¿Sabías que…? – Parte 29

Apenas puedo creer que haya pasado un año desde el último artículo en esta categoría. Según yo, no era tanto… Mejor entremos en el tema.

Mucho se habla del trabajo en Japón: las condiciones, costumbres, famosas horas-nalga, etc., pero algo que es digno de mencionarse es lo siguiente:

¿Sabías que la mayoría de empresas en Japón dan apoyo de transporte a sus empleados, y (aunque con límites) generalmente es suficiente para que ellos no gasten más para moverse de su casa al trabajo (y viceversa)?

Tsuukinteate (apoyo de transporte al lugar de trabajo)

La cuestión aquí es que el apoyo no es obligatorio, pero, al menos en el ámbito laboral una vez que estás fuera de la universidad, no me ha tocado conocer a nadie que tenga que gastar dinero en transporte casa-trabajo-casa. Menciono lo de “una vez que estás fuera de la universidad” porque en los famosos “arubaito” (trabajos de medio tiempo), la situación puede ser diferente.

Ahora bien, la cantidad máxima mensual libre de impuestos que uno puede recibir está dividida principalmente en 2 categorías:

  1. Gente que se transporta en bicicleta o carro. La cantidad máxima depende de la distancia entre la casa y el trabajo).

    ・Menos de 2km: toda la cantidad es gravable.
    ・De 2km a menos de 10km: 4,200 yenes
    ・De 10km a menos de 15km: 7,100 yenes
    ・De 15km a menos de 25km: 12,900 yenes
    ・De 25km a menos de 35km: 18,700 yenes
    ・De 35km a menos 45km: 24,400 yenes
    ・De 45km a menos de 55km: 28,000 yenes
    ・De 55km en adelante: 31,600 yenes

  2. Gente que se transporta en autobús o tren. El límite es 150,000 yenes.

Fuente: Agencia Nacional de Impuestos de Japón (en japonés)

Algunas empresas tratan de que darle apoyo de vivienda a los empleados que viven a menos de 2 km de la empresa, y éste muchas veces se traduce en pagar la mitad de la renta. Así me pasó a mí en mi primer trabajo en Tokio: la empresa presionó mucho para que viviera en un radio de menos de 2 km, lo cual terminó siendo totalmente perjudicial para mí por razones ya expresadas anteriormente. Cuando me mudé de casa antes de renunciar a ese trabajo, me cambiaron el apoyo de vivienda por el de transporte.

En la empresa actual, lo que me dan es justo la cantidad que cuesta el 定期券 (teikiken) de mi casa a la oficina por 6 meses; recibo el apoyo cada medio año. El teikiken es un “boleto” que cubre una la cuota de un punto A a un punto B por una ruta establecida (porque puede haber más de una forma de llegar de A a B, y uno tiene que decidir cuál usará).

Actualmente, el teikiken se registra en una tarjeta electrónica de prepago que se usa en los medios de transporte en Japón. Cada región del país tiene la suya; en Tokio hay 2: Pasmo y Suica. Sin embargo, desde hace algunos años las tarjetas de cualquier región de Japón se pueden usar en todo el país (yo he usado mi Pasmo en los rincones perdidos de Iizuka).

Pasmo con teikiken

Ahora bien, el punto “interesante” del teikiken es que, como cubre la distancia de A a B, lo puedes usar para viajar a cualquier punto entre A y B mientras esté dentro de la ruta elegida para llegar de A a B. Digamos que un domingo quiero ir a X, que está justo a la mitad entre A y B, puedo usar mi teikiken para ir sin necesidad de pagar puesto que el costo ya está dentro de él.

Obviamente hay “trucos” que uno puede hacer al momento de decidir la ruta para el teikiken. Uno de los más comunes es el de maximizar la distancia sin alterar el costo. En muchas ocasiones, ir de un punto A a un punto B cuesta lo mismo que ir a un punto C, que está a una o quizá dos estaciones después de B. La empresa confirma el costo del teikiken de A a B y te da esa cantidad. Al comprar el teikiken, en vez de ponerlo de A a B, lo pones de A a C. Te cuesta lo mismo, y en algunas ocasiones puede ser útil para minimizar costos cuando te toque transportarte a, o desde, C.

Por lo general, las empresas te dan el dinero y tú compras el teikiken. Huelga decir que hay gente que necesita dinero para X cosa urgente y en vez de comprar el teikiken por 6 meses lo compra por 3, usa el dinero restante para lo que necesita, y a los 3 meses lo renueva.

Existe otro “truco”, pero éste sí es más peligroso. Un ex-compañero de trabajo recibía el dinero para su teikiken pero no lo usaba, y en cambio iba al trabajo en bicicleta, a escondidas de la empresa. La empresa en cuestión prohibía ir al trabajo en carro, motocicleta o bicicleta, y en el dado caso de que el compañero causara o fuera parte de un accidente mientras se transportaba al o del trabajo, enfrentaría muchos problemas, y estaría posiblemente encarando una situación de despido. Parece tonto que una empresa prohíba a sus empleados transportarse al trabajo en ese tipo de vehículos, pero la razón es que el tiempo de transporte del y hacia el trabajo pueden ser considerados como parte del mismo, y por ende, en caso de un accidente, la empresa tendría que responder por el empleado, sobre todo en el caso de que un afectado demande indemnizaciones.

Cabe aclarar que aunque el apoyo de transporte se considera parte del sueldo que uno percibe, éste no se toma en cuenta al momento de negociar un sueldo o de decir cuánto ganas en Japón. Está implícito que el sueldo es lo que percibes a lo largo del año sin contar el apoyo a transporte. Por ejemplo, si un trabajo ofrece 5 millones de yenes al año, lo que recibes son esos 5 millones de yenes (menos impuestos) más el apoyo de transporte. Luego, cuando por ejemplo llenas los papeles de un préstamo y tienes que poner cuánto ganas, escribes “5 millones de yenes” nada más.

Como última nota, algo nostálgica, es que en mi trabajo en Iizuka también me daban apoyo de transporte (para la gasolina). La casa estaba a poco más de 2 km de la oficina, y en carro, por los caminos desolados del campo japonés, hacía cuando mucho 5 minutos. ¡Ah! Los buenos tiempos…

4 thoughts on “¿Sabías que…? – Parte 29”

  1. Qué onda! Muy interesante este tema.

    Oye, una duda que no tiene que ver con esto y me surgió mientras leía. ¿Ya no te hablaron para el Talent Land de Guadalajara? Supe por ti que te habían invitado la vez anterior y te quedaron mal. Yo habría sido feliz de escuchar tus grandes experiencias personales y laborales que nos has compartido aquí en este blog.

    Otra cosa, no sé si ya lo tengas pensado, pero quisiera saber tu opinión sobre Youtubers que comparten Japón tales como Nekojita, Ruthi, Sandy y Leo de Japanistic.

    ¡Saludos desde Guadalajara! Por cierto, estudio en CUCEI 😛

    1. Holas.

      Si no has leído en qué terminó lo de Talent Land, por acá expliqué en detalle qué onda:

      http://manuel.midoriparadise.com/2018/03/y-otra-vez-sucedio/

      La UdG como institución es genial y admirable, y es un orgullo decir que soy egresado del CUCEI. Sin embargo, no puedo decir lo mismo de ciertas personas que trabajan ahí. Esto que pasó me cambió muchísimo los planes (o sueños, si así lo quieres ver), y me hizo reflexionar de nuevo acerca de lo que me conviene más. No soy una diva, y estoy abierto a invitaciones de charlas, pláticas y demás que puedan servir de algo a los demás, pero lo que sí pido es que haya profesionalismo.

      Saludos, y gracias por el comentario 🙂

  2. Algo así me preguntaba, cuando en Hakken no hinkaku hacen un resumen de los trabajadores por outsourcing y los sueldos de todos los empleados en la oficina donde se desarrolla la historia, tanto fijos como temporales. Gracias por la explicación detallada.

    1. Gracias a ti por tu comentario. Me da gusto que te haya sido de utilidad la información.

      ¡Saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.