la educación primaria, pero los resultados no han sido los esperados por diversos factores. Primero, se intentó delegar la enseñanza del idioma a empresas particulares, las cuales contrataban profesores de inglés para enviarlos a las escuelas a enseñar. Fue así como estuve laborando por un par de años enseñando en primarias. Sin embargo, los problemas eran evidentes:  una clase de una hora a la semana o al mes, dependiendo de la escuela; los niños no toman notas; la educación se enfoca mucho más a terminar el programa de estudios en vez de a que los niños realmente aprendan; mala administración, etc. etc. Luego, el gobierno decidió hacer el inglés obligatorio, pero ahora sería impartido por los mismos profesores de las escuelas, y la frecuencia de clases sería de una hora por semana. ¿Resultado? Los mismo profesores expresaban que les costaba mucho trabajo enseñar porque ni ellos sabían bien lo que estaban enseñando (también eso me tocó escucharlo de viva voz). O sea que, por una cosa o por otra, la sociedad japonesa nada más no ha podido con el inglés.

El ministerio de educación de Japón no se ha quedado cruzado de brazos, pero ahora ya tiene una enorme razón para preocuparse en serio por la situación arriba descrita: las olimpiadas del 2020. Suena quizá gracioso, pero de ahí se van a agarrar para cambiar el sistema educativo en lo que al idioma inglés se refiere. En su página oficial, se pueden encontrar los documentos (en japonés) que explican a grandes rasgos las reformas que planean implementar durante los próximos años para que la sociedad esté preparada para los extranjeros al menos en lo que al idioma se refiere.

Si vemos el documento titulado 「グローバル化に対応した英語教育改革実施計画」, “Aplicación de la reforma en la educación del inglés en correspondencia con la globalización”, encontramos puntos interesantes a destacar:

  • En 3ro. y 4to. de primaria, introducción de 1 o 2 horas por semana de inglés. Clases basadas en actividades con el objetivo de mejorar en los alumnos la habilidad de comunicación en ese idioma.
  • En 5to. y 6to., 3 horas por semana, incluyendo clases llamadas “módulos”. Estos módulos son espacios de 15 minutos para practicar capacidad auditiva y pronunciación de lo que se vio en la clase anterior, para que los niños desarrollen su capacidad de expresión en inglés.
  • En secundaria, se pretende que se den algunas clases en inglés con el objeto de desarrollar la capacidad de intercambio de información.
  • En preparatoria, además de clases en inglés, se pretende agregar actividades para perfeccionar el uso de la lengua inglesa: presentaciones, discusiones, negociaciones, etc.

Lo anterior, además de mejorar la comunicación en inglés en los alumnos, tiene como objetivo también la fomentación de la educación que representa la identidad de los japoneses. Éste es un punto importante: no se trata de perder sus tradiciones y costumbres, sino ser capaces de hablar de ellas a los extranjeros; es decir: transmitirlas, hacer que más gente las conozca, y todo esto en inglés. Si esto se cristaliza, creo que abriría muchos canales de información y muchas tradiciones del país por demás interesantes que pasan desapercibidas por extranjeros porque simplemente no hay gente clave que las pueda describir en otro idioma (que por cierto es muy difícil). Esto viene detallado en la última parte de la última página, del documento en cuestión.

Por supuesto que lo referido arriba no es lo único en lo que piensa el ministerio: también se planea crear personal “globalizado”: que además de tener la capacidad de comunicarse en inglés y de comprender culturas extranjeras y al mismo tiempo entender mejor su identidad como japonés, tenga sentido de responsabilidad y sea capaz de enfrentar retos. Esto se encuentra en el documento 「グローバル人材の育成について」“Respecto a la formación de personal globalizado”. En él se puede apreciar el lugar que ocupa Japón con respecto a otros países en el ranking internacional de calificaciones del TOEFL, y se menciona también el descenso del número de estudiantes japoneses en el extranjero, así como de la falta de interés de los japoneses de estudiar fuera de su país, comparada con los resultados en otros países.

Ahora bien: si el inglés se vuelve materia obligatoria en las escuelas, sólo personas con licencia de profesor pueden enseñar. Obviamente el ministerio sabe que muchos de los profesores actuales no tienen el nivel de inglés requerido para tal tarea, por lo que las opciones son:

  • Capacitar al personal actual.
  • Permitir que las clases sean impartidas por personas que no tienen esa licencia pero sí el conocimiento para enseñar.

Opinión meramente personal: salvo a aquellos profesores que realmente saben inglés, creo que lo segundo funcionaría mejor. ¿Por qué? Porque aprender un idioma diferente implica aprender un poco de la cultura de un país, y eso es algo que sólo se aprende con un nativo. Siento que el problema del inglés de los japoneses es que está muy apegado a la cultura japonesa. Obviamente no es imposible de aprender (hay muchos japoneses que lo dominan a la perfección), pero así como a nosotros nos cuesta trabajo adaptarnos al idioma japonés y a todo lo que hablarlo conlleva, creo que a Japón le falta comprender un poco más la cultura extranjera para poder usar el inglés de forma más natural.

Alguna vez leí en un foro que “hablar japonés no es difícil. Lo difícil es hablar con japoneses”. Basado en experiencia propia, puedo decir que es en parte cierto. Digo “en parte”, porque no es que los japoneses no quieran hablar con uno, sino que para lograr una buena comunicación es necesario omitir detalles. Suena contradictorio, pero en realidad no lo es. En lo personal, siento que lo más difícil del idioma japonés no es ni el sistema de escritura, incluyendo los tan temidos “kanji”, ni la gramática, ni el número de homófonos que tiene; lo más difícil es entender lo que no se dice, lo que el emisor omitió esperando que el receptor entienda el contexto sin que se le tenga que explicar. De ahí que, por ejemplo, aunque hay una forma clara de decir “no”, la mejor manera de decirlo sea no decirlo directamente. Y eso es parte de la cultura de este país.

Lo mismo aplica para el inglés de los japoneses: creo que lo más difícil es llenar esos “huecos” que son comunes en su idioma, y para ello es necesario que lo desliguen de su cultura, de que no traten de “japonizar” términos ni frases, de que sean más directos. Cierto: a fin de cuentas el objetivo de hablar un idioma extranjero no necesariamente es perfeccionarlo, sino ser capaz de transmitir las ideas propias y entender las ajenas, pero cuanto más se acerque uno al original, más fácil será que un hablante nativo comprenda lo que se quiere decir. Facilitar la comunicación.

La apuesta del ministerio de educación es grande, y viendo cómo otros países asiáticos han subido su nivel de inglés, aunado con el nulo crecimiento económico que ha tenido en los últimos años, y con el problema de falta de gente joven (y por ende de fuerza de trabajo), Japón comienza un proceso de cambio. No creo que todos los japoneses estarán hablando inglés perfecto en 8 años, pero sí creo que es una buena oportunidad para abrirse al exterior y entender más la cultura que hay fuera de él. Quién sabe, pero a lo mejor en un futuro ya no nos hacen feo al momento de querer rentar un casa sólo porque somos extranjeros.

Todo lo anterior no es todo el cambio que habrá; también cambiará el sistema de admisión a la universidad, pero eso lo contaré en otro post.