Reto

Oficialmente hoy termina mi periodo de prueba en la nueva empresa. Lo verdaderamente divertido comienza a partir del lunes, aunque ya tengo un panorama relativamente claro de lo que tengo que hacer en los próximos meses.

Decidí esperarme a escribir mi experiencia durante este tiempo hasta que este día llegara. Necesitaba tener en claro mi rol y mis obligaciones en el nuevo lugar, pero al mismo tiempo necesitaba que mis nervios se calmaran, porque la realidad es que sí estuve muy nervioso, sobre todo el primer mes. Sé que muchos dirán que es normal, pero en mi caso la cantidad de cosas que traía en la cabeza hacían que todo se agrandara como si no hubiera límites, y me encontré temblando durante varios días.

En general, debo decir que el cambio ha sido radical. Es como volver a estar el mundo después de haber pasado mucho tiempo encerrado en un espacio muy reducido. En nada, pero en nada se parecen las experiencias de trabajar en compañías japonesas en comparación con empresas de capital extranjero… Volver a estar en ambiente así es altamente motivante porque tienes voz y voto desde el principio; cuentas como parte del equipo desde el día 1, y tienes prestaciones y flexibilidad que difícilmente se dan en empresas nacionales. Pero al mismo tiempo, se te exige más desde el primer momento.

Parece mentira que, habiendo trabajado en México y en Estados Unidos, volver a estar en un lugar así en Japón suene como algo irreal. Personas con las que he hablado sobre mi experiencia laboral en este país y que han visto que la cultura de trabajo de aquí definitivamente no es para ellos, quedarán sorprendidos cuando lean o escuchen lo que tengo que decir del nuevo lugar. Con todo, es necesario aclarar que obviamente el lugar no es perfecto, pero lo importante aquí es que uno es parte fundamental del proceso de mejoramiento del mismo.

El nuevo puesto trae consigo nuevos y más desafiantes retos, los cuales, siendo totalmente sincero, no habría podido afrontar cuando recién llegué a Tokio, sobre todo después de las experiencias no tan gratas que tuve en ciertos lugares. Pero ahora sí, el momento llegó, y estos tres meses fueron para mentalizarme de que estoy listo para enfrentar lo que venga. Fueron meses pesados en los que me he tenido que enfrentar a muchos sentimientos negativos, pero la experiencia ha servido para levantarme y “ponerme al tiro”. Mi yo perfeccionista siempre me va a querer convencer de que no estoy 100% listo para algo, pero he aprendido que, aunque es cierto, no es excusa para darle la vuelta a las situaciones que uno se encuentra y que no puede controlar. Además, cada uno de esos retos es increíblemente divertido (y difícil), pero es justo con esos con los que realmente creces en el ámbito profesional.

Es también ahora cuando miras en retrospectiva y te pones a pensar que habría pasado de no haber tomado la decisión de cambiar… Sin entrar en muchos detalles, seguramente estaría haciendo algo relativo a administración de servidores y configuración de herramientas para el proceso de desarrollo… es decir, nada de lo que realmente se supone que tendría que hacer.

El cambio fue para bien. Ahora a concentrar mis esfuerzos para lo que viene.

2 thoughts on “Reto”

  1. ¡Es agradable leerte motivado! Llevo algún tiempo leyendo tu blog, y me doy una idea de lo tan estimulante que puede llegar a ser para ti ahora estar en nuevos aires
    Saludos!

    1. Hola Pascacio.

      ¡Muchas gracias por tu correo y por tus comentarios!

      Sí. Es que la verdad los últimos años en la empresa anterior habían sido muy “estáticos”. Cambiar de aire me hizo bien, y en retrospectiva fue una buena decisión. Lo malo es que en el momento no lo ves y hasta tiemblas de miedo, pero la verdad es mejor aventarse a ver qué sale, lo que le llaman el “salto de fe”.

      ¡Saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.