Los años maravillosos – Parte 4

Continúa la serie de escritos sobre mis peripecias antes de llegar a Japón. Como siempre, agarren palomitas, refresco, y pónganse cómodos.

Sin más preámbulos.