Luciernagas

La epoca en la que se pueden ver las luciernagas ya comenzo, y ayer por la noche, despues de un largo dia de trabajo en las traducciones antes mencionadas, un grupo de amigos y yo decidimos ir a verlas.

Aunque la idea fue de un amigo marroqui, el no sabia donde se podian ver las luciernagas por aqui cerca, asi que tome las riendas y me lleve al grupo (3 hombres y 2 mujeres) a 2 lugares diferentes.

El primero, relativamente cerca de donde vivo, ofrecia un panorama lindo con el brillo de las luciernagas adornando la oscuridad, pero el segundo fue mucho mejor, ya que, por la cercania con algunos campos de arroz, hacia que, al fondo del rio, un mar de luces se prendieran y apagaran, como si estuvieran siguiendo el ritmo producido por el correr del agua.

Ir a ver las luciernagas puede parecer demasiado simple para muchos. Incluso, creo que para mi hubiera sido muy sin chiste si todavia viviera en Mexico, pero despues de vivir 3 an~os por aca, y en el campo, hace que uno le tome gusto a esas cosas de la vida que, por la vida tan acelerada que a veces llevamos, nos olvidamos de que existen.

Fue un espectaculo bonito, que me hubiera gustado ver en compan~ia de cierta chica en especial… No todo se puede en esta vida.

28 grados, 58% de humedad

4 thoughts on “Luciernagas”

  1. No sé si leas los comentarios en estas entradas antiguas del blog, pero haré como que no lo haces y comentaré con libertad 🙂
    Amo las luciérnagas!! Es como ver pequeñas estrellitas en la tierra, con movimiento y vida :3 me preguntó qué pensaba Dios cuando las hizo xD sabías que las que vemos volar en las noches, solo son los machos? Las hembras no tienen alas, que triste 🙁
    Hablar de luciérnagas me recuerda a las noches en un pueblo de Veracruz, de donde son mis papás: cerca de la casa de mis abuelos maternos hay un estanque al que íbamos por las noches con mi hermana y mis primos para verlas volar sobre el agua… años que no voy~
    En fin, esas pequeñas cosas de la vida son las que nos hacen dar gracias a Dios por todo lo que puso en este mundo para que nosotros lo disfrutáramos n_n

  2. 😀 A mi me encantaría volver a ver luciérnagas.
    En donde yo vivía, cerca del Ajusco, solía haberlas. Pero se extinguieron con la creciente urbanización, esa mancha voraz y gris llamada Ciudad de México que engulle todo a su paso.

    Bueno, ahora ya tengo una excusa más para visitar Japón (Falta no me hacen)

    1. Ni yo tampoco las habría visto de estar en México todavía. En Gdl ni con chochos las ves.
      Ojalá un día tengas la oportunidad. Es un espectáculo increíble.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *