Mensaje a mí mismo, hace 10 años

 

La semana pasada que me dediqué a desescombrar el cuarto del escritorio (y que gracias a eso ya tengo funcionando la computadora de escritorio con Slackware 14), me encontré con el último cuaderno que usé para estudiar japonés. Y como suele suceder en estos casos, dejé de limpiar por un rato y me puse a revisarlo.

El mensaje que está en la imagen de arriba lo escribí en la primera página el lunes 1 de abril de 2002. En ese entonces no había visitado Japón ni sabía que lo haría en septiembre de ese año, ni tampoco había siquiera metido papeles para la beca de Monbukagakusho. Por mi cabeza sólo rondaba la idea de aprobar el examen de japonés (日本語能力試験), nivel 1; para esas fechas lo había presentado una vez y había fallado por tan sólo unos puntos.

A continuación, la transcripción del mensaje, justo como lo escribí hace 10 años (o sea: con todo y errores), y después su traducción. ¿Por qué ponerlo aquí? Porque aun después de 10 años leer esto me recuerda de dónde vengo y me ayuda a entender mejor a dónde quiero ir y qué tengo que hacer para lograrlo. Y claro, compartir este pensamiento con ustedes quizá a alguien le sea de utilidad. Dicho sea de paso: sí, me avergüenzan los errores cometidos en el escrito, y no pude evitar reir al leerlos ahora que mi japonés ha mejorado (comparado con esa época).

Sin más preámbulos:

2002年4月1日(月)

はじめに

ほかの日本語のノート。これは5番目か6番目かが分かりませんが数える訳がないです。

どうして特にこのノートの第一ページに「はじめに」を書いているんでしょうかと多分今頭の中で考えています。答えは簡単:自分を励ますように。

この中に基礎的な日本語がありません。最初から今にかけてなっている日本語は普通に使われていて、深い説明がありません。日本語の勉強の言葉に言い換えれば「1級だけの表現や慣用句や作文などの事」があります。

この文書を書くときに能力試験に合格かどうか知りません。だけど、受かっても受からなくても今は大切じゃありません。思い切り学んで、決してあきらめいなで。悲し過ぎる時、そして、やめたい時に自分自身の勉強のおかげで習ったことを顧みて、君が大切な人だと思っている人を思い出して、人生を続けて。悪い経験を味わっても「もう懲りる」と言ってもいつも笑顔を見せて精一杯頑張って。

確かに人生はややこしいです。しかし、それこそからとても面白くて楽しいです。未来のことを思うのがいいんだけどこだわるのが良くなくて苦しい。というわけで「今」を生きて、人の困る時に側にいて助けてあげて。

その上、「結婚したい」って夢、そして「緑ちゃん」について思って。どこかに君に愛されたがっていて君を愛したい女はいるから。

夢を叶えるために

マヌエル

 

Lunes 1 de abril de 2002

Para comenzar

Otro cuaderno de japonés. No sé si éste es el 5to o el 6to, pero no hay razón para contarlos.

Quizá en este momentó me estaré preguntando el porqué escribí especialmente en la primera página de este cuaderno un mensaje “para comenzar”. La respuesta es fácil: para alentarme a mí mismo.

Aquí dentro no hay japonés básico. El japonés que he aprendido hasta la fecha es usado de forma normal y no hay explicaciones detalladas. Diciendo lo mismo en palabras propias del estudio del japonés: aquí hay solamente expresiones, modismos y composiciones de nivel 1.

Al momento de escribir esto no sé si pasé el examen de japonés. Pero apruebe o no, eso no es lo importante ahora: estudia con todas tus fuerzas y nunca te rindas. En los momentos más tristes o cuando quieras dejar de estudiar, voltea a ver todo lo que has aprendido estudiando por tu cuenta; recuerda a las personas que crees que son importantes para ti y sigue adelante. Aunque tengas experiencias malas  y aunque digas “ya no puedo más”, siempre muestra una sonrisa y esfuérzate al máximo.

La vida ciertamente es complicada. Sin embargo, es gracias a eso que es interesante y divertida. Es bueno pensar en el futuro, pero aferrarse no es bueno y duele. Por tanto, vive el presente, y cuando alguien esté en problemas está a su lado y ayúdale.

Y además de todo, piensa en tu sueño de casarte, y piensa tambien en Midori, porque en algún lugar hay una mujer que quiere ser amada por ti y quiere amarte.

Para cumplir los sueños

Manuel

El resto del cuaderno son hojas y hojas y hojas de vocabulario y expresiones que preguntan en el nivel 1 del examen de japonés. Todavía veo algunas y, aunque sé cómo se usan, rara vez las digo, y cuando lo hago los japoneses se quedan de “¿cómo sabes eso?”, “eso ni yo lo entiendo”. Y no es ensalzarme: cualquiera que haya aprobado el nivel 1 sabe a lo que me refiero al momento de intentar usar algunas de esas expresiones en el vocabulario diario. NO confundirse: SÍ hay algunas que son comunes, pero otras que sólo verán en libros.

No hay rutas cortas ni fórmulas mágicas para aprender ni para ser exitoso en algo. El trabajo, la constancia y la disciplina son las mejores herramientas para lograr lo que nos propongamos. Y lo mejor es que están al alcance de todos y no cuestan ni un centavo. Depende de nosotros hasta dónde queramos llegar. Hoy, a más de 10 años de haber escrito lo anterior, lo vuelvo a corroborar.