25 años después, la despedida – 君のような女神にずっとそばにいて欲しい

AMS48

Pareciera que fue hace muy poco cuando, por pura coincidencia, me encontré con Belldandy la primera vez. No es que la conociera ni que estuviera buscando ver algo así, sino que llegó a mis manos por un amigo que jugaba rol con el grupo. Estaba en la prepa, y la animación japonesa todavía no “pegaba” del todo en México. El gusto ya era extendido, pero aún éramos minoría, y conseguir algo de material en ese entonces era realmente complicado.

amg-ovajpg

Como algunos de ustedes sabrán, existen 5 OVA de Aa Megami Sama (de la versión de 1993). La historia es una adaptación del inicio del manga, y concluye en la parte 5. Lo malo es que yo no sabía, y el videocassette que me prestaron (sí, VHS, ya uuuuuuuu) contenía nada más las primeras 4. Yo no sabía ni qué iba a ver antes de poner el cassette en la videocasetera, pero al final, cuando me di cuenta que me faltaba un capítulo y que no estaba, maldije a los 4 vientos por mi mala suerte. Sí, así de extremo. Llámenme otaku, pero de lo que llevaba visto de animación japonesa hasta ese entonces, nada me había atrapado como esta historia, y en concreto, como Belldandy.

Aa!_Megami-sama_vol1

Tuvo que pasar cerca de un mes para tener en mis manos la conclusión de la historia (de ese entonces, claro). ¿Qué pasaría con Belldandy? ¿Así terminaría todo? Nada sería justo si así fuera. Vi el último capítulo, quedé conforme, pero no satisfecho; tenía que haber más de Belldandy. Fue así como indagué (el internet apenas estaba viendo sus luces en México) y me topé con el manga, la historia original, y comencé a saber más del tema.

afternoon-sep2014

Me enteré de que había un buen número de mangas compilados de la obra, y que todavía seguía saliendo en Japón. Junto con Yawara (de la que ya hablaré en otra ocasión), se volvió “prioridad” entre mi colección de manga, y me di a la tarea de buscarla.

Después de un tiempo, de haber conseguido un buen número de manga de la obra, y de hasta comprar los cómics que Dark Horse publicaba en Estados Unidos (en el difunto Comicastle de Guadalajara), comencé a enterarme de los detalles: Aa Megami Sama se comenzó a publicar en septiembre de 1988 en la revista mensual “Afternoon”. 1988… yo estaba todavía en la primaria… pero lo más importante: “revista mensual”… un capítulo por mes. Comprendí por qué tardaban tanto en salir los volúmenes compilados, y que al parecer la historia iba para largo.

Quienes me conocieron en Guadalajara antes de venir a Japón pueden corroborar el gusto desmedido que tenía por Aa Megami Sama. Sí, eran mis años mozos de “friki”. Me hice de pósters, mantas, figuras, CD, y cuanta cosa tuviera a Bell-chan; era como mi amor platónico, y siendo que en ese entonces todavía no había tenido novia, sentía que había encontrado a mi modelo de mujer perfecta. Perdí la cuenta de cuántas veces había visto las OVA cuando llevaba 35…

Mi momento en la cúspide con la obra fue cuando tuve la oportunidad de platicar en persona con Inoue Kikuko (井上喜久子), la actriz de voz que le da vida a Belldandy, durante un panel en la Anime Expo 2001. Recuerdo que la escuchaba hablar y lo único que veía era a Belldandy. Haber hablado en japonés con ella esa vez, aunque mi turno haya sido muy corto y no haya podido decirle mucho, fue como una recompensa por no haberme “dormido” en el estudio del idioma.

Por cierto, en ese mismo viaje compré las OVA y la película en DVD. No escatimé en gastos… tenían que ser parte de mi colección.

Lo sé, lo sé. Todo lo anterior suena extremo y hasta raro, pero es parte de mi vida, y por más que hoy me diga a mí mismo: “No manches, sí estabas clavadísimo… hasta enfermo”, es mi pasado y no puedo negarlo. Además, sinceramente no me avergüenza hablar al respecto.

El caso es que me vine a Japón, y el gusto por Aa Megami Sama no hizo más que crecer. Mi lema era: “Aunque me quede sin dinero, pero cada que salga un nuevo volumen compilado de la obra, me lo compro al instante”. Así, conseguí más figuras, más chucherías de la serie, y de este libro de ilustraciones:

AMS-IllustrationBook

Además, viviendo en Japón, tenía acceso a comprar la Afternoon cada mes, en cuanto saliera. Junto con la Shonen Magazine (semanal), Afternoon se convirtió en compra obligatoria cada mes. Terminé con 3 columnas de cerca de metro y medio cada una de esas revistas.

Podrá sonar tonto, pero entre todo el choque cultural que sufrí, la falta de familiaridad con el lugar (Iizuka) y con el lenguaje (dialecto de Chikuho), ver algo que conocía desde México (Aa Megami Sama) era un gran alivio. Puedo decir, sin temor a equivocarme, que en más de una vez me ayudó a dibujar una sonrisa cuando más lo necesitaba, cuando comencé a darme cuenta de lo que era mi país y lo que había dejado en él por perseguir un sueño.

El idilio con Afternoon terminó como a los 2 años de haber llegado por acá. La razón: no leía más que Aa Megami Sama, lo que significaba que de una revista de como 300 páginas, con muchas historias que eran publicadas a la par, sólo leía el 10%, y no porque no me interesaran las demás, sino porque todas eran historias ya en desarrollo, y ponerse al corriente implicaría gastar para conseguir los manga antiguo. Ni modo. Dejé de comprar Afternoon, pero me iba a las tiendas de autoservicio a leerla cada mes, así estaba actualizado en la historia del manga y evitaba hacer un gasto extra.

Todos los manga que tenía en aquellas míticas 3 columnas terminaron en la basura (lo que hace uno por quedar bien cuando invitas a una chica a tu departamento).

Después se vino la época “pesada” en la universidad, y dejé de leer manga por más de medio año. Aa Megami Sama también entró en ese exilio, pero después de un tiempo poco a poco fui recordando el gusto que le tenía a la obra y me fui poniendo al corriente, pero mi momento de éxtasis con Belldandy ya había pasado; es decir: la obra me seguía gustando, pero ya no estaba tan obsesionado.

ams-tv-collection

Luego vino la serie de televisión. No estaría ya obsesionado, pero sí sentía que estaba en el lugar correcto en el momento correcto. Vi la serie, las dos temporadas, y compré todos los DVD, incluyendo la OVA de 戦う翼 (Tatakau Tsubasa, “Fighting Wings”), y eso que yo no soy de comprar series de TV, pero Aa Megami Sama lo ameritaba, por todo el tiempo que había pasado desde que la conocí.

megamisama-manga

Ya en Tokio, le perdí la pista nuevamente debido al grandioso trabajo que tenía. Sabía que seguía saliendo, que no había terminado, pero como estaba yo de mal, no la iba a disfrutar. Fue así como conocí Shingeki no Kyojin, y otras obras más modernas. No fue hasta hace poco más de un año cuando volví a las andadas con Belldandy.

¿La historia? No la contaré aquí, pero como ya muchos fans saben o pueden imaginarse, el final es el que esperábamos ver después de tanto tiempo. En la última imagen del volumen final, el 48, Keiichi le dice a Belldandy la misma frase que usó para pedir el deseo que ella le concedería:

君のような女神にずっとそばにいて欲しい

Lo anterior se lee: “Kimi no youna megami ni, zutto soba ni ite hoshii”, y se traduce como “Quiero que una diosa como tú esté a mi lado para siempre”.

Aa Megami Sama termina después de 25 años de haber iniciado, y con ello, termina también para mí un ciclo que recorrió 3 países al lado de la obra. ¿Final bueno o malo? Para mí fue bueno, pero aunque no hubiera sido así, lo habría leído y seguro me habría gustado. Después de todo, Aa Megami Sama me trae buenos recuerdos de mi época universitaria, de mucha gente que conocí a la que le gustaba la animación japonesa, así como de mis viajes a Anime Expo en Estados Unidos y al programa de radio “Mister Cómic” en Guadalajara, y también me hace recordar mis primeros años en Japón. En un simple manga, es una simple historia, pero en mi caso, encierra también mucha nostalgia.

A continuación pongo los openings y endings:

My heart Iidasenai. Your heart, Tashikametai. Intro de la OVA de 1993

Congratulations! Ending de la OVA del mismo año (concretamente, del capítulo 3).

El coro de las diosas, en la película. Me encanta esta escena.

El tema de la película: Try to wish.

Open your Mind. Opening de la primera temporada de la serie de TV.

Negai. Ending de la primera temporada de la serie de TV. Me gusta mucho la letra de esta canción.

Shiawase no Iro. Opening de la segunda temporada.

Wing. Primer Ending de la segunda temporada.

Koibito Doushi. Segundo ending de la segunda temporada.

Ai no hoshi. Opening de la OVA Tatakau Tsubasa.

Hanamuke no Melody. Ending de Tatakau Tsubasa.

Everlasting. Opening de Itsumo Futari de, OVA de 2011.

https://www.youtube.com/watch?v=yjVcXZ_NbKM

paradiseresidence01

¿Qué sigue para Fujishima Kosuke? Ni tardo ni perezoso, en cuanto terminó Aa Megami Sama, Afternoon comenzó a publicar su siguiente trabajo, titulado “Paradise Residence”. Como saben, tiene poco de haber iniciado. En una oportunidad lo revisaré, cuando salga el primer volumen compilado.

15 thoughts on “25 años después, la despedida – 君のような女神にずっとそばにいて欲しい”

  1. Hola Manuel. Tu post me trajo muchos recuerdos. Yo leía Aa Megami-sama cuando la publicó Editorial VID en México. Me gustaba mucho la historia y el arte, en especial el arte de las máquinas. Se me hacía muy bonito. Desafortunadamente entrando a la universidad dejé de comprar manga y ya non supe en qué quedó la historia. Me digo gusto poder entender la frase en japonés de Keiichi. Aunque es muy sencilla, jejeje. Saludos 😀

  2. Que mal que tuviste que tirar a la basura tu manga, lo que hace una chica nooooooo¡, mejor lo hubieras guardado en una caja y esconderla, o enterrarla y desentarrarla despúes, jajaaj, saludos manuel, soy seguidor de tu blog, por cierto por curiosidad, que nivel tienes en el JLPT , actualmente estoy estudiando el idioma pero mmm a veces es un poco estresante, aun asi es muy interesante.saludos.

    1. ¡Holas!

      Ni modo. Los manga pasaron a mejor vida. Hubiera querido regalarlos, pero nadie pagaba por el envio hasta Mexico.

      Respondiendo a tu pregunta, tengo el nivel 1. Lo saqué en 2003, hace ya 11 años.

      ¡Saludos!

  3. Aunque no fui tan picado para ver el manga, si tuve la chanza de ver Megamisama en el extinto Locomotion, si algo le dio mucha fuerza eran las voces, tanto en japones como en español… (claro el español latino con sus carencias de siempre), pero si, Belldandy era la chica perfecta para tener en casa pese a que eso pudiera causar tener a dos cuñadas tan distintas ahi mismo… y sobretodo con la buenota de Urd. En fin por lo menos sentiras la satisfaccion de ver la serie terminarse, no como les ha pasado a los de Naruto o One Piece.

  4. Y creo que sigue habiendo misterios que los mangas y el anime no han resuelto… a mi el que me sigue intrigando es cuando Conan Edogawa volvera a ser Shinichi..

  5. Muchas series se han acabado de en tiempos recientes, como Kenichi o Claymore, pero esta me duele halla llegado a su fin. Técnicamente me acompaño en toda mi vida madura de amante del anime y fue una de mis series pilares hasta la fecha. 25 años después, acaba y me da entre nostalgia y tristeza. Gracias por el artículo, muy emotivo.

  6. Es chistoso, algo parecido me pasó a mí, pero creo que no con tanto impacto como en tu caso:

    Yo nunca vi anime con la intención como tal de ver anime. Sabía que existía Dragon Ball, los Caballeros de Zodiaco, tú sabes. De repente un día vi Sakura Card Captors (tenía como 16 años) y empecé a buscarla por todos lados. Fue así como llegué a la revista Conexión Manga (de aquí de México) y con ella conocí a Belldandy. Entiendo perfectamente toda la descripicón que das de lo que sentiste cuando la conociste porque yo me sentí igual. Belldandy se convirtió en una especie de modelo de mujer. La buscaba por todas partes a través de los medios que podía; en mantas, CD’s, figurillas… Hasta entre muchos de mis amigos que conocí en esa etapa de la prepa, me conocían como Keiichi, porque así me hacía llamar yo en foros y demás lugares de internet. Hasta la fecha, muchos amigos así me conocen, y como bien dices tú, no es algo que me avergüence. Más bien es algo que recuerdo con algo de melancolía. Ya han pasado más de 10 años desde que conocí a Belldandy, mi relación con el mundo “friki” es totalmente distinta (llegué a ser vendedor en la expo TNT y la Mole), pero, después de todo, volver a ver la imagen de Belldandy suscita en mí una serie de emociones raras, una especie de añoranza, melancolía, recuerdo, dicha…

    Excelente entrada 😀

    1. ¡Gracias por el comentario!

      Las series que vimos de recién que comenzamos en este mundo de alguna forma nos marcan, pero siempre te encuentras una que “te llega” de forma especial, algo que va más allá de lo “friki”, y que te hace pensar de forma profunda.

      Yo no veo nada de malo en que algo te guste mucho, y que de alguna forma dirija tus acciones durante alguna parte de tu vida. A fin de cuentas, crecemos, y lo que hicimos en su momento con pasión nos queda como memoria de los buenos tiempos. Bien que encontraste a Belldandy, lástima que después que yo :D:D:D

      ¡Saludos!

  7. Que buena historia, me recordaste esta serie que en manga y anime siempre ha sido de mis favoritas y le he perdido el hilo.
    Lo que más me gusta del estilo de Fujishima es que por más que sea criticado por ello, el siempre mantuvo cierta inocencia en la historia y sobre todo en la relación entre Morisato y Belldandy, además de que su arte es hermoso y detallado ya que igual que dibuja hermosas mujeres y personajes graciosos también dibuja intrincados diseños mecánicos y de tecnología diversa, algo que aprecio mucho como ingeniero.

    1. Te recomiendo que leas la serie “Amor en los tiempos del sushi”, que escribí el año pasado. Ahí encontrarás la respuesta 😀

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *