Los años maravillosos – Parte 5

¡Japón!

Desperté muy temprano a la mañana siguiente. Prendí la televisión y… ¡todo estaba en japonés! (qué raro, ¿no? ペロリ); pero cuando abrí la ventana y vi el paisaje por fin reaccioné: realmente había llegado… realmente estaba en Japón. No estaba soñando, sino viviendo mi sueño. Me esperaban 2 semanas mágicas, y las quería vivir con la mayor intensidad posible.

Me cambié de ropa y fui al comedor a desayunar. La noche anterior me habían dado una tarjeta que contenía dinero electrónico que solamente se podía usar ahí. Por más que trato de recordar qué desayuné nomás no lo logro. El caso es que desayuné algo, je. Lo siguiente era conocer a los otros participantes, las personas con las que conviviría por las siguiente 2 semanas.

Había gente de países que en mi vida había oído nombrar en ese entonces (como Georgia o Myanmar), pero como éramos unos 80 más o menos, obviamente no todos convivieron con todos. Yo traté de hacer plática con todos los que pude, pero ya saben que invariablemente te llevas mejor con algunos; en mi caso conviví más con gente de Brasil, Canadá, Turquía, Uzbekistán, Rusia, Georgia, Siria, Argentina y Rumania. Y claro, había unas nenas que hacía que se te cayera la baba de lo lindas que estaban. Lo más curioso, y al mismo tiempo interesante, es que siendo casi todos de países diferentes, el idioma que más se usaba entre nosotros era el japonés. Solamente en casos cuando gente del mismo país, o gente que tenía como lengua materna el mismo idioma conversaba entre sí, era cuando el idioma cambiaba. Cierto: algunas veces se usaba inglés, pero eran pocas y contadas.

El programa consiste en tomar diversas clases de cultura japonesa por la mañana y después tener las tardes libres. Había viajes programados a otros lugares de Japón, pero serían casi todos entre el final de la primera semana y el inicio de la segunda.

Las clases estaban también divididas, pero había también clases comunes a las que todos debían asistir. Sinceramente no recuerdo todas las que tomé, pero una en particular me viene a la memoria: clase de dialecto de Kansai (関西弁, kansai ben). Sabía de la existencia de los dialectos en japonés, pero nunca en sí había sabido la diferencia. Lejos de que simples palabras que cambian o inflexiones diferentes en los verbos, el ejemplo de la conversación (muy famosa y usada como broma) entre 2 personas de Osaka respecto a los perros chow chow me dejó con cara de O.O al no entender prácticamente nada de lo que decían.

A: ちゃうちゃうちゃう? (chau chau chau? – Es un chow chow, ¿verdad?)

B: ちゃうちゃう、ちゃうちゃうちゃう。 (chau chau, chau chau chau. – No, no. No es un chow chow).

También tuve clases de caligrafía, gramática, aikido… en fín, de todo un poco para conocer más sobre la cultura del país en el que estábamos.

Como mencioné arriba, por lo general las tardes eran libres, y aprovechábamos para salir y conocer los alrededores. La fundación nos prestaba bicicletas, y como las instalaciones están al lado del mar, andar en bicicleta por la playa o una simple caminata vespertina era mágico. De hecho, para ir a la tienda de autoservicio más cercana era necesario caminar unos 10 minutos, ya que estaba al lado de la estación de tren.

Las noches fueron punto y aparte. El piso 3 estaba destinado exclusivamente a auditorio, salón de eventos y karaoke, por lo que podía ser usado la 24 horas sin ningún problema. Está de más decir que se convirtió en el lugar de reunión de todas las noches; se armaron fiestas donde había bebidas de diferentes países, karaoke al por mayor, baile y, en general, un muy buen ambiente.

La primera vez que salí una tarde fue como al 2do. o 3er. día, cuando supe que la película más nueva del estudio Ghibli (Neko no ongaeshi) se estaba proyectando en los cines. Le pregunté a la persona de la recepción cómo podía llegar a la parte central de Osaka y dónde podía encontrar un cine. Me dijo que no había necesidad de ir hasta la parte central ya que una pequeña ciudad cerca de ahí tenía cine y justamente tenían en cartelera la película que quería ver. Ni tardo ni perezoso fui en bicicleta hasta la estación, abordé el tren y seguí las instrucciones que me habían dado. Llegué al cine sin muchos problemas, y para mi fortuna llegué justo 10 minutos antes de que comenzara la siguiente función de la película). Todavía no habían pasado ni 3 días y el viaje ya pintaba genial.

Una vez la película se hubo terminado era hora de regresar. Me dirigí a la estación de tren y me puse a buscar cuál era el que tenía que tomar. Le pregunté a un chavo como de unos 13 años y amablemente me dijo cuál tren era el correcto, pero después me dijo algo que no comprendí en ese entonces. No le tomé importancia y me dispuse a abordar, cuando de repente el mismo chavo me toma de la mano y me lleva corriendo hacia los vagones de atrás. No sabía qué pasaba puesto que había tomado el tren correcto, pero después de abordar en los vagones de la parte de atrás y escuchar el anuncio en el tren me di cuenta de la situación: el mismo tren se dividiría en 2 en una determinada estación; la parte del frente tendría un destino y la de atrás otro, que era a dónde yo quería ir. El chavo intentó decirme que debía tomar el tren pero por la parte de atrás, y en ese entonces mi japonés no fue suficiente para comprenderle al instante. Por poco me perdía, pero gracias a él pude regresar a las instalaciones de la fundación.

Homestay

El programa también incluía pasar 2 días y una noche con una familia típica japonesa. Eso fue casi al finalizar la primera semana. La que me asignaron a mí era una pareja ya mayor que vivía en un área más centrica de Osaka: la familia Kaji (梶).

Después de que el señor pasó por mí en su carro (y de no salir de mi asombro por ver el volante del carro del lado derecho), estuvimos conversando en japonés acerca de mi vida, de qué hacía, qué me había parecido Japón hasta ese momento, y si quería ir a un lugar en específico. Mi respuesta fue casi instantánea: でんでんタウン (Den Den Town, el “Akihabara” de Osaka). Aparte de llamarme la atención, necesitaba desesperadamente comprar una cámara digital debido a que no había llevado cámara para el viaje y las fotos que había tomado de los lugares a donde ya habíamos ido (castillo de Osaka, acuario, etc.) fueron con cámaras desechables. El señor Kaji amablemente me dijo que me llevaría al día siguiente a Den Den Town. “¡Sí!” me alegré en silencio.

La casa de la familia Kaji era grande para los estándares japoneses. La señora Kaji me recibió muy bien. Estuvimos conversando, viendo el sumo, y después el señor me llevó a un museo y a ver unos festivales locales que se estaban celebrando en esas fechas. De regreso fue la hora de tomar un baño. Me explicaron cómo debía bañarme, y vaya que disfruté mi primera vez en un 風呂 (furo, una tina de baño). Huelga decir que debido al calor, al terminar de bañarme ya estaba empapado en sudor.

El día terminó con un cuarto de tatami (una especie de estera que se usa en cuartos tradicionales japoneses) para mí solo; el futón (una colchoneta que se pone en el piso y se usa para dormir) ya estaba listo y al lado había un ventilador, totalmente necesario para poder sobrevivir la noche.

Al día siguiente me llevaron a Den Den Town, y el señor Kanji intercedió por mí para regatear el precio de la cámara que quería comprar. Me había enamorado de una Sony Cybershot de poderosos 2 megapixeles. Le compré una memory stick de 64 MB y lo que pagué por eso fueron, después de la regateada (y de enterarme que se puede regatear en las grandes tiendas de electrónica en Japón), 55,000 yenes. No traía tanto dinero, pero pude pagar con mi tarjeta de débito de Bital (inserte aquí sus comentarios respecto a que ya estoy viejo ペロリ). Y ya con mi cámara y con ganas de explorar el lugar por mi cuenta, el señor Kaji regresó a casa y me dio instrucciones de cómo llegar de regreso, ya que debía recoger mis cosas y él me tenía que llevar de regreso a las instalaciones de la fundación. Incluso la noche anterior él me había preparado un mapa y las instrucciones de cómo llegar de Den Den Town a su casa. Quería que usara mi japonés y mi espíritu aventurero, y lo consiguió. No tuve ningún contratiempo para llegar a su casa después de pasear un buen rato por Den Den Town y sus alrededores.

La despedida fue normal, sin lágrimas, pero sí con apretones de manos y abrazos. El señor Kaji continuó enviándome tarjetas de año nuevo hasta México durante 2 o 3 años. pero después ya no supe más de él. Espero que esté bien y que siga tan energético y lleno de vida como cuando lo conocí.

30 thoughts on “Los años maravillosos – Parte 5”

  1. me kede enbobado con el relato, la verdad es que en algun futuro no muy lejano quisiera poder vivir algo asi, pro lo pronto hay que terminar la universidad, ya despues veremos, gran relato y sigue asi

  2. Que te puedo decir, por ahí hay varias erratas, pero son mas bien dedazos, aunque mucho de esto lo hemos platicado en otros medios, es muy refrescante leerlo por acá… que será que te lleve unas 10 partes los años maravillosos y/o la parte de la maestría será un nuevo capitulo + ¿el doctorado? je.

    Por cierto recuerdas las notas del BBS las de los perfiles, si no te es demasiado personal, podrías añadirlas como otra categoría del blog, no se inspiraciones me parece les decíamos en aquella época, muchas estaban bastante publicables…

    Y que sigan los años maravillosos.

  3. Que que? 55,000 yenes por una cámara de 2 megapixeles en 2002? Yo recuerdo que compré también una Sony de 2 megapixeles como en 22,000 yenes en junio de 2002 en Akihabara! Ah, y tambien una memoria de 64 megas… pero esa no recuerdo en cuanto 😛

  4. Un relato increíble, no porque no lo pueda creer sino porque transmite con un gustazo y de una excelente manera todo lo que fue para ti.
    Siento como si hubiera visto un capítulo más.
    Que genial, me da mucho gusto, no se porqué… pero seguramente por ti.

    Espero la siguiente parte!

  5. Un relato magistral, todas esas experiencias, palabra por palabra, han dejado un muy buen sabor de boca. Me has tenido pegado a la pantalla leyendo tus relatos con gran entusiasmo, sin duda, una gran experiencia!!

    Esperando la siguiente parte 🙂
    Saludos!

  6. Increíble historia, realmente lograste transmitir todas las ideas y sentimientos ahí narrados, hasta me dieron ganas de haber estado allá y conocer a todas esas personas que mencionas en tu post…
    ojalá y subas más relatos como este (me gustó mucho de verdad).
    Saludos!

  7. O que bonito viaje…..malas noticias para mi de este lado…..Me rechazaron por bajo promedio …….ni modo tendre que sacar 10 el año que viene y estudiar japanese…….o Gifunes XD…..Pues ni modo y nos vemos en 2 años Manuel Sensei y no Sea malo agregeme en el face……..

    Pd Me enoja màs por que el examen estaba sencillito

  8. “Ahí quedó la noche. Y si estaban esperando leer algo sexoso, se lo pierden, porque no hubo nada ペロリ”

    El que se lo perdio fuiste tu, jejeje. Lo dicho, eres toda una telenovela.

  9. Hola manuel,aparte de programador deberias ser escritor,no seria mala idea que publicaras un libro o alguna biografia que le pueda servir a todos los que tienen el sueño de conocer o ir a japón
    la verdad que ni pareciera que escribiste tanto fue muy entretenido tu relato y dejas con ganas de saber mas

    Saludos.

  10. MUCHISIMAS FELICIDADES, SABES YO TENIA EL MISMO SUEÑO DE IRME A ESTUDIAR UN POSTGRADO EN JAPON, PERO EL SUEÑO PARECE MÁS LEJANO CADA DIA, AHORA SOY MADRE Y MI HIJO ESTA ENTRANDO EN EDAD ESCOLAR, ESPERO INCULCARLE MI AMOR POR LA CULTURA JAPONESA Y QUE EL ALGUN DIA ESTUDIE ALLI, JEJEJEJE A LO MEJOR Y EL ME LLEVA PARA ALLI, POR LO PRONTO TRATO DE ESTUDIAR JAPONES POR MI CUENTA, YA QUE EN EL LUGAR DONDE VIVO A DURAS PENAS HAY UNA ESCUELA DE IDIOMAS QUE ENSEÑA INGLES Y FRANCES, ME HUBIERA ENCANTADO HACER UNA MAESTRIA EN ROBOTICA Y UN DOCTORADO IGUAL AL TUYO EN INTELIGENCIA ARTIFICIAL, SOY ING. EN ELECTRONICA, PERO SI TE SOY SINCERA TIENE MUCHOS AÑOS QUE NO EJERSO, OJALA ALGUN DIA PUEDA CUMPLIR MIS METAS.

  11. Hola!!!
    Que emocionante viaje, realmente que ni se notó que fuera larguito el relato, me has tenido pegada a la pantalla todo el rato ^^ y por supuesto, con ganas de saber que pasa después jeje.

  12. Bital…….jajajajaja, perdon Manuel pero me parti de risa (y aun lo hago xD) cuando lei eso, que tiempos aquellos, aun lo recuerdo, Manuel, no eres viejo, viejo el zocalo, tu eres Mayor xD (algo asi iba el chiste que oi en la tele un dia…no muy regio si me preguntas xD).

    Eres muy bueno contanto historias (al igual veo que mucha gente esta deacuerdo conmigo), supongo que el tener tu blog por algunos años si que han hecho que salga lo escritor en ti, te digo esto porque yo no soy muy bueno contando historias…pero trato de mejorar, aunque es dificil xD.

    Hablando de tu historia, por momentos me parecio que tambien estaba ahi…me pregunto si a alguien mas tambien le ocurrio xD, debio como dices ser magico, tan magico que me dio envidia…aunque solo por 1 seg, lo demas lo disfrute mucho, despues de todo, yo puedo vivir lo mismo que tu, solo necesito esforzarme mas.

    Por cierto, eras sobresaliente en el Japones?, lo hablabas algo fluido?, o que crees que tenias de ventaja?, te pregunto eso porque donde estudio Japones (en la UANL, aqui en Monterrey) no soy el mejor de la clase, hay un grupito que simplemente arrastra a los demas en idioma, a pesar que entiendo rapido (algunas veces mas rapido que ellos…lo se, se como se oye pero es la verdad xD) no puedo expresarlo en palabras tan rapido como ellos, te digo esto porque posiblemente exista algo ahi (sobre el convenio de un viaje cultural a Japon) y en una competencia, todos somos rivales…pero aclaro que me estoy esforzando, pero algunas veces el talento ayuda un poco…espero que me entiendan.

    CuaKiller, animo, ya me hice a la idea y espero (si me deja la escuela y no me atrasan xD) que en dos años ser elegible para la beca, si no es que antes, como dicen por aqui, echemos la carne al asador y talvez nos veamos cuando vayamos a aplicar por la beca.

    Sin mas me despido, espero que a nadie se le cansen los ojos por leer (o al menos tratar…xD) este post…debo de aprender a decir lo que quiero con menos palabras…como dicen en la empresa en la que estoy haciendo practicas (y practicamente en todas las demas xD) menos es mas…lo se, muy trillado xD.

    Nos leemos, y Manuel, espero que me puedas contestar (y decirme que hechizo le aventaste a los jueces…eso me serviria xD).

  13. excelente historia cada vez se pone mas buena la historia de los años marvillosos, waaaaaaaaaaaaaa ya me lo imagine todo que divertido, te cuento que este año voy a participar en este programa , waaaaa ojala me pueda juntar con alguien de los #mexicanosenjapon

  14. Qué puedo decir?…. solo imaginate que me tienes aqui llore y llore….. te preguntaras por qué?…. bueno pues la idea de que algo que de verdad deseamos se puede convertir en realidad me tiene con el sentimiento a flor de piel, en estos momentos veo muchos de mis sueños y deseos truncados, dandole mil vueltas a muchas cosas y cuando finalmente me habia convencido de que solo en las peliculas pasa, encuentro este blog y lei tu historia… y solo puedo agradecerte de todo corazon que lo hayas compartido con estos desconocidos (bueno ya vi que algunos no tanto jeje)…

    GRACIAS!!

    pd: espero la siguiente parte eh!!

  15. Wow tu historia me mantuvo al filo!! y esque siempre leeo tu blog, no comento que es diferente.
    Yo tambien estudio en el Instituto de Intercambio Cultural México Japonés (Nichiboku), y saber que tu comienzo fue ahi es un orgullo y una pequeña esperanza de saber que, si me esfuerzo, podre llegar al igual que tu.
    ¿Conoces a Minako? hahaha, sigue siendo igual de linda esa mujer, aun esta en la escuela, ella me estuvo ayudando con mi ensayo para la oratoria nacional.

    Tu historia parece sacada de la tele, la verdad que tenacidad tienes para llegar a donde haz llegado!!!espero con ansias la entrega 6!!!:D Gracias por compartirnos un poquito de tu historia!!

    PD: cuando vengas a Guadalajara date una vuelta por Nichiboku! te aseguro que seras el motivador de MUCHÍSIMAS personas!:D
    se despide una chica de intermedio 2,,,,aun poquito jeje…pero ahi vamos!!:D

  16. Que increíble experiencia Manuel, inolvidable… mágica… Me fui imaginando cada una de las situaciones que describiste… pfff único.

    Suerte Manuel, y sigue con ese espíritu aventurero.
    Saludos desde Durango, México.

  17. Que buena historia,me gusto mucho. Espero poder leer la parte que sigue :D, me gustan tus relatos. Saludos y que estes bien.

  18. Wua, simplemente wuaw, esto si que es una buena lectura, por momentos me transporte hasta ese lugar y creando momentos y sensaciones que a lo mejor tu viviste, genial esta parte así como las demás, ahora si que te explayaste. Bien hecho

    Saludos desde Monterrey! Y Ojala algun dia pueda cumplir mis sueños.

  19. Sin palabras, te quedas con cara de ¡What! que historia es como sacada de un cuento de hadas! ¡felicidades por todo lo que has logrado! animo!!! tu puedes mexicano

  20. Quería comentar que estoy muy entretenido con tu “mini” autobiografía y que sirve de inspiración (al igual que la de otro personaje que leí pero el es ingles “Danny Choo”) para mi.
    Quería avisarte que la imagen del post no sale.
    Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *