Office Glico

Ezaki Glico es una compañía japonesa que primordialmente produce dulces, helados, entre otras cosas. Quizá les suene más si menciono que es la compañía que hace los Pocky, una varita de chocolate que en los últimos años misteriosamente se convirtió en la golosina típica de los aficionados de la animación japonesa en México.

Los horarios de oficina en Japón varían dependiendo de las compañías, pero lo que tienen en común es que sólo hay una hora para comer. Dicho sea de paso, en Japón se come al mediodía. Y también dependiendo de la empresa, hay algunas que no permiten que los empleados salgan del lugar de trabajo antes de la hora.

¿Qué pasa cuando los empleados tienen hambre o ganas de comer algún dulce? Glico tuvo una idea: Office Glico.

¿Qué es?

Muy simple: Glico pone esos cajoncitos y el refrigerador, le pone dulces, helados y hasta mascarillas para cubrirte el rostro cuando estás resfriado, cada producto, el que sea, tiene un costo de 100 yenes.

¿Cómo funciona?

Esas partes verdes que se ven en la parte de arriba tienen la figura de una rana. Tomas tu producto y le pones 100 yenes a la rana, la cual se “come” el dinero. Todo se basa en confianza: tomas algo, pagas 100 yenes. Nadie te está vigilando.

¿Es caro?

Algunos productos, como las mascarillas, sí lo son. Los helados y algunas golosinas cuestan unos 85, 90 yenes por fuera, así que en realidad no es mucha la diferencia.

Lo bueno de Office Glico es que no necesitas salir de tu lugar de trabajo para comprar algo para echarle a la panza cuando tienes antojo (o hambre, porque también le ponen ramen instantáneo).

En lo que viví en México nunca me tocó ver algo similar. ¿Ha surgido algo como esto en estos años?