Office Glico

Ezaki Glico es una compañía japonesa que primordialmente produce dulces, helados, entre otras cosas. Quizá les suene más si menciono que es la compañía que hace los Pocky, una varita de chocolate que en los últimos años misteriosamente se convirtió en la golosina típica de los aficionados de la animación japonesa en México.

Los horarios de oficina en Japón varían dependiendo de las compañías, pero lo que tienen en común es que sólo hay una hora para comer. Dicho sea de paso, en Japón se come al mediodía. Y también dependiendo de la empresa, hay algunas que no permiten que los empleados salgan del lugar de trabajo antes de la hora.

¿Qué pasa cuando los empleados tienen hambre o ganas de comer algún dulce? Glico tuvo una idea: Office Glico.

¿Qué es?

Muy simple: Glico pone esos cajoncitos y el refrigerador, le pone dulces, helados y hasta mascarillas para cubrirte el rostro cuando estás resfriado, cada producto, el que sea, tiene un costo de 100 yenes.

¿Cómo funciona?

Esas partes verdes que se ven en la parte de arriba tienen la figura de una rana. Tomas tu producto y le pones 100 yenes a la rana, la cual se “come” el dinero. Todo se basa en confianza: tomas algo, pagas 100 yenes. Nadie te está vigilando.

¿Es caro?

Algunos productos, como las mascarillas, sí lo son. Los helados y algunas golosinas cuestan unos 85, 90 yenes por fuera, así que en realidad no es mucha la diferencia.

Lo bueno de Office Glico es que no necesitas salir de tu lugar de trabajo para comprar algo para echarle a la panza cuando tienes antojo (o hambre, porque también le ponen ramen instantáneo).

En lo que viví en México nunca me tocó ver algo similar. ¿Ha surgido algo como esto en estos años?

17 thoughts on “Office Glico”

  1. lol! que haces despierto a las 4 a.m.?

    y que me voy a comer y regreso y hay post nuevo!!! 😀

    Sobre el post, sería impensable tener una de esas cosas aquí, sobre todo por la misma razón que no hay despachadores de periódicos como en gringolandia, un mexicano se despacharía todos los dulces, y si se puede, sin meter los 20 pesitos.

  2. En muchas oficinas hay aparatitos para comidas, bebidas y golosinas, hasta he visto baños donde hay cepillitos de dientes, pastillas y hasta condones; pero todo controlado mecánicamente, porque eso de basarse en la confianza no funciona por aquí. Y bien lo dice Sergio Guzmán, hasta habrá alguien que ponga una buena rondana en vez de una moneda.

    Una pena, pero es lo cotidiano vivir aquel viejo refrán de “el que no transa, no avanza”.

  3. las maquinas expendedoras de bimbo, barcel, etc, cosas engordadoras y llenas de ucar pero tan deliciosas jojojo

  4. En Querétaro es más o menos común – en donde hay muchos empleados- tener un “cajón oxxito”…

    En ese cajón normalmente hay golosinas, botellas de agua, et cetera… También, desde luego, hay una lista de precios.

    Cuando sufres (porque se sufre) de antojo, vas al cajón y tomas algo que te apetezca y depositas el costo (de la dicha lista de precios) en una cajita y listo.

    Nunca he sabido que alguien se robe algo, pero es común que los chilangos ( y lo digo sin animo de ofender o provocar) se tomen la “licencia” de pagar después (hasta donde sé, si pagan).

    Y las omnipresentes máquinas expendedoras.

    Saludos.

  5. Llevo poco visitando tu “blog”, pero me gustaría tener forma de contactarme contigo, tengo el mismo sueño que tu tuviste hace algunos años, el llegar a vivir en Japón. Estoy cursando tercer año de secundaria en México y me gustaría saber como “empezar” con ese proyecto.
    Espero que leas mi comentario, me gustaría que me orientaras personalmente.
    Gracias.

  6. pues coincido con los otros comentarios, aquí en México la veo difícil que haya ese tipo de maquinas expendedoras, pero la verdad no le veo tanta diferencia a una maquina expendedora común y corriente…. quitando el pequeño detalle de la confianza claro esta jajjaja.

  7. No me ha tocado ver por acá en Nayarit, pero dudo que de existir aquí, se basen en la confianza XD. “Paga primero y tómalo después”, a menos que el aparato se trague tu dinero y no te de nada… =/

    En la facultad tenemos una máquina expendedora de golosinas (galletras, jugos, etc) pero va a cumplir un año de abandono, así tal cual xDD

    Saludos!

  8. no e visto aquí en México nada parecido, creo que alguna vez pusieron maquinas para periódicos en las que pagas, la ventanilla se abre y tomas tu periódico, pero por supuesto la gente no tomaba 1 periódico y las quitaron.

  9. Pasados de lanza, aquí en México no existe la confianza, concuerdo con Fernando hasta el dinero se hubieran volado, aunque también hay gente honesta hay que decirlo.
    Y un problema muy frecuente como dice ray black, es que luego se traban, me ha tocado comprar soda y se atora o luego me da una que no quiero.
    En mi caso como trabajo de medio tiempo en una panadería, jaja ps hay de donde tomar pa’calmar la lombriz.
    Y una vez más se refleja el alto nivel cultural de japón con ese tipo de ideas, lamentablemente como dijeron el tranzar ya es parte de la idiosincrasia de nuestro país.
    ¡Saludos Manuel!

  10. Es la primera vez que te leo y creo que lo seguire haciendo 🙂
    Concuerdo con la mayoria, en Mexio es dificl que exista ese nivel de confianza (lamentablemente) asi que las maquinas expendedoras de dulces y refrescos llevan la delantera!

    Saludos desde la bella Puebla!

  11. Hola!

    Veo tu informacion y me parece interesante lo que nos compartes, yo actualmente tengo un negocio en Mexico y vendo productos asiaticos, quisiera saber si puedo hacer algun trato contigo para que me pudieras enviar alguna mercancia a Mexico, espero sea posible y espero tu respuesta, muchas gracias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *