Shingeki no kyojin (進撃の巨人)

La humanidad está amenazada. Cuenta la historia que hace 107 años la mayoría de los humanos fueron devorados por unos seres a los que les llaman “titanes” debido a su altura, que se calcula entre 10 y 30 metros. Por ello, los humanos restantes se vieron obligados a construir un pueblo rodeado de murallas de 50 metros de alto para protegerse de esos seres… Vivir de forma limitada, encerrados, fue la única forma en la que el hombre pudo encontrar paz.

Eren Jaeger es un chico de 15 años soñador, que ansía que llegue el día en el que podrá ver el mundo fuera de las murallas sin sentirse amenazado por los titanes. Hijo de un médico prodigio que salvó la vida de muchas personas gracias a un antivirus desarrollado para curar un rara enfermedad. Eren tiene sólo una meta: convertirse en soldado para poder salir del pueblo y conocer el mundo exterior, pero la mantiene en secreto para evitar la negativa de sus padres. Y aunque la última vez que los titanes atacaron fue hace más de 100 años, Eren siente que la humanidad no debe de olvidarse de lo sucedido en el pasado, porque en el momento menos pensado se podría recibir un ataque sorpresivo y mucha gente moriría; de hecho, mucha gente comienza a pensar que la milicia es una profesión inútil porque no hacen nada, se la pasan nada más comiendo y bebiendo, y por más cierto que algunos salgan del pueblo a recolectar información sobre los titanes, siempre muere una gran cantidad de los soldados que son enviados a esas misiones, además de vivir gracias a los impuestos del pueblo.

Mikasa es una chica adoptada por la familia de Eren cuando sus padres murieron. Callada y siempre seria, Mikasa es temida hasta por los bravucones del pueblo, aunque el lector no sabe a ciencia cierta por qué. Mikasa sabe el secreto de Eren: entrar a la milicia, pero no lo comparte y termina por revelaron a la familia para tratar de “proteger” a Eren.

Todo transcurre con calma en el pueblo y parece ser un día como cualquier otro, cuando lo que la humanidad más temía sucede: de repente aparece un titán de 50 metros que destruye fácilmente una muralla del pueblo, permitiendo la entradas a los titanes más pequeños, y comienza la masacre: los titanes se comen a los humanos que encuentran a su paso. La gente no tiene más remedio que correr y buscar refugio en una parte más céntrica del pueblo (que también tiene murallas de protección). Eren tiene solamente una preocupación: su madre. Una de las piedras de la muralla que fue destrozada voló hacia el rumbo de su casa y teme que la haya golpeado o destruido. Sus temores se vuelven realidad cuando ve su casa totalmente destruida y a su mamá debajo de los escombros. Afortunadamente la señora sigue con vida, pero está atrapada y ni con la ayuda de Eren y Mikasa les es posible rescatarla. Las situación empeora cuando un titán se aproxima y ve a los 3. La madre pide a Eren que huya y que la deje ahí, porque de lo contrario todos van a morir. El tián se acerca cada vez más, pero a Eren sólo le importa salvar a su madre. Un soldado acude al rescate y piensa que tiene 2 opciones: enfrentarse al titán y defender a los 3 miembros de la familia o hacerle caso a lo que la madre de Eren pide y llevarse a los 2 niños para evitar que muera. El soldado tiene razones para defender y hasta dar su vida por la familia Jaegar, pero el valor nunca le aparece y termina por tomar a los 2 niños y huir. Eren presencia cómo el titán devora a su madre, y es un momento que le cambia la vida.

5 años después, con el 20% menos de población debido al ataque de los titanes y con la gente metida en las capas más céntricas del pueblo, Eren, Mikasa y otros de sus amigos se gradúan con honores de la escuela de milicia. La meta de Eren es clara: contraatacar a los titanes y exterminarlos, que no quede uno solo. La información con se cuenta respecto a ellos es muy poca, y ha costado muchas vidas, y sin embargo Eren planea no rendirse hasta el final… pero justo al siguiente día después de su graduación sucede de nuevo lo más temido por la humanidad: los titanes vuelven a atacar…

Shingeki no kyojin es un manga de Isayama Hajime cuya publicación comenzó en octubre de 2010 en el semanario “Magazine” y todavía no ha terminado. En su corto tiempo de vida ha recibido ya diversos premios, incluido el premio Kodansha manga 2011 en la sección de shonen, y hasta la fecha ha vendido más de 5 millones y medio de volúmenes compilados. La historia es interesante, se siente fresca, y las escenas de acción están, a mi gusto, muy bien ilustradas; además, las escenas donde los titanes se comen a la gente son impactantes, y en poco tiempo llegas a simpatizar con los ideales de Eren. Altamente recomendado por su ambientación.

Notas:
El título podría traducirse literalmente como “el ataque de los titanes”. 進撃 significa atacar, cargar, atacar e ir hacia el frente, mientras que 巨人 es directamente “gigante”.
En inglés, el título original es “Attack on Titans”.