Por el momento, calma…

Quiero agradecer a las personas que han estado apoyándome en todo el rollo que he traído desde hace poco mas de un mes con la persona R. Sus palabras, sus consejos, todo, absolutamente todo me sirve. De verdad que muchas gracias.

¿Qué ha pasado? Que todavía no sé para dónde va a moverse esto. Como comenté al principio, este caso requerirá de mucha paciencia, y aunque sé que la tengo, la espera esta vez parece como si fuera más larga. Lo que pasa es que con mi primera novia tuve que esperar para el sí aproximadamente 8 meses después de pedirle que anduviéramos, y no me arrepiento de haber esperado. Mucha gente no creía que fuera a aguantar tanto, y escuché muchísimos “busca otra”. Pero, y como comenté antes, fui fiel a lo que mi corazón indicaba y las cosas salieron en general muy bien.

Ahora, con 27 años, una maestría y siendo estudiante de doctorado, cualquiera podría imaginarse que andar con alguien es fácil, pero me da gusto que no lo sea del todo, porque eso indica que te están viendo como realmente eres y no se “deslumbran” por todos los títulos y hazañas que hayas hecho en tu vida hasta ese momento. Incluso, gente normal, a la que no le hecho nada, me tacha de “diva” sin siquiera haber cruzado palabra conmigo… No cabe duda de que nos gustan los estereotipos.

Para sorpresa de muchos, Japón es una sociedad totalmente inclinada a los estereotipos, y esto sinceramente enfada. Cierto es que su sociedad funciona, pero el hecho de estar catalogando a la gente hace que se pierdan oportunidades de oro para conocer a alguien que se sale del “japonés estándar”. Incluso muchas personas, japonesas y no japonesas, entre ellos el inventor del LED azul, el presidente de Nissan, etc., comentan que la gente que está triunfando en Japón en este momento es la que se anima a salir de los estándares que la sociedad impone, sin que se confundan “cultura” y “tradiciones” con “estándares”.

Encontrarse a alguien que no sigue los estereotipos japoneses no es tan difícil como podría pensarse… lo malo es que casi por lo general esa gente ya no está sola, y ahi comienza una historia como la que estoy viviendo, que le puede suceder a cualquiera, creo yo.

Por el momento, calma… Se ha hecho lo que se puede, se sigue intentando (no suelo rendirme tan facil en nada). Ya veremos qué sale de todo esto.

Voy a clase.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *