Los años maravillosos – Parte 4.5

Influencia en el idioma

Desde que comencé en el medio de la animación japonesa, hice una colección si bien no impresionante, al menos decente: todos los mangas de Yawara, los 3 de Code Name wa Sailor V (que me gusta más que Sailor Moon), mucho Ranma 1/2, incluyendo los mangas finales, gran parte de Dragon Ball Z y todo Dragon Ball GT (animación), todo lo que había salido de Aa Megami Sama hasta ese momento, You’re Under Arrest, Wish, MKR y algunos otros trabajos de CLAMP, etc., etc. Pero por desgracia, todo ese material tuvo un desenlace triste, que realmente no creo tratar aquí nunca, porque se trata de un tema familiar delicado.

Gracias a esta afición, mi japonés mejoró considerablemente. Es cierto que NO es bueno usar animación o cómic japoneses para aprender el idioma, pero sí lo es para aprender vocabulario. Por eso recomiendo leer manga en japonés, especialmente si están estudiando japonés, ya que les ayudará a ampliar su vocabulario con palabras que quizá no usen muy frecuentemente, pero que en otros lados es difícil aprender como extranjero).

Algo curioso me pasaba con el CD de “endings” de Ranma 1/2: desde que lo conseguí, tuve acceso a la letra de las canciones en japonés, y cada que me sentaba y veía la letra después de haber estudiado un tiempo, entendía un poco más lo que decía. Esto me animaba a seguir adelante, porque veía progresos; yo mismo me daba cuenta de que estaba mejorando. Poco a poco, pero mejoraba. El sentimiento que uno experimenta cuando entiende toda una canción por primera vez sin ver el diccionario es algo indescriptible, y que deseo que todos los que estudian japonés alguna vez lo vivan.

Entiendo que esta vez me salí un poco por la tangente, pero debido a que esta afición comenzó y creció durante la época que comprende esta serie, creí conveniente mencionarla, aunque fuera sin tantos detalles. En la siguiente parte retomo el tema.