Días pesados

Ya tenía rato queriendo actualizar el blog, pero en las últimas semanas la carga de trabajo se ha duplicado y a veces termino prácticamente muerto. Simplemente hoy domingo, todavía no dan las 8 am, no he dormido bien, pero por más que intento no puedo conciliar el sueño.

Sí he tenido descanso; no es que me estén esclavizando (más) en el trabajo, pero con eso de que prácticamente tengo que trabajar por 2, cuando se junta el código nomás no veo para cuando terminar. Saliendo del trabajo hay días en que quiero sentarme a no hacer nada, o a distraerme en algo, pero tengo que estudiar muchos temas para poder seguir adelante con mis proyectos. Por supuesto, esto es 100% idea mía, y aunque esté cansado, trato de al menos dedicarle una hora a ese estudio. Digamos que es el sacrificio que uno tiene que hacer para progresar. E insisto: definitivamente no me tratan nada mal en mi actual trabajo.

La situación se complica si añadimos a la familia. A veces sinceramente no sé qué pensar, pero aunque están lejos, no dejan de ser importantes, y, por ende, me preocupan.

Compré boleto para ver “How to train your dragon”, que se acaba de estrenar ayer por este lado del mundo… y resulta que no la exhibirán subtitulada, solo doblada al japonés. Creo que mejor me debí esperar a comprar el Blu-ray en amazon… La tendré que ver en japonés para no perder el dinero, a menos de que alguien me quiera comprar el boleto, jeje.

Sigo vivo, solo que con un poco más trabajo de lo normal.