Sequía

Sin temor a equivocarme, creo que éste es el periodo de tiempo más largo que he pasado sin escribir aquí. La diferencia con las veces anteriores es, además del tiempo, el hecho de que lo tenía previsto; sabía que las cosas se iban a poner pesadas desde principios de año, pero debo reconocer que ni yo esperaba que fueran así.

¿Qué pasó?

Por principio de cuentas, tuve una situación de salud delicada en casa. No yo, sino mi esposa. Todo pasó muy rápido. Hubo que tomar medidas un poco más “avanzadas”, pero a fin de cuentas todo salió bien.

Por lo anterior, también tuve la visita de mi suegra durante un par de meses. Y aunque no fue por paseo o recreación, sí debo decir que es una enorme ayuda tener a alguien que ayude con mi hijo cuando hay que concentrarse en otros detalles que, en su momento, requieren de toda la atención que se les pueda dar. La presencia de alguien de la familia fue, en pocas palabras, un respiro entre tanto que se tenía uno que mover y de las precauciones que se debían tomar.  No obstante, obviamente tenía que pasar tiempo con mi hijo; lo disfruto al máximo, siempre lo he dicho, pero durante este tiempo sí fue un poco maś dificil y estresante.

Además, todo lo antes mencionado se juntó con mi actividad de cambio de trabajo. En efecto: estuve en entrevistas desde noviembre del año pasado; entre proyectos, discusiones y nerviosismo por ver si podría obtener el puesto (y al mismo tiempo un aumento de ingresos totalmente necesario), al final la empresa si decidió contratarme. Esto lo detallaré en otro escrito, que espero que no pase tanto tiempo para que vea la luz.

Por más que quería escribir en el blog, sencillamante el tiempo no me lo permitía. Tenía algunos momentos libres, cierto, pero no eran los suficientes para sentarme y dejar que las palabras fluyeran, ni tampoco estaba en la mejor situación para sentirme insipirado, o mejor dicho, con ganas. Publicar artículos aquí es una actividad que disfruto mucho, pero también ya ha referido con anterioridad que un escrito toma tiempo; a veces nada maś tengo la idea en el cuaderno, a veces tengo anotaciones de algo que no quiero que se me pase escribir, y a veces un tema me toma meses porque tengo que leer o investigar algo y luego plasmarlo de tal forma que quede conforme con la redacción (miento… nunca quedo conforme).

Lo que más me dolió respecto al blog durante este tiempo fue que una vez escribí mucho, muchísimo, para publicarlo, y sin embargo tuve un lapsus brutus y lo borré… Mi memoria me decía que lo había dejado guardado en algún servicio en la nube, pero no era así. Era un escrito detallado sobre mi primera transición laboral de este lado del mundo. Lo voy a publicar, solamente que tengo que volver a escribirlo todo desde el principio.

Sí he estado al pendiente de los comentarios y los he estado respondiendo. No obstante, si alguno se me pasó, háganmelo saber. Siempre contesto todo lo que me preguntan, pero con tantas cosas que traía en la cabeza, no me sorprendería que algo se me haya pasado.

¿Qué sigue ahora?

Primero, mi vida va a cambiar mucho a partir de abril. Seguiré en Japón, y ahora sí parece que a mediano o largo plazo. Mi hijo está por entrar al kínder, y al menos en lo que a eso respecta, no me pienso mover de aquí en los 3 años que cursará ahí. Luego, mi cambio de trabajo, del cual estoy con una mezcla rarísima de sentimientos: hay días en los que siento que me va a ir bien y que voy a poder con todo, pero hay otros en los que me paso todo el día con miedo e incertidumbre de si realmente voy a poder, y la “bonita” presión de que si fallo, nos quedamos en la calle.

Puede sonar tonto, pero ese miedo realmente existe. Tampoco es la primera vez que lo siento: cuando me cambié al trabajo que estoy a punto de dejar, estaba igual; no en la misma magnitud, pero sí era la misma mezcla de sentimientos y pensamientos. Siempre me han gustado los retos, pero desde que me convertí en padre, le “entro” con más “precaución” a las cosas porque mi hijo depende 100% de mí (mi esposa también, pero ella puede trabajar) y eso se traduce en miedo, y al mismo tiempo en apoyo mental (tengo miedo de fallar, pero no puedo fallarle a mi familia). Y eso muestra otra faceta de mi personalidad: tiendo a exigirme mucho, muchísimo, y nunca estoy a gusto con lo que hago. He mencionado antes que aprendí a detenerme, voltear y ver el camino que he recorrido, y lo he hecho. Ayuda muchísimo a tranquilizarme, pero también me quedo con la idea de que ya es pasado, y de que eso fue lo que me puso en ese momento, así que solamente hay que ver para adelante y entrarle al toro por los cuernos.

El ritmo de vida va a cambiar también: con mi hijo yéndose muy temprano a la escuela y yo entrando a trabajar mucho más temprano que antes, los horarios se van a recorrer. Por lo tanto, tengo que tomar decisiones sobre a qué hora puedo hacer qué cosa, especialmente porque el tiempo que podré pasar con mi hijo se verá reducido, y eso es lo que quiero maximizar a como dé lugar.

El blog claro que sigue. No esta abandonado ni mucho menos, sino que simplemente hay situaciones que requieren una prioridad mayor que la que éste pueda tener. He seguido respondiendo correos a quienes me escriben directamente y he pasado tiempo respondiendo comentarios; ahora nada más me falta comenzar a escribir de nuevo en forma.

Agradezco mucho a las personas que pasan por aquí y se toman el tiempo de leer lo que a lo largo de casi 15 años he dejado plasmado. Ya casi cumplo 16 años de haber llegado a Japón, y volver a leer artículos que escribí hace 5, 10, 12 años es como un portal que me permite ver y recordar qué estaba haciendo y pensando en esas épocas… Lo que me recuerda que a lo mejor ya estoy senil 😛

Aquí sigo, con menos tiempo y menos pelo (no es broma), pero viviendo, disfrutando y criticando a una sociedad que se convirtió en mi segundo hogar… aunque no hay nada, NADA, que supere unos tacos al pastor de algún puesto (entre maś perros, mejor) y unas buenas tortas ahogadas.

13 Replies to “Sequía”

  1. Excelente manuel, te deseo lo mejor para ti y tu familia.

    Disfruto mucho leer tu blog, espero cuando regreses a mexico pueda conocerte en persona.

    Saludos desde colima.

    1. Muchas gracias por tu comentario 🙂

      Sip. Sería un placer. Ahora nada más ver cuándo puedo regresar, porque con la nueva chamba y el hecho de que mi hijo ya paga pasaje no creas que es tan fácil ($$$)

      Saludos.

  2. Me sorprende un poco que digas que seguirás allá “ahora sí parece que a mediano o largo plazo”… digo porque 16 años a mí ya se me hace mucho 😛
    ¡Saludos! Ya tengo tiempo leyendo tu blog pero la verdad no recuerdo si he comentado antes (tal vez una o dos veces pero como no lo acostumbro, no me acuerdo)

    1. Muchas gracias por tu comentario 🙂

      Sí. 16 años es una vida, je je. Nunca me habría imaginado que seguiría en Japón 10 años después de haberme graduado, pero digamos que las cosas se van dando durante la marcha.

      Menciono lo de “a mediano o largo plazo” porque de momento (en un espacio de 3-5 años) no me pienso mover de aquí, y para cuando haya pasado ese periodo de tiempo seguramente ya tendré que tener la respuesta definitiva de dónde me voy a quedar. Un poco tarde, sí, pero tendré que hacerlo.

      Saludos.

  3. mucha suerte en tu nuevo trabajo y los lectores habituales estaremos esperando siempre algo nuevo y rayos 16 años de aventuras, yo apenas llegue a este blog hace 2 años si no mal recuerdo.

    1. Hola Noé.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Sí. Hay muchas aventuras que contar todavía, y las que van saliendo. Estos primeros 3 meses del año fueron muy difíciles y llenos de retos grandes, pero por fin veo la luz al final del túnel. No pude sacar los tres escritos que tenía planeados (apenas salió uno), pero el blog sigue vivo.

      Saludos.

      1. con un escrito es mas que suficiente,lo bueno es que ya va pasando lo peor de la tormenta, muchas gracias por mantener el blog.

  4. Que bueno que estás de regreso, te leo desde 2008, aunque últimamente por el trabajo ya casi no leo nada en los pocos blogs que quedan, como ves, ya van un par de semanas que lo escribirte, mucho éxito en tu nueva etapa y como siempre un placer deleitarse con tus escritos 😀

    1. Hola José.

      Muchas gracias por tu comentario 🙂

      Sí. Tuve que andar ausente unos meses, pero ya estoy de regreso… aunque con la nueva chamba también voy a tardar un rato en escribir mientras me acostumbro a ella y a su ritmo de trabajo.

      Saludos.

  5. Ya se extrañaba tus escritos Manuel.

    Suerte en esta nueva etapa de transición laboral y que todo salga de la mejor manera.

    Acá estaremos al pendiente de tus nuevas publicaciones.

    Y gracias a ti, todo lo plasmado en este blog es una ventana a un mundo increíble, si increíble que he tenido la fortuna de leer y releer desde hace muchos años.

    Saludos 🙂

    1. ¡Holas!

      Muchas gracias por tu comentario.

      Sí. Ya había previsto que los primeros 3 meses de este año iban a estar bien pesados, así que en ese sentido todo salió como estaba planeado. Sin embargo, sí fue mucho más pesado de lo que imaginé.

      Gracias por tus buenos deseos. Poco a poco me estoy acostumbrando al nuevo trabajo, pero trae consigo un buen de retos bastante difíciles. Voy a crecer mucho profesionalmente ahí.

      De verdad que gracias por lo que comentas. Siempre menciono que me da gusto que lo que escribo aquí le sea de utilidad a los demás, pero me da todavía más gusto que haya gente que me lee desde hace mucho tiemp y que, en cierta forma, ha visto como he crecido y me he adapatado a la vida por acá.

      Saludos 😀

  6. Hola Manuel. Es la primera vez que te leo. Me hiciste recordar una etapa de grandes retos en mi vida. Ya pasaron casi 5 meses de que escribiste esto. ¿Como vas? Por cierto, te empecé a seguir en Twitter.

    1. ¡Saludos!

      Pues todavía no termino de escribir lo que quiero escribir. Mis obligaciones me dejan muy poco tiempo libre, pero le estoy avanzando.

      Saludos también por Twitter 🙂

Leave a Reply to Pablo Juan Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.