Reabriendo los ojos

Dicen que año nuevo, vida nueva. Y aunque siempre he estado en contra de los estereotipos, esta vez, y por pura coincidencia, creo que sí caigo en ése.

Habiendo regresado a Japón después de 2 semanas mágicas en México, mi país me hizo recordar algunas cosas que estaban guardadas en un lugar recóndito de mi mente. Japón me estaba mecanizando sin que yo pudiera percatarme de ello. Es precisamente lo mismo que me pasaba cuando vivía en México: nunca te das cuenta de los problemas serios (o no te importan) mientras estás dentro de él. Japón me estaba acostumbrando a su ritmo de vida, pero afortunada e inconscientemente, mi mente se estaba defendiendo.

Estar en México para pasar navidad y año nuevo después de 6 años de no hacerlo tuvo un efecto interesante en mí: volví a ver la alegría de vivir. Recargué baterías y regresé a Japón con muchas más ganas de hacer las cosas, con muchas incógnitas que debo resolver y con un panorama mucho más claro de lo que sigue en mi vida. El país del sol naciente, como cualquier otro lugar, tiene sus puntos buenos y sus puntos malos, y creo que estaba pasando por alto los malos y me inclinaba más a ver los buenos, que no lo son necesariamente para un extranjero.

Me gusta vivir aquí; me he acostumbrado a la forma en la que la sociedad se maneja; tengo buenos amigos, gente que me ve muy bien y en general no tengo problemas (salvo el de mi vecino de arriba, je). Sin embargo, y como lo he mencionado en varias entradas anteriores, no estoy dispuesto a pagar el precio que Japón exige por esta vida: sacrificar la individualidad. México, mi familia y mis amigos de allá hicieron que se reacomodaran las ideas en mi cabeza, y ahora, aunque difícil, se ve un poco mejor el panorama.

Esto no quiere decir que he decidido irme de Japón. Simplemente me sacudió la cabeza y me hizo acordarme de lo que realmente quiero en la vida, y eso no es precisamente un trabajo donde no me puedo realizar profesionalmente hablando. Cuento los días para regresar esas palabras que me recitaron: “Antes de ser doctor, eres un empleado de esta empresa”. Le quitan a uno las ganas de dar lo mejor de sí, la verdad.

En fin, ha comenzado el año del tigre, el futuro inmediato pinta difícil, pero es necesario para ir al siguiente nivel. Por lo pronto, mañana regreso al trabajo, con todo el dolor de mi corazón.

12 thoughts on “Reabriendo los ojos”

  1. animo mijo!!! la neta no puedo concebir al 100% como te sientes pero si un poquito… ya descubrirás que hacer… pero si como dices te veo como alguien que si se quiere realizar profesionalmente… animo!! saludos desde mexico!!

  2. Ante todo a seguir adelante, si este viaje te hizo reflexionar no creo que te quieras regresar a Mexico ni mucho menos individualizarte en Japon pues ahora no eres ni de aqui ni de alla, simplemente eres tu y parece que sin ver claramente el rumbo ya tienes uno. Saludos.

  3. No vale la pena esforzarse para estar en un lugar en el que no te sientas pleno, supongo todos maduramos y vamos viendo las cosas desde distinta perspectiva a lo largo de nuestra vida, no es lo mismo a los 10 20 30 40 o 80 años… quizas la etapa freak de video juegos-anime-japon-samurais llego a su limite y pensamos en otras cosas… Cualquier freak de aca te dira “nOOO como te vas a ir de japon, yo mataria por estar en tu lugar…”. Al final lo importante siempre es la familia, amigos, el pais… el sentirse querido, aceptado, valorado… quizas no trabajaras en HIgh-tech-japan-thebestcompany pero al menos viviras tu vida. Saludos y te sigo leyendo.

  4. Sin duda ha de ser difícil, lo bueno es saber que si has superado algo grande, sabes que eres capaz de superar casi cualquier cosa del mismo nivel o menor… y así luego seguir caminando hacia delante.

    Que tengas un buen año. Sea como sea, pero aprovechable.

  5. Sempai, que bueno que pasaste las fiestas decembrinas aquí, y lo importante es que seas siempre tu mismo, no lo que los demás quieren que seas. ¡Muchas felicidades, que este año sea mejor que el anterior!

  6. Entiendo esto totalmente. A uno se le olvida de donde es. Despues de 1 mes en CR me siento con muchas baterias. 🙂

  7. Y lo que decis vos es cierto monchoman, uno no es de aqui ni de alla…
    Pero tambien de alguna manera de los dos lugares.

    [quote comment=””][quote comment=”3575″]Ante todo a seguir adelante, si este viaje te hizo reflexionar no creo que te quieras regresar a Mexico ni mucho menos individualizarte en Japon pues ahora no eres ni de aqui ni de alla, simplemente eres tu y parece que sin ver claramente el rumbo ya tienes uno. Saludos.[/quote]
    Entiendo esto totalmente. A uno se le olvida de donde es. Despues de 1 mes en CR me siento con muchas baterias. :)[/quote]

  8. después de haber leído varios de tus post me queda claro algo,una de dos,o no estás a gusto ,o no te gusta tu trabajo actual,saludos y muchas suerte por allá.

  9. hola! manuel ,mi nombre es roxana y vivo en hiroshima desde hace 8anyos estoy casada con japones y siempre buscando x internet amis paisanos asi que te encontre soy tambien de guanatos jalisco espero me puedas escribir saludos …feliz anyo

  10. Hola qué tal Manu!

    Pues así puedas estar en el mejor lugar del mundo, o logrando tu sueño, siempre va a estar de por medio la familia, pues es el pilar del cual no podemos ni debemos hacernos a un lado.
    Ahora que tienes tu vida casi hecha, cabe recalcar que dentro de ti te sientes lleno; has logrado lo que siempre has anhelado y deseas despegar más alto de donde en un principio llegaste. Realmente es difícil, pues estoy seguro que tus papás te habrán dicho que tu hagas tu vida, pues ellos ya la hicieron. Tampoco es factible que tus padres vivieran en Japón, pues estoy seguro que no dejarán a México por nada, pero si puedo decirte que aunque hayas vivído y recordado buenos momentos en México, en un poco tiempo después vas a querer vivirlos nuevamente.
    Lo mejor es vivir de esos recuerdos y por lo pronto pensar en ellos para volverlos a realizar en un futuro.

    Saludos y que estés muy bien!!!

  11. Siempre es bueno no tener cerca las cosas para apreciarlas un poco más, ¿cierto Manuel?. Escucho diariamente lo mal que estamos económica, social y culturalmente, pero casi nadie nos damos cuenta de las muchas bendiciones que tenemos en México y el hermoso país que es. Me dí cuenta de esto durante mi primer visita al país del Sol Naciente. Y aunque Japón sigue siendo uno de mis países preferidos en el mundo, sigo y seguiré diciendo que como México no hay dos!!. Un abrazo y muchas bendiciones hasta Japón :)!.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *