La diosa del retrete




Aquí vive una diosa



Al leer el título de esta entrada, probablemente más de alguno haya pensado que esto se trata de algo cómico. Yo también lo pensé cuando lo vi por primera vez… y después me di cuenta de que no era así.

Cada país, cada región, cada poblado, tiene sus creencias. Dichos, leyendas urbanas, historias que pasan de generación en generación. Éstas forman parte de la cultura de cada lugar; algunas son usadas para divertir, otras para convencer, otras para reflexionar. Me vienen a la mente la llorona, las leyendas de la casa de los perros en Guadalajara, el famoso “señor del costal” que se lleva a los niños malcriados, el “coco” (¿quién no se asustó con él?), y otros dichos como “si ves un árbol quemarse, significa que hay dinero enterrado cerca y que a ti te toca”. En fin, podría seguirle, pero creo que se entiende el punto.

Parte del sabor que tienen estas historias es el idioma en el que se cuentan. Y aunque es posible traducirlas a otros idiomas para que gente de otros países tengan la oportunidad de conocerlas, hay detalles que sólo se pueden transmitir en el idioma original; por más que se adapten, hay cosas que simplemente no se pueden entender si uno no está dentro del contexto cultural original.

Lo mismo sucede con las canciones: se pueden traducir y adaptar, pero siempre quedan esos pequeños pedazos que, por más que uno le componga para que se entiendan en otro idioma, no se pueden traducir al 100%. Esto no es nada nuevo: sucede en los libros, y en general, en cualquier medio donde se use el lenguaje.

“La diosa del retrete” (トイレの女神様, toire no megami sama) cae justamente en las categorías antes mencionadas. Se puede explicar y traducir qué dice, pero realmente se disfruta y se entiende más si se escucha y se comprende en su idioma natural. ¿Qué tiene de especial?

Primero, se basa en una historia que se les dice a las niñas japonesas acerca de limpiar el baño. Por lo general, siempre es la mujer la que hace el quehacer en casa, pero muchas se niegan a limpiar el retrete. Para convencerlas,o al menos eso quiero creer, se dice que cuanto más lo hagan, más bonitas se van a volver.

La diosa del retrete cuenta la historia de una niña que desde el 3er. año de primaria vivía con su abuela; fue criada por ella, y era muy hacendosa y le gustaba realizar las labores domésticas, pero no le gustaba limpiar el baño. Entonces, la abuela le dice que ahí vive una diosa que es muy bella, y que las niñas que lo limpien se volverán tan bonitas como ella. Por supuesto que la niña cree eso, y desde entonces, sin queja alguna, comenzó a hacer también esa tarea… pero los años pasan, los niños crecen y poco a poco se van separando de la familia; dejaba a la abuela sola, y en los días de descanso prefería pasar el tiempo con el novio.

La chica se va a Tokio a continuar su vida ahí, y a los 2 años, la abuela es hospitalizada. Al llegar al lugar, exclama “¡Abuela, ya vine!” a propósito, como si nada hubiera pasado. La abuela, al verla y escucharla, solamente responde “Bien, pero ya ve a casa” (de una forma muy suave). Al día siguiente, la abuela fallece en el hospital, y la chica cae en una tristeza profunda: aunque la abuela la crió, ella nunca le agradeció nada ni se dio la oportunidad de hacerlo… y aun así la abuela esperó para verla y escucharla antes de partir de este mundo.

Ahora que la chica se ha convertido en esposa, se pregunta si se ha vuelto tan bonita como la diosa del retrete, y de la misma manera, todos los días sin falta deja el baño impecable. Le agradece a la abuela todo lo que le enseñó… y la recuerda todo el tiempo.

Por supuesto que en gustos se rompen géneros, y hay a quienes la historia no les mueva, y están en su derecho 🙂 . A los que sí les llamó la atención, espero que algún día puedan disfrutar de esta canción entendiendo todo en su idioma original. E independientemente de la canción o de la leyenda de la diosa, nunca hay que olvidar lo que la familia, nuestros padres, abuelos y demás, hicieron por nosotros, ni los valores que nos inculcaron, y de ser posible, agradézcanselo en vida, para que puedan disfrutar de la sonrisa que les van a regalar por hacerlo.

Como nota final, la intérprete de la canción es Kana Uemura (植村花菜); dura casi 10 minutos. Sí, no es un error: casi 10 minutos, para que se den su tiempo al momento de ver el video, que dejo a continuación. ¿Que si yo lloré? Sí; al menos se me salieron un par de lágrimas porque ciertas partes de la canción me hicieron recordar y pensar mucho en ciertas personas, algunas que todavía están entre nosotros y algunas que ya son estrellas que nos cuidan desde el cielo.

7 thoughts on “La diosa del retrete”

  1. Si que es una historia muy peculiar, pero esta muy padre. Me gusto, es original y algo emotiva.
    A ver si con esto también me dan ganas de lavar el baño, aunque dudo que una princesa quisiera vivir en mi retrete, jaja.

  2. Tamb me gustó la historia… algún día aprenderé a agradecer mejor XD Supongo que es más difícil cuando los ves todos los días. No dan ganas de cambiar cuando se sigue viendo lo mismo todos los días. Supongo que uno cambia después de descansar de lo mismo, no?

  3. A dios ahora si que esto me parece ya demasiado, todo estaba bien ya sabia que hacian algunas cosas que nos parecian extraño, pero hacerle una musica al baño es demasiado, quiza como historia o leyenda con un proposito esta muy bien, pero hacerla cancion y de 10 minutos ahora si que que mrda. aunque creo que la cancion se centra mas en la abuela esta bien pero eso la musica del baño que jalada, ya lo decidi no voy a japon no voy adaptarme a sus ideas raras para mi y para los que no entendemos o somos intolerantes a ciertas cosas, pense que la diosa del baño era un nuevo baño mejorado en tecnologia o que lo hiciera estar por encima de los retretes comunes, con muchas ventajas, anti-germenes, ahoro de agua, limpieza,que no se tape, etc. ya que como en japon inventan tantas cosas y sus baños son los mas famosos por que algunos calientan, enfrian, bueno ya saben,esa fue mi idea no esto.

  4. Creo que nunca me gustará limpiar el baño, no me importa que la condición sea volverme más bella…prefiero ser fea XD! ..un abrazo Doc!..

    PD: Linda canción y valioso mensaje, gracias por eso!
    PD2: Ya queremos el post de “los años maravillosos parte 4” :p!

    Bonito fin de semana.

  5. Realmente me hiciste recordar muchas cosas en mi vida y reflexionar sobre muchas situaciones y personas muy queridas que estan a mi alrededor y algunas que ya no están. Me gustó mucho la entrada.

    saludos

  6. Bueno yo casi lloro solo leyendo tu explicacion, porque tambien pienso en todas esas cosas que no supe apreciar antes ni agradecer, bueno la cancion no me gusta, mas que una cancion creo que es un cuento cantado o con melodia y letra, creo que lo importante es la historia o cuento en si, con o sin cancion, me gusto mucho,gracias^^

  7. Hola Manuel

    Me encantó la historia y me conmovió bastante. Nunca te había escrito pero me encanta tu blog y también el potcast de mexicanos en Japón. Tengo un buen rato interesada en Japón, su idioma y su cultura y este año apliqué para la beca de MONBUSHO y me seleccionaron. Yo creo que la canción me pegó porque una de las mejores cosas que me ha dado la vida es mi abuela y es una de las cosas que más me va doler dejar cuando me vaya al país del sol naciente.

    Igual es un buen mensaje para la juventud japonesa porque he leído algunos artículos que hablan sobre como la sociedad ha ido relegando a los ancianos. No sé si sea porque yo soy muy fijada en esas cosas pero el año pasado que fui de vacaciones es algo que me llamó mucho la atención. En varias ocasiones vi a viejitas caminando con dificultad o cargando muchas cosas y nunca me tocó ver que alguien les ofreciera ayuda o les cediera el asiento. Incluso me tocó ver como una chavita corría y se le atravesaba a una viejita para ganarle el asiento y las dos veces que tuve la oportunidad de dejarle el lugar a alguien se sorprendían muchísimo y literalmente todooooo el camino me agradecieron inclinando la cabeza.

    En fin si todo sale bien el próximo año estaré dando lata en Japón y espero algún día poder conocerlos. Suerte y muchas gracias por el tiempo que te tomas para compartir tantos detalles interesantes con todos =)

    Luisa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *