Japón y algunos programas de televisión

Al momento de escribir esto llevo 13 años y medio viviendo de este lado del charco.  Eso es un tercio de mi vida en Japón.

En retrospectiva, mucho me ha pasado por acá, algunas cosas buenas, algunas experiencias malas, pero en general, todo me ha ayudado a crecer. No obstante, no crean que por haber vivido tanto tiempo en el país del sol naciente significa que ya me acostumbré a todo o que todo me agrada; aquellos que han vivido en otro país podrían corroborar cuando digo que por mucho que te adaptes a un país siempre terminas extrañando la patria… y a veces hay cosas o situaciones que se presentan en las que de plano la diferencia cultural se vuelva pesada, extrema, y termina por sacarte de quicio o por desanimarte a seguir en el lugar.

De un tiempo para acá, he notado un aumento en el número de programas de televisión en los que se busca reafirmar lo “glorioso” que es Japón, por qué es muy bueno haber nacido japonés, y las situaciones que se viven en otros lugares (especialmente en países que no son de primer mundo) y que para los japoneses son simplemente “impensables”.

No veo para nada mal enseñar a la gente a querer y admirar a su país, pero de la forma en la que te presentan las cosas por acá, realmente te hacen pensar que no hay mejor lugar para vivir que en Japón, y que todo (o casi todo) lo que hay acá es superior. Si a esto le añaden el poder de los medios de comunicación y de cómo la gente se deja llevar inmediatamente por lo que ésta presenta, tenemos como resultado un sinfín de generalizaciones sobre el extranjero y, en algunos casos, exageraciones de la grandeza nipona. Claro, hay que entender que a fin de cuentas lo que se quiere lograr es atraer espectadores, así que lo que más venda es lo que gana.

El problema es mucho más serio porque:

  • Los productores editan las entrevistas a los extranjeros y los comentarios que estos hacen, dejando solamente las cosas buenas que dicen de Japón.
  • Se crean programas de televisión totalmente arreglados. Es increíble el punto al que llegan con tal de mostrar lo “chido” que es Japón, y lo “malo”  de otros países, o de cómo otros lugares entienden “mal” la cultura japonesa.

A mí me tocó ser entrevistado el año pasado, pero al productor no le gustó la idea de que ya tenía tiempo viviendo en Japón (o sea, no era turista), que hablara japonés sin problema, y que lo que otros extranjeros consideraban como “increíble” me pareciera totalmente X. ¿Resultado? Ni a la segunda pregunta llegamos cuando prácticamente me dijo que no le interesaba.

Hasta Emi dice que esos programas le enfadan porque todo es “qué chido es Japón”, cuando no necesariamente es así.

No se malentienda: hay muchas cosas de este país que me gustan mucho, y en un balance general considero positivo haber venido y vivido todo este tiempo aquí. Es precisamente por eso, y por la razón de que mi hijo es mexicano-japonés, que siento que se debe tener un panorama mucho más general de todo y no encerrarse en una opinión. Japón tiene también problemas y situaciones muy serias, y es necesario que éstas sean tratadas de igual manera, porque no todo es florecitas por acá.

Déjenme ver si puedo ilustrar a qué me refiero.

Programa 1: De cómo los extranjeros se equivocan respecto a la cultura japonesa

Éste es uno de mis “favoritos” para exponer en este escrito.

La idea es que la costumbres japonesas, incluyendo la gastronomía, se perciben de forma equivocada fuera de Japón. Un experto en determinada área viaja hasta algún país y se hace pasar por alguien que no sabe nada pero quiere aprender. Los dueños lo admiten y los trabajadores le muestran cómo hacer la cosas (preparar y servir comida japonesa, algún tipo de entrenamiento o actividad como Maid cafe, etc.), y al final organizan una exhibición por parte de “un experto japonés” que va disfrazado y les enseña la forma real de hacer las cosas, solo para que, una vez que todo ha terminado, revele que, ¡oh sorpresa! era el aprendiz que ellos estaban entrenando.

El programa expone puntos totalmente válidos, ya que, por ejemplo, la mayoría de la comida japonesa que se puede disfrutar en México dista mucho de ser como la original, y el experto japonés tiene razón en molestarse. Sin embargo, es muy notable que exageran en las reacciones, así como que hay un guión que están siguiendo para mostrar todo con más dramatismo.

Siempre que transmiten este programa, me pongo a pensar que deberíamos hacer uno similar para mostrarles lo mal que ellos conocen como “tacos” y comida mexicana en general, y hacer un drama exagerado también.

Programa 2: De cómo los extranjeros vienen a aprender de Japón

Existe un programa que presenta a un par de extranjeros, generalmente representantes de empresas en sus países, para aprender de las técnicas y el manejo de procesos en Japón.

Es cierto que el control de calidad que se lleva en muchas empresas japonesas es estricto y muy bueno, y que hay mucho que aprender al respecto, pero, desde mi punto de vista, exageran en la forma en la que lo presentan. Pareciera que la forma en la que se mueven las cosas en otros países es totalmente ineficiente.

Programa 3: De cómo la comida en algunos países es muy mala

Hace tiempo en un programa X de TV pasaron el reportaje de que toda la comida en el Reino Unido era mala: que asaban o freían las cosas de más, que le quitaban el sabor, y que apenas algunos restaurantes estaban queriendo “mejorar” la calidad de su comida. Todo relativamente bien hasta ahí. El problema es que debido a ese programa muchos japoneses creen que toda la comida del Reino Unido es mala, y he escuchado a más de una persona de ahí quejarse al respecto, sobre todo porque cuando les preguntan de eso y ellos contestan que no todo es así, algunos japoneses responden “pero es que eso dijeron en la TV”.

Programa 4: De cómo un compatriota se fue a vivir a una región remota de X país

Otro programa en donde alguna persona del medio artístico va a visitar a un japonés viviendo no solo en un país lejano, sino también en una región no muy común de ese país.

El balance del programa en general es positivo porque presentan la situación que llevó a dicha persona a viajar y quedarse en ese lugar, pero obviamente hacen hincapié en las diferencias que hay con Japón, especialmente en la calidad de vida y los servicios. Si bien es cierto que es muy difícil comparar a Japón con, digamos, un lugar de la India en donde el acceso al agua es limitado, no necesariamente la vida es solamente eso, y es lo que a final de cuentas algunos (no todos) de los entrevistados mencionan.

Programa 5: De cómo la comedia japonesa se entiende en el mundo

Ya he comentado antes que la comedia japonesa es, en comparación con lo que nosotros estamos acostumbrados, muy simple. En sí no tiene nada de malo que lo sea y hay gente en México que también se ríe con cosas simples, pero la TV lo muestra como si fuera un tremendo éxito en otros países.

Hay casos en los que, en efecto, la comedia japonesa tal cual pega en serio fuera de Japón. El ejemplo más reciente es la increíble popularidad que el dúo “Cow Cow” adquirió en Indonesia por su rutina de 当たり前体操 “Atarimae taisou”, literalmente, “el ejercicio de lo obvio”: al ritmo de una melodía, se supone que “hacen ejercicio” presentando situaciones que son totalmente obvias, como “si le hablas a alguien y le haces la seña de que venga, viene”, o “si mueves un pie hacia adelante, y luego lo usas como soporte para mover el otro pie también hacia adelante, el resultado es que caminas”, entre otras. Lo que hicieron fue traducir las rutinas al lenguaje de Indonesia y listo.

También podemos mencionar al dúo “Downtown” y su “ガキの使い” “Gaki no tsukai”, en su proyecto de “no reírse en 24 horas”, en donde 5 comediantes son expuestos a un sinfín de situaciones para hacerlos reír, en cuyo caso reciben un castigo; en muchos países esas situaciones son chuscas, y aunque repetitivas, son famosas. Por cierto, este programa es mi placer culposo cada 31 de diciembre, el día que es transmitido, y dura 6 horas.

Hubo un programa en donde presentaron a un par de comediantes japoneses en su visita a New York; la cuestión es que irían al lugar en donde cómicos como Eddie Murphy comenzaron su carrera, sin hablar inglés, armados únicamente con sus rutinas.

En mi muy humilde opinión, por muy condescendiente que el público pueda ser, se me hace muy muy difícil que ese tipo de rutinas hayan hecho reír a la gente que se presenta a esos lugares; me imaginaria que son mucho más estrictos, y que muchos cómicos iniciaron su carrera ahí porque era una barrera que había que tumbar para seguir adelante. Y sin embargo, presentaron al público riéndose, y el reportaje no bajaba a los comediantes de “sumamente exitosos”.

Me puedo seguir con más ejemplos, pero creo que el punto está expuesto.

Insisto que no nay nada de malo en mostrar amor por tu patria, pero hace falta mucha más crítica en los medios de comunicación japoneses para crear algo más objetivo. El problema es que, de entrada, no se alienta a ser crítico en la educación japonesa (de ahí mi sorpresa al entrar a las clases de universidad), por lo que mucha gente toma como verdad universal lo que se presentan en televisión, aunque en México tampoco cantamos mal las rancheras en este aspecto.

Definitivamente necesito vacaciones.

3 thoughts on “Japón y algunos programas de televisión”

  1. De esto hablaba Hayao Miyazaki cuando la NHK lo obligó a poner ciertas cosas nacionalistas a Kaze Tachinu. Según Miyazaki así comienza la extrema derecha. Yo digo que como el mundo está globalizado, hoy cualquier postura nacionalista sería ilógica, pero bueno, la gente nos arrastra a toda clase de tonterías.

  2. Estoy leyendo otra parte de tu blog
    JAPON Y ALGUNOS PROGRAMAS DE TELEVISION
    y la verdad que resulta sumamente interesantisimo leerlo
    Se nota que eres muy habil y observador para darte cuenta
    de muchas cosas aqui en Japon incluso observando detenidamante
    los programas de television.
    Yo tambien creo que los japoneses son muy nacionalistas
    Ellos piensan que no hay mejor lugar para vivir que Japon y que casi todo lo que hay aca es superior… lo cual no es cierto muchas veces…
    Por ejemplo es bien dificil encontrar medicos buenos e inteligentes aqui en Japon…medicos que te traten bien,como un ser humano aun a pesar de ser extranjero…son contados con los dedos de la mano…
    Aca por ejemplo no hay Terapia de grupo como habia en mi pais No hay psicologos en las empresas ni en todos los colegios como habia en Peru.
    En mi pais en el tiempo en que yo estaba ya habia colegios en que se ensenaba matematicas,fisica etc en base a software educativo (ano 1990)
    Aca no se usa eso en los colegios nacionales a pesar de ser un pais muy adelantado tecnologicamente.
    Los Japoneses por lo general tienen una mentalidad islena.Son cuadrados solo conocen y saben lo que les ensenaron en el colegio y lo que ven por television o conversan con los amigos.Excepto claro esta los Japoneses que han tenido la oportunidad de estar o vivir en el extranjero.
    Por lo general tambien piensan y actuan como actua el grupo.Pareciera que dependieran mucho del grupo y no tuvieran individualidad, personalidad propia.
    En fin son algunas de las cosas que he observado.
    Nos vemos

    ]Jose Yokota

    1. El problema con el nacionalismo que se comunica por acá es precisamente la falsa idea de que Japón es superior en la mayoría de los aspectos, y la gente se cree todo lo que le pongas en la televisión.

      Terapias y salud mental son todavía raras por acá, y se sigue viendo con ojos de “este sujeto está loco” a alguien que va al psicólogo a una terapia de éstas. Por esa razón, mucha gente que realmente necesita ese tipo de terapia no la toma hasta que ya de plano está a punto de explotar. Lamentable, pero cierto.

      Y sobre la mentalidad de grupo, es algo que me desespera mucho. No necesariamente pensar en los demás está mal, el problema es cuando cada persona comienza a privarse de cosas o acciones que le gustan porque temen que a alguien más les pueda molestar.

      Saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *