Eficiencia

Hace poco más de una semana nos avisaron en la oficina que tendríamos nuevas tarjetas de presentación. Uno de los miembros del departamento de administración viene a confirmar los nombres de los extranjeros, aunque realmente no hay nada qué cambiar, ya que las tarjetas que hasta el momento he usado tienen mi nombre completo. Todo bien hasta aquí.

Un par de días después, la misma persona viene a decirme que la empresa que está haciendo las tarjetas le dijo que mi nombre “está muy largo” y que no cabe, por lo que me quería preguntar qué parte de mi nombre podían omitir. Le volví a mostrar mi tarjeta actual y le dije que cuál era el problema si en ella estaba mi nombre completo. Visualmente confundido y titubueando, expresó que consultaría con la empresa para ver “qué se podía hacer” al respecto, pero que si le respondían con una negativa pensara en qué parte del nombre iba a “cortar”. A los 10 minutos regresa y me dice que “no hay ningún problema” porque ya le confirmaron que sí pueden poner el nombre completo. ¡Bien!

Al día siguiente, viene el de administración otra vez y me dice que la empresa de las tarjetas está teniendo problemas porque no pueden escribir la “á” (a con acento) de “González”, y que por esa razón es posible que mis tarjetas se retrasen un poco. Yo me quedé con cara de “¿es neta?”, pero al final pensé “¿qué tanto se podrán tardar?”.

El jueves de la semana pasada todos los demás empleados recibieron sus tarjetas de presentación, excepto yo. Como ya me habían avisado que se tardarían más no le presté mayor atención, aunque sí bromeé con algunos compañeros extranjeros diciendo que “iban a tener que pedir un sistema operativo en español con teclado en español” para poder escribir la dichosa “á”.

Lunes por la mañana. Vienen y me avisan que la empresa de las tarjetas “no tiene la fuente” para escribir la “á”, por lo que esa empresa, para no perder el $$$, le pedirá a su vez a otra, que las haga. Me dicen que, como mínimo, va a tomar 5 días tenerlas listas, pero que “harán lo posible” por tener al menos un paquete listo para este viernes por la tarde/noche (ya que andaré en Kioto la próxima semana y las voy a necesitar).

Luego ahondaré en el tema de la eficiencia laboral en Japón, pero definitivamente tenía que poner este caso especial en el blog. Todavía no me la creo, y sigo buscando la cámara escondida para reír con todos y decir “¡qué buena broma!”, pero nada…

Busqué en Google “aの上にアクセント” (literalmente, “acento arriba de la a”), y el primer resultado obtenido fue de soporte de Microsoft, en donde explican (en japonés) cómo escribir caracteres con acento, no nada más la “a”.

¿Cómo termino el post? ¿”Sin comentarios…” ?  ¿”¡PLOP!”? ¿”¡Ay no ñañen!”?¿”唖然”?… Todos parecen buenos candidatos :S

22 thoughts on “Eficiencia”

  1. Una evidencia más de cómo cuando sacas de su zona de confort a los japoneses se atarantan bien gacho porque les cuesta adaptarse a un escenario diferente y como sabemos no se les da tan fácil el ser creativos (aunque uno esperaría que fueran ingeniosos).

    1. Las tarjetas de presentación están impresas por los 2 lados: en uno está mi nombre en katakana, y en otro mi nombre como comúnmente se escribe.

  2. Buenas tardes Manuel.

    No sé bien qué pensar con ésta anécdota tuya; Por una parte creí que los nipones, al ser algo estrictos, o perfectos, verían un problema en la longitud de tu nombre.

    Pero cuando dijiste que su fuente no tiene la “a” con acento, traté de aguantarme la carcajada XD.
    Te iba a comentar que con alt+160 sale la “á”; pero por tus entradas recientes de programación sé bien que sabes el código ASCII.

    Y al leer que el nuevo problema era la fuente (inglesa me supongo), entonces ya vi un poco más serio el problema.

    Yo solía ser diseñador, y también me topé con ése problema cuando el cliente elegía una fuente que no tenía acentos ni eñe (ñ). Por lo que mi solución fue crear un elemento o dibujo vectorizado que simule el acento en las letras; algo tedioso cuando aún tienes que ajustar las proporciones que afecten al texto.

    Algunas veces me sorprenden mis estimados Japoneses (acá tambien frecuento a algunos y me llevo sorpresas similares).

    Saludos, y que estés bien.
    ¿Ya pensaste en la respuesta del 14 de Marzo? (Día blanco)

  3. No todas las tipografías tienen vocales con acentos…. ¡PERO SE PUEDEN EDITAR! y hay un montón de editores gratuitos en internet. Lo mas probable es que se asustaran y pensaron que talvez te ofendias si lo escribian mal, o el encargado de la tipografía es alguien que no sabe mucho…
    Opino que es la segunada opción especialmente por lo de que el nombre nombre no estaría completo, pero bien podria ser un poco de las dos cosas.

    1. No. Les estás dando mucho crédito. Simple y sencillamente no sabían qué hacer, y como la situación no estaba “en el manual”, tuvieron que discutir y decidir cómo la resolverían. Te puedo apostar a que, al menos en esa empresa, alguien ya hizo un manual con los pasos a seguir cuando el nombre a imprimir incluya caracteres “raros”.

      Saludos 🙂

  4. Si fueran mexicanos te imprimen la tarjeta como se les pegue la real gana y chao problema. Estos japoneses se quiebran la cabeza por una tilde ¡y encima te lo notifican! así que después de todo no deberías enojarte con ellos.

    1. Es la ventaja que tenemos nosotros: la iniciativa. Acá se quebraron la cabeza una semana por esto…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *