Impaciencia

Aunque no hay necesidad de mencionarlo, todos sabemos que cada uno tiene su límite de paciencia. Algunos soportan muy poco, mientras que otros parece que nacieron para estar enojados de cualquier cosa.

Creo que mi límite es realmente grande, pero poco a poco he comenzado a perder la paciencia ante un suceso que se repite día con día en mi laboratorio.

Hay, además de mí, otros 2 estudiantes de doctorado: Uno de Bangladesh y el otro de China. El de Bangladesh, al igual que toda la gente que he conocido de ese país, es una persona de la que se puede aprender mucho como persona, ya que es humilde, servicial, buen padre, trabajador, en fin. Pero el chino… bueno, no sé decir mucho al respecto: No habla, apenas si responde los saludos, y su japonés es todavía no tan bueno como debiera. No hay ningún problema con todo lo anterior. Lo que realmente me molesta es:

1) NUNCA contesta el teléfono, ni hace el intento por hacerlo. Hay veces en que solamente estamos él y yo en el laboratorio, y si yo me voy al cuarto de al lado (al de las computadoras) y el teléfono suena, tengo que ser yo el que deja de hacer las cosas para ir a contestar, porque si no, él no mueve ni un dedo (me consta). Una vez de plano le dije que él también tenía que contestar el teléfono, pero no me respondió.

2) Esto es quizá lo que me ha sacado de quicio: Ahora en verano, es común en todas partes tener el aire acondicionado prendido (que sinceramente hay veces que no se necesita, pero bueno, países diferentes, condiciones climáticas diferentes y cuerpos acostumbrados de forma diferente. Él llega, prende el aire acondicionado, y está CADA 30 SEGUNDOS con la “garraspera” en la garganta, que a ratos se convierte en tos. Es desesperante, más porque lo tengo casi enfrente, y hay veces en que de plano no me puedo concentrar porque está con su tos y su garganta. Ha llegado al punto de ser insoportable. Lo que no me explico es por qué diantres no va al doctor. De menos, al que tenemos en la universidad que no cobra nada. En serio que parece que no tiene sentido común, puesto que no se da cuenta de que es molesto para los demás, ni tampoco que su salud es primero.

¿Cómo decirle que no se manche? Ni idea. Deberían verlo para que se den una idea, de lo, hmm… ¿cómo decirlo?… “niño” que se ve aun con sus 31 años.

¿Será acaso que me he vuelto mucho más gruñón de lo que ya era y estoy exagerando?

Hoy, otro día en el laboratorio, intentando concentrarme en medio de los “cof cof” y los “gagh gagh” de esa persona..

7 thoughts on “Impaciencia”

  1. Que si te has vuelto mas gruñon, pero también me parece una total descortesia de tu compañero.

    No estaria de mas que le hicieras saber al mas mexicano estilo que te esta molestando, digo el es chino, tu mexicano y estan Japón puedes hacerle saber que si vuelve a carraspear cuando estan trabajando que le vas a meter un chile serrano por el gañote. Se me ocurren mucho mas mexicanismos, pero seguro que puedes pensar en uno efectivo sin que se pierda la compostura.

    Ademas por lo que he leido de quienes estan de aquel lado parece que los chinos no son digamoslo en corto muy civilizados hacia los demas…

    En todo caso, hasle saber que te molesta su actitud ;D el sentido común es el menos común de los sentidos!.

  2. y por que no hacer algo parecido que le joda para cuando intente reclamarte pues le dices lo que te encabrona, y si no funciona dile como dijo el chino mexicano ese “copela o cuello” XD

  3. Hola Manuel,

    Perdon, pero me dio mucha risa imaginarme la
    cara que iba a poner el chino cuando le
    dijeras lo del chile serrano jajajaja.

    Hablando mas en serio, debe ser super molesto
    tener un companero de laboratorio asi. Creo
    que a mi tambien me sacaria de quicio. Pero
    ignoralo, como si fuese ruido de fondo, como
    oir las cigarras en verano. Si pudiste con
    Japon, hermano, nada puede contigo.

    Saludos,

    Elga

  4. No te ofendas pero si suenas un poco gruñon ¿y si no contesta el telefono precisamente por su mal japones?? Y lo de la garraspera debe ser desquiciante pero pues no creo que lo haga por molestar.

    Es solo una opinión imparcial. Creo que estas muy estresado, así “suenas”

  5. Bah!.
    Dile, “oye hijo del ahuizotl, ¿pero qué te has creído?!” y le sueltas un gancho al hígado.
    O puedes tocer sobre su desayuno. Jajaja.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *