Los años maravillosos – Parte 4.5

Las convenciones

Mientras estuve en la universidad, asistí a muchas convenciones de animación en Guadalajara y a algunas en el DF. De hecho, fue en una ida a la CONQUE en la que conocí a Víctor (el panda) en persona.

Recuerdo que asistí a la primera Comictlán, un evento sin precedentes en Guadalajara; prometía mucho, y era lo que muchos aficionados a la animación y cómic japoneses habíamos estado buscando. En aquel entonces era todavía muy difícil encontrar material, y teníamos que pelear con una sociedad que nos veía como seres raros solo por el hecho de que nos gustaban las caricaturas, por aquello de que “las caricaturas son para niños”.

No hablemos de en qué terminó esa esperanza… ni ese evento. Al menos no en este tema.

Gracias al panda, conocí una tienda en Cuernavaca llamada Momiji, en la que había muchos mangas no tan comunes en México. Y desde entonces, cada ida al DF incluía a fuerzas una visita a Cuernavaca, solo para ir a comprar cosas. Fue ahí donde comencé mi colección de Yawara (manga), y todavía recuerdo las palabras de la gente de la tienda cuando compré los primeros 4 volúmenes: “¡Por fin se vendió! Nadie la compraba”. Aunque no completé la colección ahí, de esa tienda salió el 80% de ella (Yawara se compone de 29 volúmenes en formato “tankobon”).

¡Anime Expo!

Durante mi primer trabajo por fin se me presentó la oportunidad de ir a la Anime Expo en Los Ángeles California. Era como un sueño que se iba a cumplir por fin; había escuchado las historias de conocidos que habían ido en años anteriores, y todos concordaban en que era la mejor convención a la que habían asistido, y que ninguna de las que existían en México en ese entonces se le podía comparar.

Preparé todo. No tenía visa, pero con el trabajo y la antigüedad que tenía, siempre creí que no sería problema obtenerla. Y estaba en lo correcto: aunque me la dieron solamente por 3 meses, no tuve que presentar ningún papel más que la impresión de la página web de la convención. Por supuesto que en el trabajo pedí permiso con mucho tiempo de anticipación, pues no quería sorpresas a la hora de la hora.

Había tramitado mi visa, me preparaba para comprar los boletos… cuando mi jefa, aquella que describí en la parte anterior, de un día para otro me dijo que siempre no me daba permiso. Así, sin mayor explicación…

Creo que no puedo describir los sentimientos de frustración, tristeza, impotencia y enojo que experimenté esa vez. ¡Ya había pedido permiso y me habían dicho que sí! De lo contrario, ni siquiera me habría tomado la molestia de tramitar la visa. Creo que, hasta ese día, era la primera vez que me había enojado en serio, en la que simplemente quería patear algo, golpear la pared hasta que me sangraran los puños. Necesitaba sacar el coraje, pero a final de cuentas todo se quedó en quejas mías… No logré nada.

No fue hasta el siguiente año cuando al fin, después de tanto esperar y de una gran frustración, que se me hizo estar en Long Beach, en la Anime Expo 2001. A ella asistí con un amigo (que por cierto anda en este momento por acá en Japón), y ya en California nos encontramos con otro amigo que se había ido por su lado a la convención.

En ese entonces, dirigía el programa de radio “Mister Cómic” en Guadalajara (que por cierto, hace poco volvió a comenzar), y logré obtener un pase de prensa; gracias a ello, pude estar en la conferencia de prensa de Yuu Watase (autora de Fushigi Yuugi) y hacerle varias preguntas en japonés, platicar en la misma mesa con Kikuko Inoue (la voz de Belldandy), lo cual para mí fue una especie de orgasmo mental que duró más que el un cerdo :D, y estar en primera fila en conferencias de gente encargada de hacer diferentes series. El concurso de disfraces, el de AMV (Anime Music Videos) y la sala de juegos abierta 24 horas hicieron del viaje toda una experiencia, tanto como miembro de la prensa como de aficionado. Entendí que a México le faltaban (y le siguen faltando hasta la fecha) años luz de preparación, organización y seriedad para acercarse un poco a la calidad que presenta este evento, pero quejarme de esto es motivo de otro tema.

El viaje se repitió el siguiente año, pero esa vez fui con Omar y con el Panda. Omar y yo salimos de Guadalajara, y nos encontramos con el panda en el hotel donde nos hospedaríamos. De nuevo obtuve pase de prensa, y esa vez pude estar en la conferencia de prensa de Nobuhiro Watsuki (autor de Rurouni Kenshin).

El hecho de haber podido estar en contacto con los creadores de obras que había leído y disfrutado, y con la voz original de Belldandy, hizo que lo que gasté en ambos viajes valiera la pena. Además, el japonés que había estudiado hasta ese momento estaba comenzando a rendir frutos. Recibí algunas invitaciones de grupos de fansub para fungir como traductor, pero las rechacé. No crean que fueron muchas, pero sí fueron varias.

12 thoughts on “Los años maravillosos – Parte 4.5”

  1. Y que tal con las anime partys toda la noche en AX o las proyecciones donde te ponen el letrero de que no son para que te vayas a quedar a dormir, la infame dieta de hochos de un dolar y el atracón en el desayuno bufete de 12USD que realmente valió la pena, aún hoy me da risa el comercial de cereal donde pasa el tipo y se lleva todo el bowl y le agrega leche, yo hice lo mismo pero con la jarra de jugo y nadie se inmuto (si mal no recuerdo los únicos desayunando en todo el restaurante eramos nosotros tres!), las cintas que se tomaron que se pasaron de viajando y que en una oportunidad le pedí a tu mama (y si que debo aun codificar a video digital) por cierto que el recuento que hicimos al final del segundo día caminando por el lateral del centro de convenciones, ahora es común para hablar de eventos y lo he visto en más de un reportaje.

    La ida a Universal también me parece merece su espacio aparte, no se siento que realmente te quedaste muy corto en cuanto a tu parte en la afición, por no decir que ni mencionaste los bbs 😛 pero entiendo yo debo una reseña de la propia AX como la viví y ni hablemos del DC10 que realmente fue algo similar…

    En fin que si se extraña la narrativa que habías estado llevando, pero es divertido leerte,.

    Saludos.

  2. lamentablemente creo que nunca podremos ver algo como la comic coon o el e3 en mexico, muy chidas tus historias, esperando con ansias la proxima

  3. Como que si le faltó a esta parte, más detalles!!,Considero que es importante, como sea es uno de los vínculos que formaste con Japón antes de estar allá…
    No sabía que no es recomendable usar animación o comic para aprender japonés , de hecho creía todo lo contrario, yo que aveces veo animación japonesa, siento mi oreja se ha empezado a familiarizar,jejeje.Uno de mis propósitos a futuro es aprender japonés así que es bueno saber cual podría ser el mejor camino, o el más funcional; Aunque si me gustaría me dijeras porque no es recomendable…

    También me ha entrado la curiosidad de la lista de manga, comic, animacion que ya haz leído o visto, o algunas recomendaciones!Aparte de las que ya mencionas aquí.
    Muchas gracias una vez más Manuel, saludos!!

  4. Te los quemaron verdad?…estoy semi seguro…y ya tendremos una come como en los angeles…Todo depende de los fans

  5. entiendo la emocion que es el escuchar una cancion y entender aunque sea una parte, es genial, lo que pasa esque muchos fans de aqui de gdl pasan de un plano FAN->OBSESION y se van perdiendo :S a mi me toco conocer a una persona que era fan y me dijo “ja! yo hablo japones y tu no” y me decia kawaii, ohayou, genki desu ka, yo no le dije que hablaba tambien y le comente de la escuela en donde estudio, se metio y me vio, por supuesto se saco de onda y no dijo nada…pero le dije “si te interesa el idiomaa adelante (:” no duro mas de 3 meses xqq ya queria hablar solamente como anime y decia q eso no le serviria…todo sirve y si realmente te gusta algo no descanzaras hasta tenerlo..pero de una manera sana tmb,…(: espero la siguiente parte!:D

  6. Snif, Snif, me gustó mucho tu relato, de como empezaste a aprender japonés. Sin más que decir, sólo gracias por compartir esos momentos y gracias por tus buenos deseos a los que apenas estamos aprendiendo. Esperaremos la siguiente parte. Saludos 🙂

  7. Orale!! me gusto leer este pasaje de tu vida, aunque yo ahorita tengo suspendido el Japones por terminar el Ingles, que por cierto ya mero lo acabo creo que este año, si pienso retomarlo para poder cumplir mi sueño. Saludos.

  8. Recuerdo que alguna vez habías dicho que pondrías un mega-rant con toooodo lo que le falta a las convenciones de nuestro país.

    Igual lo hiciste y no me dí cuenta, pero con las pocas líneas que dedicas al punto, se presumen intensidades sensoriales (similares a tu entrevista con Kikuko-san) catársicas.

    Wow, interesantes entradas. Gracias por compartir tu vida con nosotros. 🙂

  9. hola manu ya me heche tus años maravillosos jajajaj que risa con lo de tus bateadas me da risa ya que de acordarme tambien a mi como me bateaban desde la primaria ajajaja hasta la universidad que ya soy una persona muy diferente. yo tambien aplico la de escuchar canciones en japones(por cierto no se si conozcas una banda de rock japones que se llama ONE OK ROCK,usa tambien el ingles, te la recomiendo es muy buena banda y buenas letras.
    sale manu paso a retirarme ya sabes saludos desde el puerto de veracruz.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *