Fiesta mexicana en Gifu

El pasado 21 de mayo, muchos miembros de la comunidad mexicana en Japón que usamos Twitter nos reunimos en Gifu, todo por el simple hecho de pasar un buen rato juntos y comer carne asada, quesadillas y picadillo hasta hartarnos.

El anfitrión fue Erick, un mexicano originario de Sinaloa que vive con su familia en Gifu desde hace un par de años. Y claro, no puedo dejar de mencionar al buen Javier, ya que también sus atenciones hacia con nosotros fueron muy buenas e hicieron de nuestra estancia en Gifu una experiencia inolvidable.

Participantes, su twitter y lugar donde radican en Japón:

  • Gifu
    – Erick (@AWD_Maniac), Perla (@PerlaKibou) y familia
    – Javier (@Gifurama) y familia
    – Meri
    – Christian
    – Rubén
    – Juan
    – Daniel
  • Osaka
    – Roberto (@Piroshi)
    – Jorge Blanco (@jorgeblanco)
    – Christian (@chpesa)
  • Hyogo
    – Megumi (@menchiesp, prácticamente mexicana honoraria)
  • Shizuoka
    – José Antonio (@jantoniovaldez)
  • Nagano
    – Esdras (@esdrasgrau)
  • Tokio
    – Azael (@ayotl_)
    – Miriam (@minavg)
    – Luisa (@huichis_mx)
  • Chiba
    – Rigo (@rigomm) y su esposa Saeko (@saekotk)
    – Elena (chica rusa amiga de Rigo)
  • Fukuoka
    – Carlos (@Sea_Jackal) y familia
    – Haydee (@angel_haydee)
    – Su servidor (@medinamanuel)

El plan de la fiesta comenzó a formarse un mes antes. Se decidió la fecha tratando de evitar la semana dorada en Japón porque así saldría más caro viajar y sería más difícil conseguir lugares. El 21 parecía buena fecha para todos y así quedó. Yo en ese momento no sabía si realmente podría asistir, ya que vislumbraba que estaría muy ocupado y muy gastado, y no podía decidir en ese momento. De hecho, yo daba prácticamente por hecho que no podría ir, pero decidí no perder las esperanzas hasta el último momento y creo que fue lo correcto.

IMG_0905

La reunión estuvo muy buena y el ambiente fue tranquilo, pero muy alegre y divertido. Volver a encontrarte en persona con la gente con la que platicas por internet, y en mi caso encontrarme en Gifu con un amigo de Guadalajara después de 5 años de no verlo (José Antonio) hicieron que el viaje valiera la pena.

IMG_0901

La comida, inmejorable. Los anfitriones se lucieron con todos los preparativos (acción que realmente se aprecia y agradece profundamente). La cantidad de comida era increíble; comíamos y comíamos y no se veía que hubiera fin. Perla y Meri se lucieron en la cocina manteniendo siempre comida preparada para el que quisiera llegar. El picadillo estaba riquísimo, y tómenlo de alguien que en México lo aborrecía y nunca lo comía (ya había mencionado antes que era extremadamente especial con la comida :S). Yo sinceramente no conté cuántas quesadillas ni tortillas me comí, ni cuantos pedazos de carne, pero quedé totalmente satisfecho… y la comida no paraba.

014

Platicamos de todo y de nada. Conversamos más detalladamente sobre nuestras peripecias por este lado del mundo, los planes para el futuro, las dificultades a las que nos hemos enfrentado estando en Japón, escuchamos las experiencias de los recién llegados o los que tienen menos tiempo que nosotros… en fin, una reunión que sirvió como un respiro de aire mexicano en medio de una cultura totalmente diferente a la nuestra. Algunos ya estamos muy acostumbrados a ella, otros no tanto, pero siempre es bienvenido un recuerdo de dónde somos, de dónde venimos, dónde crecimos y a dónde regresarán algunos (porque no todos tienen planes de regresar a México, y otros no lo harán en corto plazo).

100_1455

El día siguió con retas en Super Street Fighter IV. Hasta quienes nunca en su vida lo habían tocado se animaron a jugar nada más por el hecho de convivir. No importaba si ganabas o perdías, sino que estuvieras en la acción, conversando, gritando, moviéndole a la palanca sin saber qué hacer. Lo importante eran las risas, los “¡ohhhh!” y “¡ahhhhh!” al hacer una jugada espectacular o que te saliera un poder sin siquiera saber cómo lo habías marcado… Todo el ambiente fue perfecto.

Foto 2011-05-24 22 41 52

Pero ahí no terminó todo. La noche fue adornada con karaoke casero gracias a un micrófono que Javier hizo el favor de traer desde su casa, y a Youtube. ¿Cantas bien o mal? ¡No importa! El chiste es que escogieras una canción y entre todos se cantaba, no importando si el que puso la canción no decía ni una sola palabra. Hubo de todo: canciones mexicanas, en inglés, japonesas, el video de “battery” protagonizado por Rigo (en la reunión que tuvimos el año pasado en Osaka) y la que se les pueda ocurrir para animar el ambiente. Y respecto al karaoke, he de confesar que aunque sí “ladré” un par de canciones mi principal preocupación era que los vecinos le llamaran a la policía y nos llegaran a callar, porque el karaoke comenzó después de las 10 pm y se alargó hasta cerca de la 1 am, en donde todos empezamos a tomar turnos para tomar un buen baño antes de descansar un poco.

IMG_3395

Yo andaba cansadísimo porque el día anterior había volado de Fukuoka a Tokio de ida y vuelta, y me había tenidp que levantar a las 4:45 am para poder llegar al aeropuerto a tiempo (el vuelo salía a las 7 am), y ese día había repetido la rutina, nada más que despertándome un poco más tarde). Caí rendido alrededor de las 3:30 am, mucho después que la mayoría, pero varios se quedaron despiertos toda la noche en la sala.

020

A la mañana siguiente el desayuno esperaba: más quesadillas, más carne 😀 Todos comenzamos a hacer maletas, pero el horario de regreso de cada uno era diferente. Tuvimos tiempo para ir al castillo de Gifu, aunque algunos solamente lo vieron por fuera y de ahí Javier los llevó a la estación. Los que nos quedamos, subimos hasta el castillo usado el teleférico, nos quedamos un rato admirando el ambiente, y después de las obligatorias fotos otro grupo se separó porque su hora de salida se acercaba.

IMG_0919

Regresamos a casa de Erick, y en lo que comimos y conversamos, llegó la hora en la que yo tenía que regresar. Salía del aeropuerto de Chubu, en Nagoya, y el tren más rápido de Gifu hasta allá hace poco más de una hora de camino, por lo que me quise anticipar a cualquier imprevisto y opté por tomar el tren relativamente temprano. Erick me hizo el favor de llevarme hasta la estación, y de ahí fue un viaje muy placentero. Debo mencionar que el aeropuerto de Chubu es precioso (lo abrieron hace unos años) y muy moderno; estuve recorriéndolo por espacio de una hora: muchas tiendas, muchos restaurantes… uno puede pasarse un buen día ahí.

Fueron un par de días solamente, pero me atrevo a decir que han sido de los mejores momentos que he tenido en el año. Y creo que hablo por todos los asistentes a la fiesta cuando menciono que nos gustaría mucho que este tipo de eventos se repitieran más seguido. ¿Una posada este año? No sería mala idea, solamente hay que pensar en dónde nos juntamos 😀

Gifufiesta-Castillo-2011