Programando a 34 grados

Y no me refiero al ángulo en el que estoy sentado, sino al clima. Añadiendo un índice muy alto de humedad, esto es el infierno en la tierra. Tengo el ventilador a todo lo que da (no quiero usar aire acondicionado para ahorrar $$$), algo de bebidas frías y un soberano dolor de cuello de tanto estar batallando con la computadora.

No he desayunado todavía (3:10 pm), y creo que será buena idea hacerlo ahora, porque tengo que seguir programando, ya que el open campus es en dos semanas y tengo que tener una versión de prueba del sistema lista para ese entonces. Asimismo, la semana que entra tengo que hacer todos los trámites para el examen de ingreso al doctorado que se llevará a cabo a finales de agosto… Se ve que la semana estará pesada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *