Es tuya, ¿verdad?

En el lugar donde vivo tuvimos (todos los inquilinos) una situación con una persona desconocida que vive en el mismo complejo habitacional: la basura. Explico: en muchos lugares donde se deja la basura al aire libre hay redes que se deben poner sobre las bolsas para evitar que los animales (cuervos en este caso) lleguen, las picoteen y dejen el contenido regado en la calle. Alguien no puso la red un par de veces (se ignora si fue la misma persona o no) y amanecimos con un tiradero por toda la calle, situación que a los vecinos de enfrente (como 5 o 6 familias) que tienen casa propia no les agradó del todo y supongo que más de alguno reportó el problema. Hasta aquí todo bien.

Como se suele tratar los problemas por acá, la inmobiliaria puso en todos los buzones una nota en donde se pedía por favor tener cuidado al tirar la basura, haciendo hincapié en poner correctamente la red para que los cuervos no hicieran de las suyas. Digo que “se suele tratar los problemas por acá” porque independientemente de que se sepa quien causó un problema (no nada más éste de la basura), muy rara vez se hace mención directa, y en su lugar, se manda un memorándum a todos por igual, sin importar si están siquiera implicados en la situación. ¿El vecino de arriba hace mucho ruido por la noche? Memorándum a todos recordando que es importante tratar de no hacer ruido por las noches. En resumen: se trata de ser todo lo pasivo-agresivo que se pueda, pero se intenta evitar a toda costa un conflicto directo.

Regresando al tema de la basura, un día por la mañana salí a tirar la mía. Ya había muchas bolsas en el lugar y la red estaba debidamente puesta, pero una bolsa había sido víctima de los cuervos y había basura regada por la calle. Un señor de los que viven enfrente (tendrá unos 70 años más o  menos) estaba barriendo, y estaba visiblemente molesto por la situación. Llego, levanto la red, meto mi bolsa, y en cuanto lo hago el señor me dice, apuntando a la bolsa que ya estaba ahí regada antes de que yo llegara: “Ésa es tuya, ¿verdad?”. No me agarró de sorpresa: desde que vi al “ñor” supe que me iba a decir algo. Respondí: “No señor. Ésta es mi bolsa (apunto la que acabo de dejar), acabo de llegar aquí y la acabo de poner. Ésa no es mía”. El señor me ve de arriba a abajo, no quita su cara de enfado, pero no me puede decir nada más porque no tiene argumentos puesto que él mismo sabía que la basura había sido regada desde antes. Con todo, le digo que al menos pongamos la bolsa rota debajo de la red para evitar que más basura se riegue por la calle. Sin pronunciar palabra alguna va por la bolsa y mientras yo levanto la red él la mete, se da la vuelta y se va a continuar barriendo. Yo emprendo el camino hacia la estación porque ya me iba al trabajo.

¿Por qué esperaba que el señor me dijera algo? Porque mi sentido arácnido me hizo recordar que ante un problema acá hay gente (sobre todo mayor) que tiende a culpar primero a los extranjeros porque es más fácil argumentar que nosotros cometimos un error por no conocer la cultura o costumbres que pensar que un japonés pudo haber obrado mal. Suena exagerado, pero en muchas ocasiones así es, y en foros en internet se ha convertido en un meme entre los extranjeros porque algo similar ocurre en diferentes ámbitos, como en el criminal (en donde mucha gente supone que un extranjero es culpable cuando se comete algún delito y hay comunidad extranjera cerca). Ahora bien: es un meme, sí, pero obviamente no quiere decir que sea así en todos lados, y es menor cuando estás bien integrado en la comunidad en donde vives.

Al final no le di mayor importancia al asunto, pero mentiría si no me sacó una sonrisa el hecho de haberle atinado a lo que iba a pasar.

#JapónEsPerfecto 😛

7 thoughts on “Es tuya, ¿verdad?”

  1. Buenas noches

    Leyendo tu anécdota me doy cuenta de la sociedad en la que vives, una cultura en su totalidad muy diferente a la nuestra acá en mexico.

    Me atreví a escribirte para ver si podrías escribir hacer a de cómo se vive la cultura káiser en la sociedad y en especial en la escuela.

    Yo trabajo en la educación media superior y me interesa mucho este tema para mi práctica he leído tus historias y de verdad que me da mucho gusto saber qué hay mexicanos talentosos triunfando a pesar de las adversidades en el mundo.

    Felicidades

    1. ¡Hola Agustín!

      Muchas gracias por tu comentario 🙂

      Sí. Vivir aquí implica un proceso de adaptación muy largo y a veces estresante, pero lamentablemente no todos lo consiguen. Yo todavía sigo en él (y creo que seguiré de forma perpetua).

      Sobre tu pregunta, no conozco eso de “káiser” (me suena más bien a palabra alemana). ¿Algo más que puedas mencionar al respecto para entender de qué concepto hablas?

      Me da gusto que mis escritos sean de tu agrado.

      Quedo a tus órdenes.

      Saludos.

  2. A 4 años de haber trabajado en un fraccionamiento, vuelvo a trabajar en él. Anteriormente conversaba con personas adultas japonesas, pero hoy na no hay tantas mas que 3 y supongo que son de puesto alto porque tienen desde aquél entonces viviendo aquí, y no hablan mucho (supongo por su “nivel” en la empresa donde trabajan).

    Pero abundan los Indués (indús, no sé cómo se les llame correctamente). Y como ahora me encargo de la limpieza (hace 4 años era el jardinero), cuando reporto basura fuera de su lugar (frente a las casas o jardineras), lo primero que me dicen mis jefes es “Será de un Indú”.
    Supongo que algo así te pasó, como los vemos extranjeros, creemos primeramente que son los que no saben las costumbres de algo.

    ¿Te siguen poniendo como primer sospechoso aún?
    Acá ya no, o por lo menos no a los que ya les he comentado que deben dejar su basura hasta el contenedor, y no dejarla afuera de la casa. Digo, creo que ya me entienden, pues ni sé mucho inglés y ellos no hablan español, así que a señas nos comunicamos a veces; algunos otros sacan su teléfono con el traductor en primer plano 😀

    1. En general ya no me ponen como el primer sospechoso los del conjunto habitacional donde vivo, pero no puedo decir lo mismo de los vecinos de las casas de enfrente o de los lados.

      El punto es, como comentas, es más fácil suponer que alguien que no está acostumbrado lo hizo que intentar buscar a quien se supone que sabe cómo hacer las cosas y no las hizo de la forma en la que debía haberlas hecho.

      Saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.