Desconectado

¿Qué hay para el blog después de 14 años de vida?

A decir verdad, mucho. El problema radica en el tiempo para poder plasmar todo en palabras. Pero no crean que no he hecho nada al respecto. Tengo, como siempre, varios artículos incompletos que están esperando ser completados y publicados; uno de ellos es de esos largos, pero no sé exactamente qué tanto se vaya a extender.

Como siempre, he estado activo en los comentarios, respondiendo preguntas y agradeciendo el tiempo que brindan en escribirme algo. Se aprecian mucho, de verdad.

¿Qué ha pasado durante este tiempo de sequía en el blog? En resumen: mucho y poco. Ustedes perdonarán la ambivalencia de la respuesta, pero no encuentro mejor manera de expresarlo. Pasó septiembre (tuve que editar esta parte porque se supone que iba a salir algo para los 14 años del blog que se cumplieron en ese mes), fui al Tokyo Game Show otra vez, se acabó el verano (para mi desgracia), hice corajes interminables en el trabajo (y en algunos me tragué mi orgullo temporalmante… ya llegará mi momento), y me puse a analizar mucho mi situación actual, tanto como individuo, profesionista, esposo y padre de familia. Podría recopilar todo en una frase sencilla: “tipo de análisis, de proyecciones y de cambios”.

Por lo anterior, he estado desconectado del mundo sin realmente estarlo. Sí, otra vez con la ambigüedad, pero explico: aunque sí estoy al pendiente de las redes sociales y medio leo respecto a lo que me interesa (videojuegos, tecnología, investigación, etc.), sí me he perdido de noticias “serias” o “importantes” de Japón. Creo que estoy más enterado de lo que pasa en México (incluyendo algunos memes) que de lo que pasa a mi alrededor en Japón. Rara vez veo televisión, lo cual no ayuda, y los trayectos hacia y desde el trabajo siguen igual que antes: sesiones de Netflix, videojuegos o libros. Pero cuando alguien me pregunta algo de lo que supuestamente está sucediendo a mi alrededor, no puedo responder al instante.

Por increíble que parezca, no es culpa nada más del trabajo. Cierto es que las responsabilidades en él han aumentado (y sueldo se ha quedado igual, gracias), sino que además de eso es chocar de frente con la realidad por enésima vez, y darme cuenta de detalles que hasta el momento no eran tan importantes pero que poco a poco van cobrando relevancia.

Una de las cosas que decidí hacer fue tener un espacio real en el que pueda relajarme en casa y pueda jugar videojuegos con mi hijo sin tener que “robarle” la televisión a mi esposa. Parece fácil, pero después de meses (por no decir años) de estar ignorando deshacerme de un montón de tiliches que conservaba más bien por flojera y no tanto por nostalgia, desescombrar el cuarto donde tengo la computadora se ha convertido en todo un reto. Ya verán la diferencia una vez que termine, y no crean que no he comenzado: ya se han ido mangas (algunos regalados, algunos vendidos), un montón, pero montón, de panfletos de las películas a las que iba hace 12-14 años, y están por irse muchos CDs también. Tiré el sofá que compré con Emi hace ya muchos ayeres y que nos acompañó durante tantos años y aventuras desde que estábamos en Fukuoka. Ahora, estoy en busca de otro más pequeño, que cumpla ciertas características, y al mismo tiempo estoy en una eterna pelea entre deshacerme de mi escritorio (y que Emi dice es excesivamente grande) y comprar uno más pequeño, o dejarlo ahí y jugar con el poco espacio que me queda en el ya de por sí reducido cuarto. La cuestión es que ese escritorio sí lo necesito (no es por nostalgia), pero debo ser sincero de que es raro cuando realmente me puedo poner a avanzar en mis proyectos personales en la casa, que es cuando realmente aprovecho la mayoría del espacio que ofrece.

Contrario a lo que algunos pudieran pensar, no me estoy volviendo zombie ni mucho menos. Cierto es que pronto (en menos de un mes al momento de que esto salga publicado) voy a cumplir 40 años (hasta acá se alcanzaron a oír los “ruuuuuco” que más de alguno de ustedes dijo o pensó) y que quizá por la edad ya me preocupan más cosas del futuro, siendo el retiro una de ellas, por mencionar un ejemplo. He estado considerando muchas opciones, qué me conviene más, pero todavía no llego a una decisión concreta. Comentaba sobre esta decisión hace poco más de un año durante una tranmisión en vivo en YouTube, y se acerca el momento de tomarla. De ahí que el tono de las cosas se haya vuelto mucho más serio últimamente. No que no hubieran sido serias antes, sino que hay muchas perspectivas y caminos y tengo que enfocarme en las que valen más la pena para mí y para mi familia.

En lo que al blog respecta, no se ha muerto, ni se morirá (al menos no pronto). Parte del proceso de cambio incluye también encontrar ese tiempo que necesito para sentarme a escribir respecto a situaciones que quiero dejar plasmadas aquí. Además, y como mencioné al principio, sigo activo en los comentarios ya que es más fácil responder a una pregunta en concreto que desarrollar un tema para un escrito. Lo que sí les puedo comentar sobre el blog es que el gasto del hosting ya ha comenzado a pesar. NO voy a poner anuncios ni mucho menos. Lo menciono porque quiero que valga la pena el dinero gastado, y eso se logra escribiendo aquí, por lo que estoy usando eso como fuente de motivación para dedicarle un poco más de tiempo a esto. Eso sí, no me es posible regresar al ritmo de escritura que tenía antes de ser padre, pero estoy consciente de que es parte de la adaptación que tengo que hacer.

Sigo vivo, estoy bien, nada más que más pensativo que de costumbre. 14 años después y el blog también está vivo, y todavía hay mucho que contar.

6 thoughts on “Desconectado”

  1. Gracias por no perder el interés en el blog, llegue a el por pura casualidad, pero no sabes como me gusta y reconforta leerlo. Agradezco el tiempo y la dedicación con la que detallas cada entrada, pues nos hace un poco participes de tu vida. Somos casi de la edad y me identifico mucho contigo, también tengo un pequeño de 6 años al cual le encanta jugar Super Mario Odyssey y son de los momentos que mas disfruto a su lado.

    1. Muchas gracias por tu comentario 🙂

      El interés no lo he perdido nunca. Las resposabilidades aumentan y el tiempo que le puedo dedicar a escribir como antes lo hacía ahora es más escaso, pero aquí ando siempre.

      ¡Oh! Super Mario Odyssey. Bien ahí 🙂 Mi hijo está prácticamente obsesionado con Megaman, al grado de que sus juegos (físicos) se basan en que o él es Megaman y yo los malos o viceversa. Creo que voy por buen camino 😛

      Saludos, y aquí sigo.

  2. La verdad andas muy justo de tiempo. Esperemos salgan algunos de esos escritos a lo cuales nos tienes acostumbrado.

    Saludos.

    1. Gracias por el comentario 🙂

      Tengo varios posts a medias. Lo que necesito ajustar es la mentalidad de que ya no puedo sentarme siempre a escribir como solía hacerlo, y que tengo que aprovechar los ratitos que se puedan, así sean de unos minutos.

      De cualquier forma, seguiré poniendo contenido cada que me sea posible.

      ¡Saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.