Japón y algunos programas de televisión

Al momento de escribir esto llevo 13 años y medio viviendo de este lado del charco.  Eso es un tercio de mi vida en Japón.

En retrospectiva, mucho me ha pasado por acá, algunas cosas buenas, algunas experiencias malas, pero en general, todo me ha ayudado a crecer. No obstante, no crean que por haber vivido tanto tiempo en el país del sol naciente significa que ya me acostumbré a todo o que todo me agrada; aquellos que han vivido en otro país podrían corroborar cuando digo que por mucho que te adaptes a un país siempre terminas extrañando la patria… y a veces hay cosas o situaciones que se presentan en las que de plano la diferencia cultural se vuelva pesada, extrema, y termina por sacarte de quicio o por desanimarte a seguir en el lugar.

De un tiempo para acá, he notado un aumento en el número de programas de televisión en los que se busca reafirmar lo “glorioso” que es Japón, por qué es muy bueno haber nacido japonés, y las situaciones que se viven en otros lugares (especialmente en países que no son de primer mundo) y que para los japoneses son simplemente “impensables”.

No veo para nada mal enseñar a la gente a querer y admirar a su país, pero de la forma en la que te presentan las cosas por acá, realmente te hacen pensar que no hay mejor lugar para vivir que en Japón, y que todo (o casi todo) lo que hay acá es superior. Si a esto le añaden el poder de los medios de comunicación y de cómo la gente se deja llevar inmediatamente por lo que ésta presenta, tenemos como resultado un sinfín de generalizaciones sobre el extranjero y, en algunos casos, exageraciones de la grandeza nipona. Claro, hay que entender que a fin de cuentas lo que se quiere lograr es atraer espectadores, así que lo que más venda es lo que gana.

El problema es mucho más serio porque:

  • Los productores editan las entrevistas a los extranjeros y los comentarios que estos hacen, dejando solamente las cosas buenas que dicen de Japón.
  • Se crean programas de televisión totalmente arreglados. Es increíble el punto al que llegan con tal de mostrar lo “chido” que es Japón, y lo “malo”  de otros países, o de cómo otros lugares entienden “mal” la cultura japonesa.

A mí me tocó ser entrevistado el año pasado, pero al productor no le gustó la idea de que ya tenía tiempo viviendo en Japón (o sea, no era turista), que hablara japonés sin problema, y que lo que otros extranjeros consideraban como “increíble” me pareciera totalmente X. ¿Resultado? Ni a la segunda pregunta llegamos cuando prácticamente me dijo que no le interesaba.

Hasta Emi dice que esos programas le enfadan porque todo es “qué chido es Japón”, cuando no necesariamente es así.

No se malentienda: hay muchas cosas de este país que me gustan mucho, y en un balance general considero positivo haber venido y vivido todo este tiempo aquí. Es precisamente por eso, y por la razón de que mi hijo es mexicano-japonés, que siento que se debe tener un panorama mucho más general de todo y no encerrarse en una opinión. Japón tiene también problemas y situaciones muy serias, y es necesario que éstas sean tratadas de igual manera, porque no todo es florecitas por acá.

Déjenme ver si puedo ilustrar a qué me refiero.

Continue reading Japón y algunos programas de televisión

La mejor medalla

El fin de semana pasado tuve un par de días muy pesados. Prácticamente no descansé. ¿La razón? Emi se enfermó de repente y estuvo en estado de K.O., lo que significó que yo me tenía que hacer cargo de mi hijo durante todo el tiempo.

Obviamente no me pesa pasar tiempo con mi hijo, pero es muy diferente atenderlo por un rato, jugar con él y entretenerlo, a estar al pendiente de todo: hambre, sed, pañal, juegos, ver que no se acerque a algo peligroso, hacer que duerma la siesta, bañarlo… En fin, sus necesidades básicas.

Todo lo anterior es normal, pero el proceso de aprendizaje de cómo tratar a un bebé es largo y difícil, más cuando no sabes ni qué onda. En mi caso, el año y medio que he pasado con mi hijo ha sido una época de estudio sin parar, lo que conlleva a equivocaciones (a veces leves, a veces más críticas), y al mismo tiempo se une al estrés que traigo del trabajo. ¿Pesado? Mucho, pero ya mencioné que no le hago feo, y me gusta porque me ayuda a pasar más tiempo con él. Y la situación que se presentó fue como el “examen final” para ver si de verdad había aprendido a cuidarlo al 100% o si de plano nada más era fantasía mía.

Mi esposa ilustró el resultado en una imagen:

El distintivo que cuelga de mi pecho en el dibujo (sí, así me dibujó Emi) dice en japonés “立派な育メン” (Rippana Ikumen), que quiere decir “Magnífico padre que actívamente toma parte en la crianza de los niños”.  育メン es una palabra que viene de 育児 (Ikuji, cuidado/crianza de niños) y メン como “men” o “man” en inglés, y al mismo tiempo se creó como paralela a イケメン (Ikemen), que se usa para designar a un hombre guapo.

La verdad es que no saqué 100 en mi examen porque lo que me falló fue dormirlo en la noche (todavía toma pecho), pero todo lo demás fue prueba superada, y debo decir que, aunque es algo que debería ser “lo normal” y que en Japón no lo es porque generalmente todo se le delega a la madre, me llenó de una satisfacción muy grande, que no sentía desde hace mucho tiempo. Sí, he sacrificado gran parte de mi tiempo para dárselo a mi familia (como prueba es la poca actividad que ha tenido este blog en los últimos meses), pero ha valido totalmente la pena.

Para muchos, la medalla más preciada es la de oro. Los atletas y competidores en las diferentes justas entrenan durante mucho tiempo para ser los mejores; todos sueñan con la presea dorada. Para mí este dibujo significa mucho, y representa algo así como una “gran victoria” en esta aventura de ser padre. Todavía me falta mucho por aprender y habrá muchas situaciones que tendré que afrontar y que ni siquiera puedo imaginar ahora, pero sin duda éste es un gran comienzo.

Aprovecho para pedirles un poco de paciencia a todos aquellos que me hacen el favor de leer las loqueras que escribo en este blog. No lo he olvidado, y hay muchos temas que quiero contar aquí, pero ya ven que el tiempo no ayuda mucho. No obstante, ahora en diciembre tengo los típicos escritos de “el kanji del año”, “la palabra o frase más popular en Japón en este año”, entre otros.

Preludio a Final Fantasy XV

kingsglaive

Nuevamente con sentimientos encontrados.

El último Final Fantasy que jugué en forma fue el XIII, y no fue una experiencia tan placentera como los anteriores (el XII se me pasó, pero con el remake del año que entra me pondré al corriente); me parece que quisieron forzar mucho a que te gustara Lightning, pero para mí fue X.

Entra en escena el XV, con como 10 años de estar en desarrollo (ya se la saben: cambió de nombre) y 4 protagonistas que a primera instancia parecen una banda prefabricada de música pop japonesa. Se nota que Square Enix le está metiendo mucho al proyecto, y que si no saca algo realmente majestuoso le puede perder mucho (recordar The Spirits Within). La primera impresión que tuve del juego no fue del todo buena, pero es Final Fantasy, y aunque haya dejado pasar el XIII-2 y el Lightning Returns, el puro título me hace recordar muy buenos momentos.

garnet

¡Oh sí! Garnet y Melodies of Life siempre tendrán un lugar especial en mi corazoncito, y no tanto por el juego o la historia en sí, sino porque lo jugué en una de las etapas más difíciles de la universidad, y me ayudó a salir adelante (especialmente por la letra de la canción).

Kingsglaive es una gran introducción al universo de FFXV y a la trama del juego, pero como película fue muy predecible, y LunaFreya (en japonés es “LunaFrena”) no se me ha hecho, hasta el momento, un personaje memorable. Brotherhood todavía no lo termino de ver completo, pero también es una antesala para lo que viene.

Ayer por fin tuve un poco de tiempo para jugar el último demo, llamado “Judgment Disc”, y me pareció interesante el montón de cosas que hacer y las opciones que tienes en habilidades, así como el ya conocido sistema de batalla. Se me antoja comprar FFXV en cuanto salga, pero me preocupa gastar el dinero y tenerlo ahí, haciendo polvo digital (no compraría el disco, sino que bajaría el juego), porque sé que un FFXV significa invertirle tiempo… pero el final del demo me dejó con ganas de más, y aunado a la última pelea en el Platinum Demo que salió hace ya varios meses, mi lado “fainalfantasiesco” me dice que sí lo compre. Peeero, The Last Guardian sale una semana después… y tengo varios títulos pendientes que que también quiero jugar (no he jugado The Last of Us, no me vayan a crucificar).

Como sea, es bueno tener un poco de tiempo para disfrutar una de las actividades que más me gusta hacer. ¿Retas en SFV? Sí por favor, cuando gusten (y yo tenga tiempo, claro).

Sigo vivo y ocupado

Me pasó otra vez: montón de cosas que hacer en el trabajo, y ni se diga en la casa, y cuando menos recuerdo ya es casi el fin de noviembre y esto sigue sin actualizarse.

No es que no haya hecho nada sobre el blog; tengo 3 escritos a la mitad (cada uno sobre un tema diferente) y he estado respondiendo comentarios y correos en la medida de lo posible. El problema es que no he terminado :/ A las personas a las que les debo respuesta de los comentarios o de algún correo (sea o no con respecto a Japón), les pido un poco de paciencia. Como saben, todos los correos que me llegan y todos los comentarios del blog los leo y respondo, nada más que a veces me tardo.

Después del viaje a México comenzó un proyecto interesante en el trabajo, que lamentablemente se fue al caño por varias circunstancias que pueden o no tener relación con quien lo está dirigiendo, y eso me ha causado una cantidad de estrés impresionante. Digo, no es nuevo que pongan de líder a alguien que ni idea tiene de cómo hacer lo que se tiene que hacer, pero la actitud tiene mucho que ver, porque nadie nace sabiendo y no es pecado ignorar las cosas, pero sí hay problemas cuando dices cosas sin sentido. En fin, cuando llegue el momento les contaré con detalle qué onda al respecto.

En la casa, mi hijo sigue creciendo y creciendo, y con eso también aumenta la energía que tiene, mientras que la mía y la de Emi termina diario no en ceros, sino como en -100. Trae un ritmo imparable, y por más que lo cansemos no podemos hacer que se duerma antes de la medianoche. No cambiaría por nada el tiempo que paso con él, pero sí necesito que se duerma temprano para poder hacer mis cosas también. Las peripecias de ser papá.

En fin, hay mucho que quiero escribir aquí, pero de nuevo será poco a poco en lo que recupero el ritmo, y eso significa literalmente “en lo que encuentro el punto exacto donde hay que darle el karatazo a los niños para que caigan dormidos”.

Saludos a todos, y aquí sigo.

Viajando a México – 4 años después

Había muchas razones para viajar a México después de tanto tiempo, pero hubo 2 en particular que me motivaron a hacerlo aunque la cartera dijera lo contrario: mi familia en México y mi familia de aquí.

La razón era simple: necesitaba ver a mi familia allá y que ellos vieran y conocieran a mi familia acá, en especial a mi hijo, pues a mi ahora esposa la conocen desde la primera vez que la llevé a México, hace casi 7 años… ¡vaya que pasa el tiempo muy rápido! Obviamente hay razones de más peso y de mayor profundidad, pero no vienen al caso en este momento, por lo que las omitiré.

El viaje además sería perfecto para que mi esposa ahora sí experimentara México de forma más “completa”, ya que la vez pasada sí fue de pisa y corre. Ciertamente esta vez tampoco fue una estadía muy larga, pero al menos fue un poco más que la anterior, y como ahora sí nos quedaríamos todo el tiempo en casa de mis padres, tendría la oportunidad de convivir y conocer a mi familia y nuestras costumbres y tradiciones.

Dicho lo anterior, permítanme expresar mis totales y absolutos respetos a quienes viajan en avión con niños de entre 1 y 4 años de edad, en especial a aquellos que recorren grandes distancias en el aire. No importa cuánto te prepares (material y emocionalmente), nunca estarás del todo listo para afrontar la situación. Compré juguetes, cositas para entretener al niño, bajé 100  de sus videos favoritos de Youtube a mi teléfono para poder apaciguarlo en caso de ser necesario; nos aseguramos de tener suficiente de sus botanas favoritas (churritos de camarón y galletas sabor verduras); más pañales de los que humanamente pudiéramos haber pensado llevar en el avión; cambios de ropa; etc. Y es que hay que ver que mantener  entretenido a un niño de esa edad por espacio de 13 horas en un espacio muy reducido es realmente una hazaña que debería registrarse como heroica.  Y ni hablemos del equipaje registrado: 2 mega maletas llenas de ropa y accesorios para él. ¿Mi ropa? Cupo en una mini maleta extra que llevamos, y la de mi esposa igual.

No los aburriré con detalles sobre cómo sobrevivimos el vuelo de Tokio a Houston, pero aunque parezca increíble, el vuelo que nos conectó a Guadalajara fue mucho más pesado, comenzando porque, como buenos mexicanos, no había realmente una fila para subirse en el avión, sino que era algo estilo “métase el que pueda”, hasta que los de la aerolínea pusieron algo de orden. Todavía no llegaba a México y ya me sentía en casa…

Continue reading Viajando a México – 4 años después

Grata sorpresa

Aunque sé perfectamente que no es así en todos los casos, me dio gusto encontrarme con que no todo es necesariamente malo con el servicio al cliente fuera de la tierra del sol naciente.

Necesitaba una sim card para mi teléfono para usarla en el tiempo que estaría fuera de Japón. Según había leído, sí era posible conseguirla por acá, nada más había que ir a uno de esos lugares donde te atienden después de mil años, explicar el caso, y salir con tu teléfono ya funcionando. Después de todo, para eso están los teléfonos “sim free”.

Fue un proceso mucho más complicado de lo que parecía. El problema es que ninguno de los que atendían sabían el procedimiento para hacerlo, aun cuando está en sus manuales. Sin embargo, la chica que me atendió, muy bonita por cierto, tuvo paciencia y ganas de aprender, y se la pasó preguntando a compañeros y supervisores hasta que, probando aquí y allá, y aguantando también que yo le dijera que lo que ella me estaba ofreciendo y lo que había visto en un folleto que me habían dado el día anterior era diferente. Gracias a eso, después de como hora y media, salí con 1.5 GB de datos para usarse en hasta 30 días.

¿La red? Lamentablemente no tan buena como me lo imaginaba, pero se puede usar y eso es lo importante.

Miriam Rubio, del centro de atención Telcel en Plaza Forum Tlaquepaque: ¡mil gracias por todo! Me diste una excelente impresión y ejemplo de cómo debe ser el servicio al cliente en México.

Ah, sí. Ando de vacaciones en mi rancho, después de más de 4 años de no hacerlo. Ya luego les contaré los pormenores, pero por lo pronto les comento que, más que viaje de placer, es un viaje para ver a mis papás.

Saludar

Desde pequeños nos enseñan a saludar, y se nos recuerda que es una acción casi casi obligatoria cuando llegas a algún lugar, cuando te encuentras con alguien, conocido, etc. Es cortesía simple, pero muy efectiva; por tanto, estamos tan acostumbrados a saludar y ser saludados, que cuando alguien no lo hace inmediatamente resalta de los demás, y puede cambiar el trato que se recibe de otros.

Saludar no cuesta nada. Son a lo mucho 3 palabras: desde un simple “¡hola!” hasta algo como “¡muy buenos días!”. No es que se nos vaya a ir el aliento si lo hacemos.

En Japón, esa cortesía (y hasta podría decir “educación”) también existe. Desde pequeños se les enseña a los niños a decir “hola” y “adiós”, y poco a poco se van introduciendo otros saludos y expresiones similares (como “itadakimasu” y “gochisou sama deshita” al comenzar y terminar de comer respectivamente), y también se reprende a los niños que omiten el saludo por alguna razón. En resumen, no cambia mucho con lo que nos enseñan en México (y casi seguro puedo decir que en muchos otros países es similar).

Como mencioné arriba, saludar es tan  que suena raro cuando alguien no lo hace. Pero en Japón, hay gente que omite el saludo de manera normal, y en algunas ocasiones hasta es aceptado (aunque sea de dientes para afuera).

¿Quieren que algo me ponga de malas? Que alguien omita un saludo en donde a ojos vistas es necesario y esperado es una de las razones que pueden llegar a hacerlo. Pero no crean que me refiero a que a alguien se le olvide saludar porque está ocupado, distraído, o alguna otra razón que demuestre que no es deliberada la omisión (porque a mí me pasa seguido que ando “en la lela” y de repente no saludo o no me doy cuenta), sino a las veces en las que alguien, por voluntad propia, simplemente no saluda.

He tenido algunas experiencias amargas al respecto, específicamente en algunos de los lugares en los que he trabajado de este lado del mundo.

Continue reading Saludar

¡Eso es Japón! vs ¡Eso no es Japón!

A ver. Antes de publicar cualquier otra cosa, quería comentar al respecto de esto que el mundo vio hace unos días y que, en general, fue bien recibido:

En la ceremonia de clausura de los juegos olímpicos de Rio de Janeiro, Japón hizo la presentación de Tokio como pŕoxima sede de la justa veraniega. Esto causó furor en mucha, pero mucha gente alrededor del mundo porque mostró, en cierta medida, la parte que generalmente el mundo ve y percibe de Japón: cultura pop.

  • Tsubasa y Misaki ✔
  • Doraemon ✔
  • Mario ✔
  • 椎名林檎 (Shiina Ringo) ✔
  • Pacman ✔
  • Hello Kitty ✔

Y un montón de detalles que la gente ha encontrado.

Como en todo, salieron las exageraciones por los dos lados:

  1. Que si lo presentado era totalmente la cultura pop japonesa y que todo es súper chido y Japón es perfecto.
  2. Que eso no es Japón y terminará dañando su imagen. Incluso algunos hablaron de “falta de respeto de Japón hacia sí mismo”…

Algunos comentarios incluso se atrevieron a decir que Japón ya tiene todo preparado para el 2020, salvo algunos pequeños detalles. Cierto: mucha infraestructura ya está ahí y hay muchos planes, pero no están todavía preparados, y han surgido problemas relativamente serios con respecto a las olimpiadas.

Ignoremos, por el momento, el hecho de que Katsuhiro Otomo, en su obra Akira, “predijo” hace unos 30 años que Tokio sería la sede en el 2020, porque sabemos cómo terminó todo y no queremos que eso suceda.

akiraolympicstadium

El caso es: ni muy muy, ni tan tan. Sí: Japón es mucho, pero mucho más que anime, videojuegos, y cultura pop, pero el hecho de que hayan usado partes de eso en un evento como el descrito arriba indica que Japón sabe a qué le está tirando y entiende (o trata de entender) la visión que el extranjero tiene de él. A eso le tiró, y le salió, por la sencilla razón de que, en efecto, mucho del Japón contemporáneo se percibe con esa imagen.

Los mismos japoneses describen a su país ya no como el lugar del “wabisabi“, sino del “wabisabi moe“, porque, aunque la gente siga “odiando” a los otaku, es innegable que eso mueve mucho dinero, y que muchos extranjeros vienen a Japón enganchados por algo referente a esa cultura pop.

SailorSaturn

Mario es también un personaje bastante conocido alrededor del mundo, y por ende con mucha presencia. Independientemente si Nintendo pagó o le pegaron por usar a Mario ahí, es un representante excelente precisamente porque el público sabe quién es y qué hace, y la música al final de la presentación le dio el toque que muchos fans no sabían que querían pero enloquecieron de todas formas.

A lo largo de los años, en este blog he hecho el esfuerzo (mínimo, cierto, pero espero que cuente) sobre lo que es y no es Japón, y aunque trato de mostrar muchas de las facetas que normalmente la gente no ve, no conoce y ni necesita conocer, la realidad es que la mayoría de la gente que vendrá a Tokio en 2020 viene, además de a ver las competencias de los juegos olímpicos, a encontrarse con el mundo que se han imaginado durante mucho tiempo y que el mismo Japón usa para mostrarse al extranjero (vean el caso de Kyary Pamyu Pamyu y la serie de conciertos internacionales que tiene… cuando aquí solo atrapa a gente muy joven y la gente mayor ni la fuma). Japón no se iba a mostrar como algo 100% tradicional, estilo “solo karate” o “samurai y ninja por todos lados”, porque, aunque eso es parte de ello, no es lo que va atraer más gente, y a poca gente en el extranjero le interesaría ver si alguien estilo Sakamoto Ryoma está en los promocionales, pósters o comerciales de Tokio 2020.

pabellondeorokyoto

Como mencioné arriba: sí, Japón es mucho más que cultura pop, y sí, creo fervientemente que hay mucho más que ver por acá que el Gundam de Odaiba, las “maid” en Akihabara, las arcadias de 6 pisos, las películas de anime en el cine… pero eso, para bien o para mal, también es parte del país, y es una que atrae a mucha gente fuera de él. Entonces, ¿cuál problema?

  • Si ustedes vienen nada más a ver los juegos olímpicos: perfecto.
  • Si ustedes vienen también para ir a una maid café y a cantar en el karaoke canciones de anime y estar en Akihabara todo el tiempo: perfecto.
  • Si ustedes vienen también para ir a los templos y conocer algo de la historia y tradición japonesa fuera de las olimpiadas: perfecto.

A riesgo de que Édgar, de WorldMeetsJapan, venga y me diga que quite lo siguiente porque no es información fidedigna, revisen lo que es el movimiento “Cool Japan“. Édgar les puede hablar muy detalladamente al respecto y ponerlos al corriente, pero sería bueno que conocieran de qué va eso.

Faltan 4 años para Tokio 2020. Es hora de comenzar a ahorrar. El evento, aun con sus dificultades técnicas, pinta para estar de lujo, así que es su oportunidad de por fin visitar Japón, y aprovechar para pasar a saludarme y traerme algo de comida y dulces 😀

Por cierto, sí estoy considerando seriamente lo de ser guía de turistas y traductor oficial por acá durante ese tiempo, si es que todavía estoy en Japón. Me pregunto si alguna televisora consideraría contratarme…

Shin Gojira – La nueva película de Godzilla

Hasta me parece increíble poder escribir respecto a una película que no tiene ni una semana de haber salido. Antes de convertirme en papá iba a ver las películas casi casi el día de su estreno, y Emi me reclamaba de que íbamos mucho al cine. ¿Ahora? Ya se saben la respuesta.

El caso es que vi la nueva película de Godzilla, y quiero comentar al respecto. Hay spoilers, sí, pero nada que arruine la experiencia. Después de todo, los que la van a ver ya saben a lo que van.

Continue reading Shin Gojira – La nueva película de Godzilla

¿Sabías que…? – Parte 26

Esto es algo que noté desde los primeros meses que estuve en Japón, pero después se convirtió en algo tan común (de ver, porque yo no me abstengo) que se me había pasado comentarlo por acá.

¿Quién se come el último pedazo?

¿Sabías que los japoneses siempre se abstienen de comer la última pieza (o la última porción) ?

Según tengo entendido, esto no es exclusivo de Japón, sino que es un patrón común en varias partes de Asia.

Hasta donde sé, la razón por la que nadie quiere tomar la última porción de algo es porque sencillamente les importa mucho lo que los demás piensen de ellos. En concreto, comerse la última pieza se puede considerar como que la persona que lo hizo solamente pensaba en comer, o bien que es una persona avariciosa. Y justamente cuando queda una pieza comienza el diálogo de a quién lo van a ceder (noten que no es “quién se lo quiere comer”). Generalmente hay que insistir mucho antes de que alguien junte el valor necesario para tomarla, no sin antes haber intercambiado frases como las siguientes:

  • Que se lo coma fulanito porque él es joven y puede comer mucho.
  • Que se lo coma sutanito porque no comió bien durante el día.
  • “¡Ándele jefe! ¡Vaya por la última pieza!”
  • “Sempai, por favor”
  • “No no. Hay que cederle la pieza al nuevo”.
  • “¡Pero estoy muy lleno y ya no puedo comer nada!”

En muchas ocasiones me tocó ver cómo la última pieza siempre se quedaba ahí, y lo consideraba como un desperdicio. Después de un tiempo, cuando alguien comenzaba con eso, yo levantaba la mano y la tomaba, usando mi poder especial de ser extranjero.

Si alguna vez tienen oportunidad de vivir esto, esperen un poco antes de ofrecerse como voluntario para tomar la última porción. Lejos de tomarlo como burla, es un aspecto interesante de la cultura puesto que, al menos con base en lo que aprendí en México, es algo que no se da en la nuestra.

 

La vida de un mexicano en el país del sol naciente.