Y otra vez sucedió…

En la entrada del 14 de febrero mencioné que pronto tendría noticias que compartir en el blog. Helas aquí, y les adelanto que no son nada buenas.

Por razones de respeto a quien fue mi contacto durante toda esta experiencia, no daré nombres. A fin de cuentas entiendo (y quiero creer) que no fue su culpa, pero como fue la persona que me contactó, es a ella a la que mi reclamo fue dirigido. Digo “fue” porque ya se lo envié, esperando que esa persona entienda mi posición.

Resulta que el pasado 24 de enero esa persona, a la que llamaremos Z7, me contactó por parte de la Universidad de Guadalajara para invitarme a Talent Land, un evento de gran magnitud que se llevará a cabo del 2 al 6 de abril de este año en Expo Guadalajara. La idea era que asistiera al evento a compartir mi experiencia como egresado de la UdG y lo que he logrado por este lado del mundo.

Imagínense mi entusiasmo cuando de repente me llega una invitación de esa magnitud, y en México, ¡y en Guadalajara! No solamente tendría la oportunidad de apoyar a la UdG en algo, sino que también podría ver a mi familia. Todo sonaba muy bien. Sin embargo, ya me ha pasado algo similar antes, y con la UdG “me la aplicaron” de forma similar con el intento de repatriación por parte del CONACYT dos años consecutivos (y será lo único que mencione al respecto, al menos por el momento), aunado con que tengo que conseguir el permiso por este lado del mundo, lo primero que pregunté fue, tal cual:

¿De su lado ya es un hecho que si digo que sí se hace, o apenas es una propuesta?

Z7 me aseguró que ya todo era un hecho, y que podían pagarme el vuelo redondo del día al día que yo quisiera, ya que entendía que era posible que quisiera pasar más días en Guadalajara.

¿Se puede pedir algo mejor? Evento en Guadalajara, participo con la UdG, veo a mi familia y amigos, y me pagan el vuelo… Pues claro que me moví para poder conseguir el permiso para asistir.

Para no hacerles la historia larga y no entrar en muchos detalles: después de una negociación la idea les encantó por acá, tanto como porque uno de los empleados del área de inteligencia artificial participaría en un evento de ese calibre, como porque podría hablar del proyecto en el que estoy trabajando. Me dieron el visto bueno, y por tanto le dije a Z7 que sería un honor poder participar.

¡Bien!

Todo parecía marchar sobre ruedas. Z7 me pidió mi currículum vítae en español, y como no lo tenía hecho me puse a redactarlo. Se lo envié, junto con algunas sugerencias de vuelos y Z7 confirmó haberlos recibido. Me indicó que ya había pasado mi currículm con la coordinación de contenidos y que de ahí se pondrían en contacto conmigo para darle seguimiento a la invitación, sobre todo para platicar de la forma en la que apoyaría y los temas que trataría. Z7 me dijo que sería bueno que yo también propusiera temas para las charlas.

Esa plática ocurrió el 8 de febrero.

15 de febrero: todavía sin recibir mensaje de la coordinación de contenidos. “Falta tiempo”, pensé. Le mandé mensaje a Z7 diciéndole que no había recibido contacto alguno y que sería bueno ir discutiendo los temas.

No hubo respuesta.

En la empresa, el jefe de departamento estaba muy emocionado con mi participación en el evento, y constantemente me preguntaba de qué hablaría, porque quería hacerlo público (a toda la empresa); del equipo con el que trabajo recibí felicitaciones como en la vida me las han dicho. En fin, de una forma o de otra, además del apoyo, era obvio que mi presencia ahí les importaba muchísimo (¿posibles planes de crecimiento en México? Ni idea). Las preguntas sobre mi participación eran cada vez más frecuentes. ¿Qué podía responder? Que en México las cosas no se hacen como en Japón y que todavía no se decidían los temas, pero que mi participación era un hecho y que en cuanto los temas estuvieras escogidos se los haría saber.

23 de febrero: todavía sin recibir respuesta de Z7 ni contacto por la coordinación, vuelvo a enviarle mensaje a Z7 por varios medios expresando grosso modo lo referido en el párrafo anterior y pidiendo una pronta respuesta. “Falta poco más de un mes, pero cada vez veo que más gente está confirmada y yo todavía no… ¿será que…? Nah…”, otra vez pensé.

1 de marzo: Z7 me envía un correo disculpándose por la falta de contacto debido a razones laborales, y me explica que por esas razones laborales dejó con una maestra una lista con invitados que ya tenían el visto bueno de la jefa con la seguridad de que le daría seguimiento, pero que cuando regresó y revisó, resulta que por grilla y enojo porque la señora no llevaba la organización completa, esa señora decidió no agregar a algunos porque “ya no tenía espacio”. Z7 se disculpa profundamente conmigo y me propone cambiar a otro evento y a dar charlas en otros centros universitarios, pero en fechas en las que no puedo viajar.

O sea… me dejaron bailando (y al parecer no fui el único). Insisto: no puedo culpar a Z7 porque he trabajado con esa persona antes, así que le creo lo que me dice. Sin embargo, lo que acaeció me deja ver que, lamentablemente, la situación dentro de la institución realmente no ha cambiado mucho en todos estos años que llevo en Japón. Es muy triste que a estas alturas todavía haya gente a la que se tiene que estar cazando para que haga las cosas bien. Pero que no se malentienda: la Universidad de Guadalajara es una gran institución, y me enorgullece haber sido parte de ella. Sé que lo que pasó esta vez, y lo que pasó antes, no refleja los valores que ella ofrece.

Para terminar, quiero dejar en claro algo: estoy perfectamente consciente de que hay millones de personas mejor que yo y mucho más aptas para estar presentes en un evento de esa índole. Incluso me llegué a preguntar si yo era el indicado para ir a platicar mi experiencia. ¿Qué quiero decir con esto? Que no me creo una persona súper importante o súper influyente, ni tampoco que se me sube a la cabeza el hecho de haber recibido la invitación. Es lamentable lo sucedido, pero aprenderé de la experiencia.

Ni modo. A lo que sigue.

 

 

10 thoughts on “Y otra vez sucedió…”

  1. Aunque lo escribes muy tranquilo y como dices para no hacer el cuento largo, hace notar de nuevo la falta de profesionalismo que hay en muchos lugares en México y es triste que tenga que ser en un evento grande donde salgan estas cosas a relucir, pero sabemos que en pequeño pasa y en grande también se cosen habas…

    Espero no tengas un terrible rato explicando de aquel lado que paso… o al menos intentándolo de veras que, que poca.

    Saludos desde la ciudad de los imecas.

    1. Ya estaba más tranquilo cuando comencé a escribir el post. Además, no hay una persona en concreto a quién dirigir el reclamo. No fue culpa de Z7.

      En efecto, esa falta de profesionalismo está presente en muchos lugares. Si recuerdas, me la aplicaron también cuando me pidieron que contactara a Masami Kurumada para un evento en México, y cuando comencé a pedir documentos oficiales, fechas y demás detalles, no había nada.

      Sobre lo del terrible rato… lo voy a tener. No lo podré evitar. No quise mencionar mucho al respecto en el post, pero sí va a estar pesado.

      Saludos desde el ya casi primaveral Tokio.

  2. Lo peor de todo es que intentaste creer una vez más, y te salen con esto. Espero que no afecte mucho en tu trabajo, y sobre todo en tu relación con tu alma máter.

    Mucho ánimo y espero que puedas ir pronto.

    1. El problema no es creer en las personas que me contactan, sino en las que no ves y supones que hacen bien su trabajo.

      Por lo demás, a ver cómo me va esta semana.

      Saludos.

  3. Que mal rollo , típica organización de un evento mexicano, pero me da más tristeza que haya sido de una universidad … en fin, se ve que lo estas tomando de la mejor manera posible.

    No sabía que tu tambien trabajabas con la tía coni (chiste de un podcast donde mencionan la beca conacyt y así le dicen )

    Un abrazo compadre

    Saludos
    Kikekabuto

    1. No es la primera vez, por desgracia. Con tantos años fuera de México y tanto talento que hay en él piensas que las cosas debieron haber cambiado un poco, pero luego te llevas cada decepción. Hay mucha gente que hace muy bien su trabajo, pero lamentablemente los que lo hacen mal siempre salen a relucir. Ni moño

      Por otro lado, no, no trabajo con CONACYT. La institución tiene un programa de repatriación para investigadores mexicanos radicados en el extranjero. Intenté un par de años, pero solo diré que la mencionada universidad me la aplicó 2 veces.

      Saludos.

  4. Hola Manuel, hace como 1 o 2 años que te leo por aqui, es la primera vez que comento, la verdad es que sentí un enojo por el como se dieron las cosas, me imagine tu emoción, e incluso hubiera ido a verte, aunque no se nada de Machine Learning(corrigeme si me equivoco pero es lo que estas llevando acabo), ya que me a llamado la atención pero mi área de formación es Ing.Mecatronica, aun asi nunca es malo abrirte a nuevos conocimientos, mi molestia en si es por el hecho de que te hicieron mover muchas cosas para al final decir que no, eso denota la poca profesionalidad que hay en el país, aunque México a cambiado conforme a los años, en cuestiones de formalidades por parte de empresas de gobierno, y en general empresas mexicanas, sigue siendo algo negativo, el clasico “entrar a una empresa por paros”, y es una molestia que me causa, tengo un primo el cual es muy bueno en su área, pero pierde la esperanza de quedarse aqui por ese tipo de cuestiones, aun asi, empresas alemanas y de otras partes del mundo, valoran mucho tu conocimiento y formación, como ejemplo pondre 3, oracle, Continental, e Intel, más que nada Intel pide a gente con Doctorado y buenos conocimientos, lo cual me hace creer que si me formo más adelante con maestria e incluso doctorado en Jalisco puede sacarsele provecho, en fin solo queria comentar esto y agradecerte por actualizarnos sobre Japón y compartir tus ideas.

    1. Hola Miguel.

      Muchas gracias por tu comentario.

      En efecto. Es lamentable que las instituciones se vean afectadas por la falta de profesionalismo de algunos de sus miembros. Hay quienes le echan ganas y hacen bien su trabajo, pero hay otros que de plano no sabes por qué están ahí. Ni modo, creo que así es en todos lados, pero resalta más por aquel lado del mundo.

      Te comento que, aunque sí me molesté y expuse mi enojo a la persona que fue mi contacto, yo de todas formas quedé a sus órdenes para otra invitación siempre y cuando se haga de manera formal. Ignoro si realmente me extenderán otra invitación a algún evento o charla en general, pero de mi parte no he cerrado las puertas.

      Sí. Es triste que no se valoren ese tipo de conocimientos en México como debería. Hay mucho talento en México, y hay muchos mexicanos en el extranjero a los que les encantaría hacer lo que saben hacer en México.

      Por último: sí. Aunque últimamente he vuelto al procesamiento de lenguaje natural, en los últimos años he trabajado más en Machine Learning.

      ¡Saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.