Shin Gojira – La nueva película de Godzilla

Hasta me parece increíble poder escribir respecto a una película que no tiene ni una semana de haber salido. Antes de convertirme en papá iba a ver las películas casi casi el día de su estreno, y Emi me reclamaba de que íbamos mucho al cine. ¿Ahora? Ya se saben la respuesta.

El caso es que vi la nueva película de Godzilla, y quiero comentar al respecto. Hay spoilers, sí, pero nada que arruine la experiencia. Después de todo, los que la van a ver ya saben a lo que van.

Godzilla, bla bla. Monstruote que aparece en la bahía de Tokio en estado incompleto (todavía no termina de evolucionar), lo dejan escapar al mar para después regresar ya en su forma final y caminar por en medio de Tokio, destruyendo lo que se encuentre a su paso y regresando ataques cuando los humanos intentan exterminarlo.

Ya.

La película está llena de juntas del gabinete japonés, mucho lenguaje político y militar, lo que seguramente hará que quienes no entienden muy buen japonés se pierdan entre los múltiples e interminables diálogos. No obstante, se puede disfrutar si solamente van a ver destrucción innecesaria, y aunque no le entiendan al idioma, creo que se entiende uno de los puntos que el director quiere recalcar: la burocracia japonesa.

Mientras veía la película, más me convencía que estaba viendo un capítulo de Evangelion, desde la música, la forma de presentar las diferentes instituciones, lo visual, e incluso cuando sale la totalmente innecesaria pero bien mami Satomi Ishihara, no pude dejar de compararla con la waifu Misato. Deben ustedes saber que no investigué nada respecto a la película antes de verla, pero cuando vi el nombre del director todo lo anterior hizo click: Hideaki Anno. ¿Necesito decir más?

shingojiracast

El caso es que siento que se retrató de forma excelente un aspecto de Japón muy acorde a estos días: la forma en la que se deciden las cosas, la importancia y el peso de la edad en las posiciones jerárquicas, la falta de uso de tecnología moderna por parte de quienes toman las decisiones (el gobierno hace juntas en donde todos tienen la información en papel, mientras que en Twitter, Facebook, NicoNico, LINE y demás redes sociales hay vídeos claros de lo que está sucediendo, se puede ver gente corriendo por sus vidas mientras que el gabinete está desechando totalmente la idea de que la causa haya sido un ser vivo, ya que, además de se ilógico, la posibilidad fue expuesta por uno de los “jóvenes” (y a qué no adivinan quién, al final del día, salva todo).

Hay partes de la trama que realmente no aportan nada, y para variar, cuando Kayoko (la personaje que interpreta mami Satomi Ishihara) aparece como una estadounidense de ascendencia japonesa y comienza a meter inglés (totalmente forzado y mal pronunciado), me puse a pensar si el director lo hizo a propósito. El papel que Kayoco juega es, de alguna forma, esencial para la parte de la trama que no lo es (relación Japón-Estados Unidos, cómo se decide exterminar a Godzilla entre diferentes naciones, cómo ella se mueve para que Estados Unidos y Japón tengan oportunidad de resolver el problema antes de tiempo).

Como nota, en los sitios japoneses alaban la pronunciación del inglés de Ishihara y de los otros miembros del elenco. Ciertamente, para estándares japoneses es mucho mejor que lo que uno se encuentra en el japonés promedio, pero la pronunciación de Ishihara no es del todo buena y muchos hablantes nativos de inglés lo corroboran en distintos sitios (Reddit uno de ellos). Sobre lo poco que hablan en inglés los demás personajes, siento que sí, su pronunciación es mucho mejor.

¿Vale la pena? Si ya saben a lo que van, sí: palomitas, bebida, entender japonés o verla con subtítulos, y muchas ganas de ver cómo Godzilla destruye una buena parte de Tokio oooootra vez. Pero si esperan ver una trama interesante, algo que los hagan reflexionar y cosas por el estilo, mejor esperen a que salga el Blu-Ray.