¿Sabías que…? – Parte 17

En alguna ocasión hemos escuchado o leído sobre alguien que se encuentra una gran cantidad de dinero, pero en vez de quedarse con ella, la reporta y la regresa a su dueño, sólo para ser blanco de numerosas críticas (por no usar otras palabras) por tal acto de “idiotez”. Al respecto, el ¿sabías que…? de esta ocasión:

¿Sabías que si se te cae o pierdes dinero en Japón es muy probable que puedas recuperarlo?

Obviamente no funciona en todos los casos, pero son mucho mayores las ocasiones en las que puedes recuperar lo que tiraste/perdiste. Depende hasta cierto punto de la cantidad y el lugar. Por ejemplo, si compras un refresco en una máquina vendedora y se te olvida recoger, digamos, unos 350 yenes de cambio, es probable que la siguiente persona los tome (aunque también se da el caso de que ahí lo dejan hasta que llega el dueño o alguien más lo agarra); pero si hablamos ya de cantidades mayores a 1000 yenes, la situación cambia.

En mi experiencia personal, una vez se me cayeron 3,000 yenes (3 billetes de 1,000) en las arcadias a las que solía asistir en Iizuka. No me di cuenta hasta que llegué a la casa (después de la medianoche). Huelga decir que daba por perdido ese dinero. Pero la siguiente vez que fui, uno de los chavos que usualmente iba a jugar ahí me dijo que se había encontrado dinero y que posiblemente era mío porque estaba cerca de donde estaba sentado; él lo había encontrado y lo había entregado a los encargados del lugar. Me dijo que les preguntara al respecto. Así lo hice, y sin muchas preguntas me entregaron mi dinero.

Ustedes dirán “Bueno, 3,000 yenes no es en realidad tanto), pero hay otra historia cercana que implica una mayor cantidad.

Una mexicana que anda por acá traía dinero para comprarse una bicicleta. 30,000 yenes para ser exactos. Por una cosa o por otra, se le cayó el dinero. Esto fue en Shimokitazawa (下北沢), en Tokio. Estaba muy triste y lo mencionó en Twitter. Al leerlo, Saeko (la esposa de Rigo) y yo, prácticamente al mismo tiempo, le recomendamos que fuera a la estación de policía más cercana, ya que era muy probable que pudiera recuperar su dinero. Le dijimos “esto es Japón”. Creo que con más duda que otra cosa, pero ya sin más que perder, nos hizo caso. Su sorpresa fue grande cuando, después de unas cuantas preguntas, le regresaron su dinero. Alguien lo había encontrado y lo había llevado a ese lugar para que la persona que lo había tirado pudiera tenerlo de vuelta.

Ésa es la idea: si se te pierde algo en Japón, lo primero que hay que hacer es reportarlo con la autoridad más cercana (en la calle, a un policía; en una estación de tren, al encargado, etc.). Tomarán tus datos para avisarte si lo encuentran. Aunque ya de todas formas lo des por perdido, no está de más hacer el reporte, sobre todo en el caso de dinero. Parece mentira, pero en realidad se puede recuperar.

En México (y casi podría decir que en latinoamérica), la idea de “si no es de nadie, es mío” es lo común, lo que todos consideraríamos normal en caso de encontrarnos con (o saber de) una situación similar. Por supuesto que hay personas honestas, y apropiarse de algo encontrado en la calle no es necesariamente un delito, pero lo que menciono al principio de esta entrada es quizá la reacción que la mayoraría esperaríamos en un caso similar. Con todo, sé de 2 casos en México (ya hace mucho tiempo) en donde maletines o bolsas llenas de dinero se dejan olvidadas en taxis, y los choferes las reportaron y pudieron regresarlas a sus dueños.