Al fin con tiempo

Como podrán darse cuenta, agosto fue un mes pobre para el blog. Esto se debió a un montón de cosas que tuve que hacer fuera del trabajo: documentos, trámites, temas que estudiar, etc. etc. Y no es que haya dejado todo para el último; simplemente todo se juntó y todo tenía que salir a como diera lugar.

De entre todo lo que hice, una parte fue exitosa, otra no lo fue (pero para mi fortuna no dependió de mí). Pero independientemente del resultado no favorable, al menos llegué a septiembre entero.

He tenido mucho que pensar en los últimos 3 meses. Curiosamente, me he topado de nuevo con paredes y comentarios “retadores”, estilo cuando recién llegué a este lado del mundo hace 11 años y medio, pero con la experiencia ganada en aquel entonces, fue mucho más fácil tratarlos. En fin, uno no es moneda de oro para caerle bien a todos.

Claro que no todo ha sido malo. El poco tiempo que tuve lo dediqué a practicar speedruns de Zelda, A Link to the Past. He bajado el tiempo de 1h59m a 1h39m12s, y hay todavía mucho por mejorar. Al principio jugaba en emulador (SNES9X), pero me puse la meta de comprar un Super Famicom (SFC) cuando pudiera hacer un “run” sin morir, y fue justo lo que hice cuando eso sucedió.

SuperFamicom

Encontrar un SFC no fue nada difícil; abundan en los BookOff, y en Super Potato también se encuentran muy fácilmente. El precio ronda entre 3 y 7 mil yenes, depende del estado de la consola, y si quieren algo ya con caja, 2 controles y mucho mejor tratado, el precio se eleva a alrededor de 12 mil yenes; pero si quieren uno nuevo, es posible encontrarlo en internet en 45 mil yenes… Por esa cantidad, mejor me compro un PS4. Pero lo que no sufrí en encontrar la consola, lo medio sufrí al momento de buscar el juego, no porque sea difícil encontrar, sino que para hacer speedrun tiene que ser la versión 1.0, y aunque identificar la versión viendo la parte trasera del cartucho no es muy complicado, encontrar esa versión sí tomó un rato de búsqueda. Afortunadamente, después de un par de horas, ya la tenía en mis manos.

Si alguien está interesado en ver mis intentos de speedrun en vivo, éste es mi canal en Twitch:

http://www.twitch.tv/mmedinajp

Si le dan click a “Follow” y hacen una cuenta en el sitio, les manda un correo avisando cuando estoy transmitiendo, que por lo general es los fines de semana.

Lo que sigue ahora es darme un tiempo para no estar tan ajetreado. Ciertamente a los planes que tengo aún les faltan preparativos, pero después de varios meses de andar en modo de desesperación, es necesario relajarse un poco en vista de lo que viene. Escribir en el blog es una parte de esa relajación, y les puedo adelantar que la última parte de “los años maravillosos” está ya siendo escrita. De la misma manera, hay un par de arcos de historia que quiero escribir una vez que eso termine; todavía no termino de definirlos bien, pero lo que es seguro es que serán respecto a mi vida en Japón, y algunos de ellos tratarán más a fondo historias que han sido brevemente mencionadas aquí en el blog. De la misma manera, hay temas que todavía tengo en el tintero y que me gustaría ir sacando poco a poco. Espero al menos mantener un mínimo de un post por semana, aunque sea pequeño.

Para concluir este breviario cultural, muchas personas me han contactado en Twitter para preguntarme mi correo electrónico, ya que no está visible en ninguna parte del blog. Lo dejaré en alguna de las barras para lo que se pueda ofrecer. Recuerden que todo lo que me llega lo leo y trato de responder a todos, pero hay casos en los que me tardo en responder, y otros que, sin ser mala onda, se me pasan; si lo último pasa, les pido de favor que no sean malos y me manden un recordatorio (no que me la recuerden :P). Las cosas no se me olvidan por mala onda, sino que a veces tengo tanto en qué pensar que se me pasan varios detalles.

Sigo vivo 😀