Los años maravillosos – Parte 4.5

Entre todo lo que viví en mi época entre la universidad y mi viaje, es necesario mencionar también un poco sobre cómo viví mi afición a la animación japonesa. He de recordarles que yo no comencé a estudiar japonés por influencia de ella. La afición comenzó después de que hube comenzado a estudiar el idioma por mi cuenta.

Aunque esta semi-parte no es tan larga como las otras, el típico recordatorio para leer estos escritos: preparen palomitas, refresco y pónganse cómodos.