¡Feliz 2015!

2015postal

Se fue el año del caballo y llega el año de la oveja  (o del borrego, como me gusta decirle, jeje). Normalmente oveja se escribe 羊, pero cuando se hace referencia al año del calendario chino se usa el kanji 未. Ambos se leen (en este caso) “Hitsuji”.

Este año tiene un significado interesante para mí, ya que en abril se cumplirán 12 años desde que dejé mi tierra para venir al país del sol naciente, y el calendario chino consiste en 12 animales. Esto quiere decir que ya he cumplido un ciclo en este país. Pero aunque en mi caso es algo simbólico, en la vida de una persona significa un ciclo menos para darle la vuelta al calendario, es decir: el calendario chino (干支, “eto” en japonés) se compone de 5 ciclos de 12 animales, de ahí que cuando alguien cumple 60 años en Japón es un suceso importante, y de ahí surge el término 「還暦」 (kanreki) que literalmente quiere decir “vuelta al calendario”, “volver al calendario”. Ciertamente me faltarían 48 años para que esto fuera más “relevante”, pero al menos con mi edad actual me faltan nada más 2 ciclos para darle la vuelta completa al calendario.

En fin… Este año verán cambios en el blog; algunos ya están planeados y nada más es cuestión de que me ponga a ejecutarlos, mientras que otros están en calidad de ideas por el momento. He estado definiendo los límites de los 2 hilos de historias sobre Japón que prometí al final de los años maravillosos, y aunque no quiero revelar nada todavía (que por cierto a algunos de los lectores que me han escrito por correo ya les he dicho de qué se tratará el asunto), sí les puedo decir que no serán tan largos como los años maravillosos ni tampoco me tomará una eternidad terminar esas series.

Seguiré también con el lado técnico del blog, especialmente con temas de procesamiento de lenguaje natural que he tenido muy abandonado en estos años. ¿Programación funcional? Sip. Concluiré la serie de escritos introductorios al tema.

Intentaré también escribir un poco más seguido sobre animación y cómics japoneses.

Por lo demás, y en lo que a mi persona se refiere, seguirán viendo cómo cambio e intento adaptarme a las situaciones que se me presentan.  Ya tengo bien definido mi propósito de año nuevo, pero si les digo, seguro estoy que no lo cumpliré, así que mejor le echaré ganas para poder contarles la historia por ahí a mediados de años.

Espero poder contar con su presencia también a lo largo de este año que comienza. Sus comentarios, regaños y palabras de aliento siempre son bien recibidos.

Y para terminar con estilo japonés, y como dice la imagen de arriba:

今年も宜しくお願い致します!