Grata sorpresa

Aunque sé perfectamente que no es así en todos los casos, me dio gusto encontrarme con que no todo es necesariamente malo con el servicio al cliente fuera de la tierra del sol naciente.

Necesitaba una sim card para mi teléfono para usarla en el tiempo que estaría fuera de Japón. Según había leído, sí era posible conseguirla por acá, nada más había que ir a uno de esos lugares donde te atienden después de mil años, explicar el caso, y salir con tu teléfono ya funcionando. Después de todo, para eso están los teléfonos “sim free”.

Fue un proceso mucho más complicado de lo que parecía. El problema es que ninguno de los que atendían sabían el procedimiento para hacerlo, aun cuando está en sus manuales. Sin embargo, la chica que me atendió, muy bonita por cierto, tuvo paciencia y ganas de aprender, y se la pasó preguntando a compañeros y supervisores hasta que, probando aquí y allá, y aguantando también que yo le dijera que lo que ella me estaba ofreciendo y lo que había visto en un folleto que me habían dado el día anterior era diferente. Gracias a eso, después de como hora y media, salí con 1.5 GB de datos para usarse en hasta 30 días.

¿La red? Lamentablemente no tan buena como me lo imaginaba, pero se puede usar y eso es lo importante.

Miriam Rubio, del centro de atención Telcel en Plaza Forum Tlaquepaque: ¡mil gracias por todo! Me diste una excelente impresión y ejemplo de cómo debe ser el servicio al cliente en México.

Ah, sí. Ando de vacaciones en mi rancho, después de más de 4 años de no hacerlo. Ya luego les contaré los pormenores, pero por lo pronto les comento que, más que viaje de placer, es un viaje para ver a mis papás.