Cómo NO hacer una tesis

Vamos pues hablando de temas que tengo en el tintero.

Desde hace tiempo había escrito que me gustaba decir siempre cómo estaban las cosas, ya fuera bien o mal. Hay quienes me dicen que no debería escribir las malas en el blog porque podrían hundirme en el futuro… Si no puedo expresar lo que siento, creo que tampoco puedo expresar lo que realmente quiero. He aprendido a no quedarme callado, pero también a saber cuándo hablar. Escribí aquí cómo fue mi renuncia del último trabajo que tuve en México, y también he escrito la “atención” que tuvo mi ex-asesor conmigo aquí en mi postgrado. Lo que sigue es como la “segunda parte” de la película.

Hace poco más de un mes estuve en México. Mi objetivo principal era ir a presentar un artículo en una conferencia internacional, y el segundo, aprovechando la visita al país, era ver a mi familia y amigos, puesto que tenía 2 años y medio de no verlos. Cuando se decidió que iría (el momento en el que mi artículo fue aceptado), planeé el viaje pensando en que no me podría quedar un mes completo en mi patria, pero al menos sí quería pasar un par de semanas allá. No serían suficientes para todo lo que quería hacer, pero el simple hecho de ir ya era una ventaja. Esto fue por ahí de agosto.

Hice todo el plan, acomodé fechas, todo con mucho tiempo de anticipación por cualquier cosa que pudiera presentarse. Hablé con mi nuevo asesor sobre el viaje y, con su autorización, hice la reservación del boleto y planeé la estancia en México por 3 semanas: 1 completa para la conferencia, y el resto para estar con mi familia. Sabía que regresaría a Japón para mediados de noviembre. En ese entonces (agosto), ni siquiera me pasaba por la cabeza la idea de poderme graduar a tiempo, porque me hacía falta otra publicación además de la que presentaría en México.

Llegó la fecha y partí a mi destino. Encontré México igual en muchos sentidos, pero muy cambiado en otros. Recordé lo que es el servicio al cliente en latinoamérica, y hasta extrañé el té y la comida japonesa. Dos buenos amigos me ofrecieron hospedaje, uno en la ciudad de México y otro en Guadalajara (el por qué no me quedé con mi familia es otra historia y debe ser contada en otra ocasión… y sí, me gusta mucho Michael Ende, je je). Presenté mi artículo, estuve con los amigos y la familia, me atasqué de tacos, tunas, guayabas, tortillas y tortas ahogadas. En fin, un viaje para recordar. La pasé muy bien.

Regreso a Japón el 18 de noviembre por la noche. El 19 fui a la universidad, y apenas estaba comenzando a sentir el efecto del jetlag, cuando llega la noticia de mi asesor: entregar la tesis de doctorado para el 1 de diciembre. Yo con cara de “oiga, sí me quiero graduar a tiempo, pero no se pase de lanza”. Y no era para menos: aunque sé que es posible graduarte con 2 artículos solamente, también sé que no es fácil y que cono mínimo se recomiendan 3. Por tanto, ni siquiera tenía un borrador, ni había pensado los capítulos, ni nada. Lo único que sabía era que tenía 11 días para escribir una tesis Y AL MISMO TIEMPO sacar el tercer artículo. Sabía que tendría 11 días larguísimos.

El primer día dudé sobre cómo distribuir el tiempo: por la mañana trabajaba en la tesis y por la noche en el artículo, me concentraba en uno a la vez, mejor tiraba la toalla. Esta última opción habría sido la mejor, de no ser porque ya no tendré beca el siguiente año y eso implica que tendría que pagar cada semestre extra en la universidad (hablamos del orden de los 28,000 pesos por semestre, y solamente haciéndola de gíggolo podría pagar… y creo que ni así). El tico me aconsejó hacer la tesis, y tenía razón: en ella de todas formas tendría que escribir lo que pensaba hacer para el artículo, así que este último prácticamente se escribiría solo. El único problema era correr los experimentos y ver los resultados que arrojaban. La idea del artículo ya estaba pensada desde antes de ir a México, y como estuve trabajando un poco allá, eso me ayudó enormemente a minimizar tiempos. Ya tenía más o menos la línea a seguir.

Fueron 11 días de no dormir, y no miento. Mi promedio de sueño era de 2 horas diarias. Asismismo, 2 veces sentí una presión muy fuerte en el pecho; yo sinceramente pensé que me daría un infarto. Me salieron ronchas por todo el cuerpo. No aguantaba la comezón, traía cara de boxeador recién noqueado; tuve que ir al hospital dermatológico. Diagnóstico: urticaria. Causas: se podrían mencionar muchas, pero no hay nada seguro. Lo que es más probable que detonó todo fue la cantidad de estrés que traía. Y como no podía ir a nadar ni tenía tiempo para mí, la pequeña hernia también hacía sentir su presencia.

Por ahí del 28 de noviembre, llegó un correo de mi asesor en donde adjuntaba algunas formas que tenía que llenar para los trámites de la entrega de la tesis; además, mencionaba que tenía que preparar una presentación de 45 minutos sobre la tesis, para la defensa interna. El comité de titulación no se había formado todavía, pero la presentación sería el 4, 5 u 8 de diciembre, dependiendo del tiempo que tuvieran los demás profesores. Era el colmo: yo tenía una tesis que terminar, experimentos que correr, y de pilón, una presentación de 45 minutos que preparar. No soporté más y le envié un correo al asesor donde le explicaba la situación, le informaba de mis avances, y, en japonés formal y de forma decente le decía que no se manchara. Le pedí de favor que mi presentación fuera el 8, así tendría al menos una semana para prepararla, lo cual era tiempo suficiente. Para mi mala suerte, se decidió que sería el 5, a las 5:10 pm.

Llegó el 1 de diciembre, y la tesis no estaba terminada. Me faltaba justamente lo del tercer artículo, así que solo escribí a grosso modo la idea general, y en la parte de los experimentos solo puse que los estaba ejecutando. Mi asesor me recibió la tesis y me dijo que continuara con los experimentos, y como la presentación se había decidido para el 5, el 3 por la tarde quería la tesis completa para que los miembros del comité de titulación tuvieran al menos un día para revisarla y que no vieran mi presentación sin saber nada del tema. Tenía 2 días para hacer todo.

Como quieran y gusten, la idea principal la programé en Java, pero de tan cansado que estaba, lo único que se me ocurrió para hacer los experimentos era hacerlo todo por archivos. Una tanda de casi 500 oraciones me tomaba hasta 20 minutos de ejecución… y ni decir de la revisión de resultados: tardaba un buen rato en sacar las cuentas, y estaba obteniendo valores muy, pero muy bajos. Todo parecía que iba a quedar ahí, que la idea no era buena o que necesitaba desarrollarla más. La esperanza se perdía.

El 4 de diciembre a las 11:15 pm comencé a preparar la presentación. Imagínense que tan cansado estaría que días antes el otro investigador de Bangladesh me pidió de favor que me recostara y durmiera en el laboratorio por 1 hora, que él me despertaba. Solo recuerdo que le hice caso y que me despertó a la hora y media. El pobre hombre me veía con cara de susto. Decidí que lo mejor era trabajar hasta las 4 am, ir a dormir a la casa y regresar alrededor de las 10 a seguirle. Dejé la presentación más o menos a la mitad de lo planeado. Me fui a la casa, y al llegar, caí muerto, no sin antes poner la alarma a las 10 am.

Si la alarma sonó o no la oí, no sé, pero el caso es que cuando desperté eran las 11:30 am. Mi presentación era en 5 horas y no la había terminado, ni mucho menos practicado. Llegué al laboratorio a las 12 pm, y me puse a trabajar a marcha todavía más forzada. Para las 4:30 pm había terminado todas las diapositivas, y era hora de pasar todo a la EeePC para llevarla y dar la presentación con ella. Me sentí morir cuando vi que el template que usé para la presentación (en Impress, de OpenOffice 3) se había dañado, y no lo tenía en la laptop. Obviamente si no era con ese template, el color de la fuente, las animaciones y demás no se verían bien. Me entró el pánico en serio, y lo único que pude hacer fue escoger un template similar, y cambiar el color de la fuente en las partes más importantes. Llegué al salón donde daría la presentación faltando 5 minutos para mi turno, con las diapositivas con un template diferente al original y un mejor resultado de los experimentos de 22% de resultados correctos, usando una técnica más fumada que toda la droga que circula en el mundo. No había vuelta de hoja.

Lo primero que hice fue explicar lo que había sucedido con el template y pedir disculpas por lo feo que se vería la presentación. Los profesores dijeron que no había problema. Conecto el proyecto a la EeePC, uso xrandr para sacar la imagen a él, y la sorpresa es que de repente se me olvidó que usaba DWM y no supe en ese momento que tenía qué hacer para que la presentación se viera de pantalla completa. Los profesores dijeron que así, en modo de edición estaría perfecto; el chiste es que se entendiera lo que quería explicar.

Comencé a hablar, y como siempre, de forma muy rápida. La presentación fue en inglés, y la parte del último artículo tenía que mencionarla al final, y lo más superficialmente posible, porque ese resultado no era para nada satisfactorio. Mi sorpresa fue que, de tan rápido que hablé, al llegar a la última parte vi que tenía todavía 10 minutos. Tuve que mencionar el resultado, por qué me había salido así, lo que creía que estaba mal y cómo podría solucionarlo. A la hora de las preguntas, casi todas se enfocaron precisamente en la última parte, y un profesor se mostraba especialmente escéptico del método realizado y fue quien estuvo haciendo más preguntas. El tiempo se terminó y la decisión de si me dejaban entregar la tesis a la universidad y pasaba a la defensa pública se tomaría en unos cuantos minutos.

Regresé al laboratorio, y como a la hora, llegó el correo del profesor: mi tesis había sido aceptada, pero tenía que terminar el último artículo y mejorar los resultados a mínimo 50% si quería que me la aceptaran. La fecha límite para entregarla a la universidad era el 10 de diciembre. Tenía menos de 5 dias para lograrlo. Era un respiro. Sobra decir que esa noche dormí como 12 horas.

Los siguientes días fueron de igual o peor cantidad de estrés que antes. Las ideas no fluían, los resultados eran malos, no sabía qué hacer. El tico amablemente se ofreció a ayudarme, puesto que una parte de lo que estoy haciendo es su trabajo y ha hecho eso muchísimas veces, y lo que a mí me hubiera tomado todo un día programar, él lo hizo en un par de horas. Automatizó la revisión de resultados y, como debí haberlo hecho al principio, manejaba todo en arreglos en vez de archivos, mejorando la velocidad de 20 a 1 minuto. Comencé a jugar con los parámetros de las funcionas hasta que tuve por fin un resultado de 51%, que con el tiempo mejoró a 61%. Tenía ya el numerito mágico. Solo restaba reescribir ese capítulo en la tesis y entregarla. Lo malo es que era 9 de diciembre por la noche.

Pasé toda la noche escribiendo, haciendo figuras y revisando la tesis.  A las 8 am fui a desayunar al comedor de la universidad, y a las 9 am estaba en la oficina de mi asesor para la última revisión de la tesis antes de la entrega formal a la universidad. Me dijo que todo estaba bien (no leyó nada por supuesto) e hice la entrega. Sobra decir que después me fui a dormir por un buen ratote, porque a las 6:30 pm había un evento en la universidad (de estudiantes extranjeros) y quería asistir.

Tardé una semana en recuperarme de todo: mi patrón de sueño era un desastre y mis intestinos estaban hechos pedazos. Era tanto el estrés que hasta ir al baño lo consideraba una pérdida de tiempo. Por fin pude hacer algo más que ir al laboratorio DESDE QUE LLEGUÉ DE MÉXICO. Tenía todavía cosas sin desempacar. Podía relajarme. Mañana envío el último artículo a ver si me lo aceptan.

Ahora, ¿por qué el título de este escrito? Porque una tesis es un documento muy importante, que toma tiempo en hacerse. Aunque es cierto que en doctarado la tesis toma menos tiempo porque se incluyen los artículos ya publicados (y esos ya están escritos), eso no quita el hecho de que se tiene que planear con mucho tiempo (mínimo 6 meses), que se tiene que discutir con el asesor la lista de capítulos, y que el asesor tiene que revisar cada uno de ellos, corregirte y darte ideas de lo que deberías escribir y lo que deberías quitar. Debe ser tema de discusión en cada encuentro que haya entre uno y el asesor, y éste debe estar conforme con el contenido final, de tal forma que sepa que será aceptable por la universidad y el comité de titulación, y sobre todo, debe estar seguro de que puedes defenderla satisfactoriamente.

Tristemente, la realidad para mí ha sido otra desde los tiempos de mi ex-asesor. Con mi nuevo asesor la situación no ha cambiado gran cosa, y menos porque “él no es bueno en inglés”. En lo personal estoy muy inconforme con mi tesis, y no porque el contenido sea malo o no me guste, sino porque de haber sabido que tenía que entregarla en esas fechas, no habría planeado estar tanto tiempo en México desde un principio y podría haber escrito algo mucho mejor. Lo que hice, o mejor dicho, me vi obligado a hacer, fue por falta de comunicación (yo ni sabía cuándo eran las fechas de entrega) y también por falta de iniciativa por parte mía y de mi asesor. Sin embargo, a mi favor puedo decir que yo sinceramente no pensé que podría graduarme, y por tanto, no estaba informado sobre todos los movimientos necesarios para la graduación ni cuándo se deberían de realizar. Y sin embargo, hubo gente que me atacó diciendo que había dejado todo para el último, que debí haber planeado, bla bla bla.

Dicen que el éxito o fracaso de un doctorado depende mucho del asesor que uno escoja. No hay nada más cierto que eso, y yo lo aprendí a la mala. Pero claro: no puedo generalizar diciendo que “en Japón los doctorados son así”. Lo que sí puedo decir es que sí hay asesores que solamente ven a sus estudiantes una vez cada 6 meses y nada más para saber si siguen vivos o no. Es muy cierto que uno debe salir adelante con, sin o a pesar, del maestro, pero, como mencioné antes, no somos todólogos ni omniscientes. Estamos en una etapa de aprendizaje y necesitamos guía. No pido que hagan las cosas por mí, simplemente una guía. De no tenerla, termina uno a la deriva, con falta de confianza en uno mismo, desmotivado, frustrado y confundido. Un doctorado así puede ser una verdadera pesadilla, así que, si por ahí alguien piensa en hacer un doctorado, dese cuenta los pros y los contras de estudiarlo, por qué se quiere estudiar, y todo lo que el estudio conlleva.

21 thoughts on “Cómo NO hacer una tesis”

  1. Estás muy inspirado el día de hoy 😛

    Pues yo digo que sacaste la casta… yo también he sentido esa sensación de hacer algo que no me deja completamente satisfecho y que sin mbargo me ví forzado a entregar hasta donde pude. Creo que lo importante es que, ante la presión no te doblaste y a pesar de todo lo hiciste. Como tú lo dices, el terminar tu doctorado es símplemente el comienzo de algo mucho más grande y tu proyecto vale la pena seguirlo desarrollando aún después del doctorado, asi que vélo de esa forma, ya tendrás el tiempo para hacerlo como tú quieras al 100%

  2. Hola, no tengo el gusto de conocerte, soy amiga de Francisco, él me hizo el favor de proprcionarme esta liga para que me diera cuenta que no soy anormal jajajaja sabes, en estos momentos me encuentro en casi las mismas circunstancias que tu.

    Bueno el hecho es que no me fluyen las ideas, si mi asesor me pregunta le contesto tooooodo, pero cuando me siento a redactar no puedo, no me sale, no fluyen las palabras, no fluyen las ideas, no fluyen las palabras que te permiten hacer enlaces diferentes e interesantes, me siento horriblemente mal!!! estoy estresada, mi estomago ya no lo aguanto, mis piernas me duelen, he estado bastantes dias sentada ante el monitor sin que me fluyan las ideas, mi asesor me regaña por que quiere que le reporte avances diarios y si escribo media cuartilla diaria se me hace mucho, y sabes que es lo que he hecho, sentarme y ponerme a llorar, se que eso es de gente conformista y derrotada, se que eso no es lo correcto, se que debo poner demi parte, he tomado pastillas para rendir mas, liquidos que te ayudan a darte energias, y cuanta cochinada se me ha puesto enfrente, pero nada resulta, de todas formas hare lo que este de mi parte por sacar esta dichosa tesis, y nisiquiera es tesis en si, tengo el producto realizado, aceptado no solo por alumnos, sino por directivos y autoridades educativas, pues solo falta la explicación que fundamenta mis ideas, estoy furstrada!!! no se como hacerlo!!! solo me presionan, mis papas no creen que sea tan estresante, mi novio me presiona para que lo haga ya, mi asesor me regaña, mi coordinadora me amenaza, mis directivos me traen en la mira, mi tutor solo me dice, animo animo, si no me he vuelto loca es por que dios es grande y me quiere mucho, estoy a punto de reventar y tengo la firme convicción de no dejarme, no se como, no se conque pero si se el por que… Por qué? pues simple y sencillamente porque si fui capaz de redactar ensayos sentada a un costado de la caja de muerto de mi abuelito, s fui capaz de redactar proyectos a un costado de mi tia que fue como mi madre, que estaba agonizando… si fui capaz de seguir caminando despues del accidente donde el coche saió disparado hacia el barrando, si fui capaz de seguir estudiando mientras mamá se debatá entre la vida y la muerte con sus problemas respiratorios, seré capaz de esto y de muchas cosas más, te doy gracias por haber escrito este texto donde me haces ver que no soy yo la única bajo las mismas circunstancias, de verdad me hacia falta expresar lo que siento, perdoname si te enfadé, pero realmente me hacia mucha falta desahogarme sin hacer sentir mal a los mios. Dios te bendiga….

    Yaya : )

  3. ~¿Te vas a casar con una Japonesa 😛 ?~

    … mucho de lo que cuentas creo nos paso a todos, no en un doctorado pero si, en mi caso, en la universidad. Siempre los trabajos no se terminan a tiempo, o magicamente se finalizan justo en el ultimo minuto, y ahi te das cuenta que el computador donde lo ejecutaras le falta tal o cual cosa etc. El estar sin tiempo y recostarse unas horas, ejm. esta estudiando hasta las 6a.m. y levantarse nuevamente a las 7:30a.m.. y que por esas cuestiones de la vida terminas despertando a las 12:30pm cuando ya tenes que salir a la universitad ( y no te explicas como a la gente que le pediste que te de una mano y no te dejara dormir, lo hace … porque son buenos 😛 segun ellos). Lo del asesor-tutor-proyecto tuve la misma sensaciones haces unos meses con mi graduacion. El tutor no se lo veia nunca, y cuando lo veias… te decia que las cosas estaban bien sin siquiera leerlas, no sabia ni que habias hecho… el tribunal otro tema, prepare diapositivas y una exposicion masomenos para que vean el marco teorico del tema, a la hora de la verdad fue algo asi nomas… una pregunta “Que hiciste?” a lo qeu respodi “Mi tesis trata sobre la traduccion automatica estadistica”… a lo que dijeron “Traduce?…Nos mostras lo que hiciste” … “Si, claro. Solo que correr el soft para hacer una prueba tarde aprox 10 min, ya que carga todo a memoria, pero la traduccion es en menos de 1 seg”… a lo que dijeron “No dejalo, te creo que funciona… Felicidades Ing”. Resultado Insatisfaccion garantizada (me hubiese gustado me preguntases algunas cosas para poder explicar minimamente como era el tema).

    La primera linea se debe a tu comentario de “… y sí, me gusta mucho Michael Ende, je je” y wikipedia hizo el resto (en primera instancia pense que te habias vuelto gay… entonces tu flia estaba medio dolida porque quizas querian otra cosa para vos :P).

    Pd. falta que sigas contando hasta el dia de la fecha, creo quedaste en que el 10 tenias la entrega en la universidad… tamos a 30.

    Saludos y Feliz año nuevo.

  4. Me parece increible lo que hiciste, es cierto que pudiste haberlo evitado pero no fue así. Realmente me sorprendió cómo al final lo lograste acercandote de a los limites de lo humanamente posible. Pues desde la comodidad de mi casa en plenas vacaciones t digo muchas felicidades y feliz año nuevo

  5. Jejeje

    No cualquiera sobrevive a lo que hiciste y lo hace bien. Siempre he admirado tu constancia, y esta vez no fue la excepcion

    Ya casi estas ahi, afortunadamente todo va pintando bien!
    🙂

  6. Hiciste un esfuerzo sobrehumano, pero pienso que al menos has aprendido algo más para la colección de recuerdos. Con este post creo que sacaste lo ultimo del estrés que te quedaba.

    Gracias por compartir tu experiencia, la tomaré cuando haga mi tesis. Saludos

  7. @Yaya
    Aunque lo que en este post nos conto Manuel, y que en general le pasa a toda persona responsable :P, no quiere decir que este bien y sea sano. Seria facil decir que no habria que hacerse tantos problemas por estas cosas, y tomarlas con un poco de optimismo (aunque depende la situacion obviamente, no es lo mismo que te hechen de un trabajo y quedes completamente a la deriva con una familia que alimentar y sin posibilidades de conseguir trabajo, a que te qeudes sin trabajo pero puedas mantener un techo y comida)… lo importante es estar vivo :P, si las ideas no salen… tampoco te vas a exprimir el cerebro para que salgan, si estas cansado/a es bueno tomarse un descanso(no digo semanas, ni dias, sino quizas domir un poco o caminar, esto en lo particular me ayuda a pensar y reflexionar, creo que a la hora de escribir una tesis un buscar un proyecto que hacer estas cosas vienen bien… en los sueños tambien vienen ideas 😉 ).

  8. Hola!

    Hace algunos años a mí me pasó algo desagradable y frustrante respecto a mi tesis de Licenciatura. En mi escuela ya casi nadie hacía tesis, por ello nadie la daba la importancia que merece y yo me decidí a hacerla. Al principio quedé de hacerla en equipo con un compañero, nos fijamos una fecha para la entrega de la parte de cada quién. Al llegar a la fecha me dijo “sabes qué, ya mejor la hago por mi cuenta”, entonces me tuve que a trabajar su mitad. Obviamente a mi asesor no le importó y yo quise hacerla como originalmente se había planeado. Estuvo pesado porque era el trabajo para dos. Finalmente la hice, la revisó mi asesor y al cabo de dos meses ni la leyó y me envió con los sinodales. Cada uno me hizo observaciones de forma, que si los títulos iban subrayados, que si doble espacio entre párrafo, etc. Lo peor es que se contradecían entre ellos en cosas así de absurdas. Lo molesto es que despúes de un mes nadie me dijo nada del contenido…ni la leyeron. Luego en la presentación me había preparado para dar un buen discurso como de una hora, un día antes me dijeron que solo tenía 20 minutos. Entonces tuve que resumir bastante. En el día del Examen, los sinodales llegaron tarde y se pusieron en ese momento a hojear la tesis para saber que preguntarme, uno de ellos se estaba durmiendo durante mi exposión….Totalmente frustrante, en fin. A fin de cuentas me gradúe y eso me confirmó la poca importancia que se le da en México a este tipo de temas. A mí me quedó despúes de todo la satisfacción de que logré lo que me propuse.

    Saludos,

  9. Despues de leer todo esto, solo se me ocurrio decir “Viva Costa Rica!” Que buena onda tu amigo, te hizo un enorme favor con esa ayuda crucial que te dio. Siempre es bueno tener gente que te apoye.

    Pues muchas felicidades y ya andaremos atentos a que nos des la buena noticia. Mientras, descansa bastante que te lo ganaste a pulso. Con el tiempo, todas esas cosas desagradables se convierten en una buena anecdota. Lo que si es importante ahora es que le des una checadita a tu salud, come bien, descansa, relajate, juega tus videojuegos hasta hartarte y platica con los cuates.

  10. Hey suerte que encontré este enlace, parece que a muchos nos sucede lo mismo, una de las razones por las que no he entrado a hablajapones es porque he estado preparando la tesis de ingeniería, he pensado mucho hacer el postgrado en japón, he avanzado mucho en inglés, no tanto en japonés pero creo que puedo pasar el nivel 3, ya veré. la cosas es que me pasaron esos corre corre que a ti, casualmente uno logra llegar en la raya, es decir llegas pero accidentado jeje.Sigue adelante amigo, ya has logrado mucho y bueno seguimos en contacto en los foros de hablajapones.

  11. Muchas felicidades Manuel, el terminar una tesis de la forma de que la hiciste, no es una derrota, es un triunfo :), como bien dice ulises, termínala como te hubiera gustado que quedara, y publícala, eres un Docto en tu área, tienes todo para hacerla y que te escuche el mundo :), desarróllala y busca los resultados que deseas. tienes una vida por delante.

    No sé de tesis de doctorado, pero la mia de postgrado, fue más o menos igual, con mas timepo claro, pero alfinal siempre termians a las carreras, el entregarla en la universidad y en el hospital no me preocupaba, sabia qu iba a pasar, pero al presentarla en el congreso internacional era lo compicado, y maxime que mis conclusiones eran que lo que se hace en el mundo esta mal hecho :P, entonces eso es algo que no le gusta a la gente oir :P.

    Son cosas por la que hay que luchar, y te queda la satisfacción de hacerlas, la experiencia, y la inquietud de seguirlas haciendo 🙂

    nuevamente felicitaciones, y recuerda que “lo que no te mata te hace mas fuerte” 🙂

  12. Te admiro hermano, yo estoy es una situacion similar con la maestria, perdi todo un año por la llegada de un material y me arrepiento de no habe actuado antes en el cambio de tema y asesor, me pesa y me desanima ya lo que estoy haciendo, yo tenia muchas ganas y entusiasmo, pero la apatia de la gente de mi tutor, del tecnico.. que se creen superiores y no humanos, me hicieron desmotivarme mucho y ya no quiero seguir, no tengo beca y auqnue hago un esfuerzo por seguir con esta chingadera mi sueño se termino por la mala elección que tuve de un asesor y el lugar…. felicidades por que por lo menos te graduaste.

  13. Hola, sé que este post es muy viejo pero me sentí muy identificado y sólo quisiera desahogarme. Yo estoy en una maestría y siento lo mismo que mencionas en el post, a la deriva, con falta de confianza, desmotivado, frustrado y confundido. Mi asesor nunca lee lo que le mando, quiere que haga análisis de temas que desconozco o que apenas empiezo a tomar los cursos, se olvida de mi y cuando le llevo algún avance, sin leerlo me dice que no llevo nada, en vez de apoyarme se la lleva insinuándome que abandone la maestría, que si quiero cambiarme de asesor, que porque le hago perder su tiempo, etc. El coordinador del programa lo mismo, reprobé una materia hace mucho pero desde entonces él jamás me vio igual, a veces pasa a mi lado y ni me saluda, cree que si no eres de esos alumnos que aprueban todo no vales la pena.

    Mi asesor siempre me dice que nadie hará la tesis por mi pero si yo la estoy haciendo completamente solo, odio que me diga eso. He descuidado ciertas cosas de la tesis como la redacción por tratar de entender a programas nuevos por mi cuenta propia, lo malo es que yo soy muy serio y cuando voy a verlo sólo recibo regaños y simplemente me quedo callado, todo por no tratar de explotar y que me corran de la maestría.

    Ahora, sólo tengo mes y medio para terminar, tengo que realizar los análisis y que estén correctos en ese tiempo, terminar de redactar mi tesis a como sea posible y todo completamente solo, cada cosa que le pregunto a mi asesor es un “tu ya tendrías que saber eso”, estoy cansado de él, sólo quisiera terminar, conseguir un buen trabajo y devolverle toda la ayuda que mis padres me han brindado. Espero conseguirlo. Saludos.

    1. ¡Holas!

      Híjole, ¿qué te puedo decir? Sé exactamente por lo que estás pasando y sé que es muy duro. Lo que te puedo recomendar es:

      – Termina tu tesis a como dé lugar. Sí, es una tarea titánica, pero échale los kilos para que salga.
      – Haz una mega lista de todos los temas que no entiendes y que dice tu asesor que deberías saber, y comienza a estudiarlos uno por uno a tu ritmo. No vas a terminar antes de la tesis, pero tu preparación no se detiene una vez que te gradúas.
      – ¡NO TE RINDAS! Es desgastante y frustrante tratar con un asesor así, pero si tiras la toalla, el perjudicado vas a ser tú. Aplícate para sacar tu maestría y salir de ahí lo más rápido posible. Nunca seas descortés con el profesor, pero no le des crédito si no lo tiene.

      ¡Ánimo! Ya falta poco y podrás salir de todo esto.

      Saludos.

      1. Hola, Manuel:

        Acá ando levantando muertos de nuevo, jajaja. Yo que estoy a punto de empezar, me gustaría saber tu opinión sobre cómo ir planeando las actividades de los semestres. Veo que a nivel de doctorado la norma es que uno como estudiante proponga sus actividades y las plantee al asesor; por mi parte, tengo algunos bosquejos pero me parecen muy escuetos, por lo que tu opinión sería muy buena para saber si voy por buen camino.

        ¡Saludos! 😀

      2. Holas.

        Lo que siempre tienes que tener en claro es lo que quieres lograr con tu investigación: ¿Qué lograrás con ella? ¿Cuáles son sus alcances? ¿Qué es lo que propone como innovador en tu área? Con base en eso, tu asesor te debe guiar respecto a lo que deberías saber, leer o aplicar para llegar a tu meta.

        Planea juntas semanales con tu asesor de ser posible. Si él no puede, tú haz tu plan de actividades para una semana y al final de ésta date tiempo para ver tus avances y reflexionar en lo que pudo haber salido mal.

        No te fuerces en vano. Aunque es cierto que habrá días en los que ni sientas que has trabajado 12 o 14 horas de lo inspirado que estabas, también habrá otros en los que por más que te esfuerces NADA se te ocurre. Programa tus descansos y aprovéchalos para realmente descansar, ya que eso también es parte de tu trabajo.

        El camino es largo y difícil, pero no imposible, y menos lo es cuando ya te propusiste a recorrelo. Échale los kilos, y en cualquier cosa que te pueda apoyar con mi poca experiencia, aquí ando.

        ¡Saludos!

      3. Gracias, Manuel:

        Sin duda, lo de las preguntas que comentas deberán ser el timón. Y en efecto, agregando que todavía no tengo claramente asignado al asesor, me siento como a la deriva, pero como tú dices y me he dado cuenta, esto ya depende de uno.

        Gracias, nuevamente. ¡Saludos!

  14. Estoy en una situacion muy similar, tengo seis dias para hacer mis resultados, no tengo idea de como voy hacer eso.

    1. Jessica:

      Échale todos los kilos. Sé por experiencia propia que es una etapa muy difícil, sobre todo porque además de la presión de los resultados tienes el tiempo encima, y de pilón tienes que escribir todo en la tesis… Serán seguramente noches muy largas, pero haz todo lo posible por terminar y que no quede por ti.

      Mucha suerte. Te lo digo de corazón porque sé por lo que estás pasando.

      1. Aquí estoy de nuevo “Jessica” afortunadamente termine mis resultados y sali bien en mi seminario 2, ahora me queda hacer la última parte de mi tesis, es decir la discusión y conclusión. Lo malo que no pude dar seguimiento a mi tesis desde diciembre por un problema muy grave de salud. Y ahora estoy aquí de nuevo con el mismo problema 20 días para terminar eso y pulir cada paete de la tesis. Lo malo que si no paso este seminario es mi fin. Pero ahora si que la unica culpable soy yo, nadie más, ahora si que a darle todo, ps no hay de otra.
        De verdad Manuel muchas gracias, ps aunque no lo creas tu historia, fue quien en cierta oarte me inspiro para mi anterior seminario y también para este que estoy a unos días de presentar.

        ¿Cómo le haré? Quien sabe, pero la terminare, eso es seguro, asi tenga que estar pegada a la computadora noche y día.
        Gracias.

  15. lo que hiciste es de admirar yo tambien tengo dos semanas para entregar antes de leer esto ciento que es practicamente imposible pero al leerte me dan las fuerzas para seguir adelante y sacar provecho a todas las posibilidades que aun me quedan pues lo tuyo es del doctorado y pudiste Gracias por Compartir tu experiencia espero que te este yendo de lo mejor saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *