Diferentes perspectivas

Después de lo acaecido en los últimos días por este lado del mundo, decidí posponer otros escritos para el blog y concentrarme en éste, justo porque me recordó algo que había mencionado anteriormente, pero no había tenido tiempo de detallar.

Antes de cualquier otra cosa, debo hacer algunas aclaraciones: las drogas destruyen; sí, causan adicción, y las consecuencias son muy grandes; conozco una experiencia extremadamente cercana a mí y sé todo lo que su uso conlleva, y NO estoy hablado de que yo haya usado drogas. Cada quien su vida, sí, pero no quiero que lo que a continuación menciono sea tomado de otra forma.

Entremos en detalle.

kiyohara01

Kazuhiro Kiyohara es un jugador profesional de béisbol ya retirado. Fue toda una estrella en su momento, cosechando éxitos, ganándose fans, y créandose fama por su carácter explosivo. En fin, de esos deportistas profesionales que generan polémica pero al mismo tiempo tienen carisma. Una vez retirado, Kiyohara comenzó a aparecer en programas de variedad (principalmente en televisión), por lo que seguía siendo relevante aun después de su partida del mundo del béisbol profesional. Tiene porte y presencia. No pasa desapercibido a donde va.

kiyohara02

Hace un par de días, fue arrestado por uso de anfetaminas. Le encontraron jeringas, pipas, tubos. Parece ser que sí le entraba con ganas. El detalle es que ya había sospechas de que usaba drogas desde que, hace tiempo, un famoso cantante japonés fue arrestado por la misma razón; al parecer, había una conexión entre él y Kiyohara, pero no se habían encontrado suficientes pruebas para proceder en su contra, hasta antier. La policía tenía sospechas, pero al tratarse de una súper estrella, necesitaban estar “200% seguros” de su culpabilidad antes de proceder. Al parecer estuvieron investigándolo durante un buen rato.

kiyohara04

Como era de esperarse, la noticia estalló: todos los medios hablando de Kiyohara, mostrando imágenes y videos de cuando es arrestado y cuando lo llevan a la estación de policía a rendir declaración, mostrando el momento justo cuando su cara en el interior del vehículo puede verse a través de las cámaras, reflejando a un hombre con la cabeza baja, tratando de esquivar la mirada de las decenas (sino cientos) de cámaras que apuntan hacia él. No hubo noticiero, o programa de variedad con espacios informativos, que no hablara del asunto. Obviamente, las primeras planas de los periódicos de deportes y espectáculos tenían escrito 清原 (Kiyohara) con letra tan grande que era imposible que alguien lo dejara de ver.

Hasta aquí parece todo “normal”, en el sentido de que es una persona famosa y que de alguna forma “la regó” y todos están ahí para reportar la noticia. El precio de ser una celebridad (y de que a la gente le guste el chisme y por tanto sea lo que venda). Lo que me parece interesante, o hasta detestable, es lo siguiente:

Los reporteros, ni tardos ni perezosos, se dieron a la tarea de entrevistar a la gente respecto a lo que opinaban sobre la noticia. Las respuestas eran las esperadas: unos no lo podían creer, mientras que otros decían que era una lástima que una persona como él haya caído en las garras de las drogas; algunos otros decían que era una persona respetable. En contraste, algunos foros en internet mostraban opiniones divididas: entre comentarios como los mencionados arriba, y otros que decían que realmente no se les hacía raro o que simplemente no era noticia. Pero obviamente la situación no queda ahí.

Los medios de comunicación se dedicaron a buscar más testimonios e historias de gente que hubiera convivido con Kiyohara. Fueron hasta su tierra natal, y al entrevistar gente las respuestas eran de asombro, pero también de “vergüenza” de que él fuera originario de ese lugar… Luego buscan a profesores que le hayan enseñado cuando era joven, o a compañeros de clase de la prepa, que lo recordaran desde que comenzó en el mundoi del béisbol, para encontrarse con comentarios negativos, de sorpresa y también de vergüenza.

Los mejores comentarios que escuché al respecto fue de la gente que trabajó con él a lo largo de los años: “Sí, hizo mal. Espero que hable con la verdad, y después, que se recupere y vuelva a salir adelante”. Para ser sincero, me sorprendió ver este tipo de declaraciones en medio de todo el circo mediático creado con la situación.

kiyohara03

El punto que quiero mostrar es la diferencia de percepciones con respecto a las drogas y su uso, y de cómo esto se vuelve noticia nacional. Cierto: son famosos, por lo que lo que hagan o dejen de hacer va a generar noticias que a muchos más de los que creemos les importan, pero la forma de prácticamente satanizar lo que hizo es, a mi gusto y al de muchos extranjeros que han opinado al respeto, por demás exagerada.

Japón tiene nula tolerancia ante el uso de drogas. Aunado a los “escándalos” de gente famosa, sé de un par de casos en donde estudiantes de universidad fueron expulsados por haberse comprobado que las usaban. Hace unos 8 años se pusieron “de moda” revisiones en Roppongi en donde la policía te forzaba a hacerte un examen de orina in situ para ver si no habías estado usando drogas, y lo polémico fue que muchos de sus “personas escogidas al azar” eran extranjeros.

Aunque no es la primera vez que sucede, la forma de tratar la noticia solamente me generó una cara de WTF. ¿Qué tienen que ver sus compañeros o profesores en la prepa? Si el tipo no cometió genocidio o cometió un crimen aun mayor, ¿es necesario expresar que se está avergonzado de él a los medios de comunicación? Un cocinero que conoce a Kiyohara desde hace mucho tiempo no pudo contener las lágrimas al enterarse. Se entiende, le tiene cariño, pero hasta ahí.

Extranjeros en reddit mostraron su descontento ante el manejo de la situación, e incluso argumentan que le dan prioridad a este tipo de noticias en vez de asuntos más importantes como lo del TPP, la economía japonesa que nada más no levanta… Al leer eso, me quedé pensando que, de ser cierto, no sería tan diferente de lo que se cuenta que pasa en México (que dicen que esconden sucesos importantes con noticias de chismes, futbol o similares).

Pobre Kiyohara. Ni modo, él sabía a lo se estaba exponiendo. Ahora lo que sigue para él es ver cuál va a ser su sentencia, pero el castigo más grande será el trato que la mayoría de la sociedad le dará una vez que esté libre y se haya disculpado a nivel nacional por “las molestias causadas a los fans y a la población”. Insisto: violó la ley, sí debe ser reprimido, y sobre todo desintoxicarse y llevar tratamiento, pero creo yo que no debería ser tan satanizado. El que sea famoso obviamente no le ayuda, pero esperemos que, después de un tiempo, se recupere.