Tiempo libre… ¿dónde estás?

Ni me había caído el veinte de que ya entramos a la recta final de junio… sabía que no había escrito nada aquí, pero me sorprendió que hubiera ya pasado todo este tiempo desde la última vez.

Escritos a medias, temas en el tintero, sugerencias de los lectores, correos y comentarios sin responder… todo está ahí. Los correos y comentarios ya están respondidos (creo), pero lo demás ahí sigue.

En primavera comencé a tomar un curso en la universidad de Tokio, que aunque es relativamente sencillo porque mucho de eso ya lo estudié, me mandaron del trabajo tanto por el hype de que es en esa universidad, como por una certificación expedida que avala que tomé el curso (y esperemos que diga que sí lo pasé). El punto es que hay mucha práctica y todas las semanas hay tarea. Entonces, el poco tiempo libre que he tenido durante los últimos meses se ha ido principalmente a esas tareas. No es extraño ya quedarme despierto hasta las 2 o 3 am corriendo un experimento, o estar una buena parte del domingo enfrente del monitor tratando de aumentar la precisión de lo que la computadora me regresa. ¿Videojuegos? Solamente a ratos en el tren, y si es que me toca sentarme, pero PS4 no, nada.

Obviamente no es que esté totalmente hasta el cuello de cosas que hacer, pero le doy prioridad a mi familia, y en especial a mi hijo, pues ahora que convivió con la familia de mi esposa por una semana se soltó hablando japonés ya de forma fluída y construyendo frases completas, mientras que de español sigue con frases cortas e incompletas, aunque visiblemente entiende todo lo que le digo y me responde. He notado también que cuando estamos nada más el y yo sin su mamá cerca (digamos, que lo llevé al parque), le da por hablar nada más español e intenta decir más cosas en ese idioma, pero si ve o siente que mi esposa está cerca, se apoya mucho más en japonés. Por tanto, gran parte de mi tiempo libre lo uso para jugar con él, hacer que aprenda más vocabulario y que genere más frases.

Ayer estuve un buen rato jugando a los “monitos”: él fingía que se caía, y yo con una figura de elefante iba a ver si estaba bien y en donde le dolía. Cada vez que fingía caerse decía “¡se cayó!”, y cada vez yo le corregía diciendo “¡me caí!”. Tomó fácil unos 10 intentos hasta que comenzó a decir “¡me caí!” en vez de generar la frase en tercera persona. Es natural que, por la gramática japonesa, intente usar la misma conjugación para todo, pero he notado que poco a poco se está dando cuenta de que en español la forma de decir algo cambia dependiendo del sujeto.

Sí, sé que es una batalla muy difícil al ser solamente yo (auxiliado por libros y YouTube) su única fuente de español, pero no estoy dispuesto a rendirme.

En fin, sigo al pendiente de todo por acá, pero creo que será hasta la segunda semana de julio cuando ya estaré un poco más activo por acá.

10 thoughts on “Tiempo libre… ¿dónde estás?”

  1. Una pregunta sobre las becas que no he encontrado en ninguna parte, en la beca solo cuenta la nota o también cuenta la universidad en La que estudies?
    Yo estoy en una pública y tengo algo menos de nota que un amigo que está en una Universidad privada y es más fácil en mi opinión, el tendría ventaja sobre mi aparte de los exámenes que hay que tomar?
    Se que no tiene mucho que ver con el tema pero no sabía donde preguntar

    1. Y otra cosa que se me olvido preguntar, a la hora de encontrar un trabajo en Japón (si lo encuentras) investigan en que universidad te sacaste el título? Porque en España no se tiene mucho en cuenta, no se en el resto de países?
      La universidad en la que estudiaste influyó para obtener tu puesto de trabajo?

      1. Si te refieres a la universidad de tu país, no.

        Si te refieres a la universidad en la que estudies en Japón, en algunos casos sí. Hay universidades que dan el charolazo con el puro nombre (Universidad de Tokio, Waseda, Keio), pero aunque sí impresionan, es generalmente nada más en los recién egresados.

        En mi caso, no. La universidad en donde estudié no tuvo nada que ver para encontrar trabajo acá.

    2. No te preocupes por lo de que no va en el tema.

      En teoría, no debería importar. Lo que importa es que la institución donde estudias (o estudiaste) te dé las cartas de recomendación que necesitas.

      Como nota, yo soy egresado de universidad pública (Universidad de Guadalajara).

      Saludos.

  2. Es llamativo como tu hijo va desarrollando a la par dos idiomas distintos y además como evalua el contexto para usarlos.

    Me he preguntado si incentivar esta capacidad en los niños ayuda a potenciar el proceso cognitivo a futuro.

    Saludos Manuel.

    1. No soy profesional, pero creo que ayuda porque pone al niño en una posición en donde debe pensar el doble antes de emitir una palabra. Además, es normal que se presenten retrasos en el lenguaje en niños que crecen con 2 o más idiomas nativos, puesto que están procesando más de un lenguaje en el mismo periodo que otros niños se centran nada más en uno; pero una vez que logran adaptarse, se sueltan hablando en los dos. Obviamente no es fácil, y hay que continuar los incentivos para que los niños no pierdan el interés en el otro idioma.

      Saludos.

  3. Hola Manuel!

    He estado leyendo tu blog y es sumamente interesante. Yo soy músico y me han comentado aquí en Xalapa, Ver. Que existen agencias que llevan bandas de música para los resorts o zonas hoteleras allá en Tokyo o Sapporo, Hiroshima, etc.

    La cosa es, tu has llegado a conocer músicos mexicanos por allá? Si es así, realmente les pagan chido o es más ruido que nueces?

    Un abrazo colega (también soy Ing en sistemas, aunque he preferido la música).

    Lalo Sampieri

    1. Hola Lalo.

      ¡Muchas gracias por tu comentario! 🙂

      Respondiendo a tu pregunta, no, lamentablemente no conozco a músicos mexicanos por acá. No dudo que los haya, pero sinceramente no estoy en ésa área y no me ha tocado conocer a nadie de ese ramo.

      Saludos.

  4. Por donde empezar? Ok, ahí va…Soy de Tamazula Jalisco, mi primera migración fue a GDL hace 26 años para estudiar Admon en el CUCEA. De GDL me fui a Austin TX con plan de quedarme 6 meses para estudiar inglés y juntar $ para comprarme un vochito, ya llevo 17 años viviendo ahí y soy maestra de primaria. En este momento estoy esperando mi avión de regreso a Austin en el aeropuerto Narita de Tokyo a donde vine de paseo. He estado leyendo tu blog por las últimas 4 hrs!!! Que orgullo saber que chavos Mexicanos se lanzan cada vez más a conquistar el mundo, y mira que Japón como bien has descrito representa una relación con enormes retos para cualquiera. Mis mejores deseos para ti y tu familia en este enigmático país, donde es mi plan regresar una vez esté semi o totalmente retirada de la vida laboral en gringolandia. Un abrazo y lo mejor para tu familia!

    1. Hola Xóchitl.

      ¡Muchas gracias por tus comentarios!

      Te comprendo a la perfección: mi idea original cuando vine a Japón era terminar la maestría lo más rápido posible y regresarme a México para ejercer y estar con mi novia de ese tiempo. Según yo, estaría aquí nada más por, a lo mucho, 3 años… ajá. Llevo más de 14.

      Je je. Qué bueno que te guste el blog. Últimamente no he tenido mucho tiempo de actualizarlo, pero aquí sigo.

      Saludos, y síguele echando ganas en gringolandia 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *