Entrando en nuevo modo

Justamente estoy entrando en modo “flojera”, por no decirle más feo (hueva pues): Estoy jugando a diario Kingdom Hearts II; en el baño me la paso jugando con el PSP, y cuando me siento en la computadora, le dedico un rato a Melty Blood. Se nota que tenía mucho tiempo sin jugar, y es que con todo lo que conlleva hacer una tesis, el estrés que se acumula tiene que salir de alguna manera.

En cuanto al inglés, solo me quedan 2 clases, la de mañana (de hecho hoy… ya debería estar dormido) y la del viernes, y entonces sí, relativamente libre. Y digo “relativamente” porque el sábado tengo ya planes para salir a un parque de diversiones a Kumamoto, lo cual implica que me tengo que levantar muy temprano para poder llegar al aeropuerto a tomar el autobús (de ahí salen); el domingo tengo que asistir a un evento de intercambio cultural en el distrito comercial de la ciudad (porque soy presidente de los estudiantes extranjeros). El lunes tengo que hacer todos los trámites para la entrada al doctorado, y prácticamente el martes es para arreglar maletas (sí, hasta un día antes del viaje). Realmente no me queda mucho tiempo ni siquiera para terminar de limpiar el departamento, que al parecer se va a quedar así.

Respecto a las maletas, casi me agarro del chongo con la monita de la agencia de viajes, porque me alegaba que el límite de equipaje era de 32 Kg, cuando en la página de la aerolínea dice que es de 32 kg por cada maleta, aunque debo reconocer que no de forma muy clara. El panda también me dijo que él entendía que era todo el equipaje, pero habiendo viajado a y desde Japón ya varias veces, se me hacía ilógico, por lo que llamé por teléfono directamente a Delta y pregunté: En efecto, son 2 maletas de hasta 32 Kg. cada una, libres de cualquier pago.



Hoy fue la primera fiesta de despedida a los que se graduaron y se van de la universidad (porque hay otra el lunes… para variar, también tengo que ir). Curiosamente, el número de asistentes fue menor al del año pasado, y sobró comida. Comí como niño de hospicio (considerando que no había comido nada salvo un sandwich antes del trabajo). Tuve que dar un pequeño discurso, y por increíble que parezca, ahora sí la gente estaba poniendo atención (generalmente se la pasan comiendo y platicando).



La vida también tiene cosas preciosas, como la que se muestra en la foto de arriba. Sinceramente, ésta no le hace justicia, pero esta niña china es un amor, y además de todo físicamente es mi tipo… Lástima que me tardé y que tiene novio japonés, pero tengo fe en las terapias que aplico cada que estoy con ella. En esta vida no todo es malo ni todo da flojera, gracias a Dios.

Espero poder escribir antes de mi partida a México. Estando en mi país, también escribiré aquí sobre cómo me va por allá en el mes que estaré.

2 thoughts on “Entrando en nuevo modo”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *