El niño y sus diabluras: inundaciones y boda

Actualizando un poco por acá.

Hace casi un par de semanas el cielo prácticamente se cayó en la parte norte de Kyushu y también en Yamaguchi. En una noche llovió el equivalente a 3 meses. Sobra decir que la situación se puso fea.

Ese viernes por la noche fuimos a cenar a un restaurante. Ya estaba lloviendo fuerte al momento de salir de casa. Sin pensar mucho en la lluvia, tenía que ir a entregar unos CD que había rentado, así que me dirigí al videoclub. Al salir e intentar tomar el camino de regreso, mi sorpresa fue grande al dar la vuelta a la izquierda: el agua prácticamente tapaba las llantas. Un señor ya mayor estaba empapado fuera de su casa, ya inundada, y hacía su mejor esfuerzo por indicarle a los automovilistas que se regresaran, pues no podrían pasar. Me tuve que echar en reversa y buscar alternativas.

La lluvia no cesaba, y para donde me moviera las calles estaban llenas de agua, y amenazaban con ponerse peor. Pensé en irme por otro camino, uno que es completamente de subida, creyendo que sería todo más fácil… grave error.

Manejé unas calles hasta llegar al lugar arriba mencionado. La calle estaba inundada, pero no tanto como la primera, así que me animé y di la vuelta a la izquierda, solo para encontrar unos 5 carros detenidos  delante de mí. No avanzaban. Toda la corriente venía de bajada y hacía de ese lugar una especie de alberca. Las aceras ya no se veían. Lo primero que se me ocurrió fue subirme a una acera y parar el carro ahí (había un par de negocios con estacionamiento), pero con lo estresante de la situación (al menos para mí) nunca recordé que las aceras no se veían, por lo que le di un golpe al carro en la parte baja de la defensa, nada grave hasta eso. Con todo, lo gré subir. Un carro intentó hacer lo mismo que yo, pero ése sí de plano no se pudo subir. Al ver que la situación no iba a mejorar y que pasara lo que pasara el agua llegaría también hasta donde estaba, opté por mover el carro por la acera para salir de ahí y buscar otra ruta, o de menos un lugar en donde pudiera dejar el carro sin tanto temor a que se inundara.

Avancé por una calle relativamente grande, pero tenía que ir justo por en medio, que era donde todavía se veía el camino. Hice un rodeo enorme, pero al fin encontré una calle en donde podría doblar a la izquierda y no había tanta agua. Esa calle poco a poco hace subida y termina justo en la parte alta de la primera calle que había intentado tomar. Después de avanzar con cuidado, por fin pude seguir el rumbo a la casa.

Un trayecto de 7 minutos me tomó 45. Hasta me pasó por la cabeza la idea de tener que dejar el carro y regresarme caminando.

La lluvia no cesó, y en la TV comenzaron los avisos de evacuación. Caminos cerrados, los trenes y autobuses detenidos, derrumbes y deslaves en carreteras y montañas, personas desparecidas, ya incluso muertos. Y aunque mi casa (y la de todos ustedes) está en un lugar alto, la posibilidad de ser evacuado seguí latente por la cercanía con un pequeño bosque/montaña.

Llamé por teléfono a mi familia en México avisándoles de la situación, ya que sé que luego que les llega la información por allá no les llega bien y se preocupan.

Al día siguiente era la boda del tico, y sinceramente pensé que no íbamos a poder llegar. De hecho el tico había venido a Iizuka para arreglar unos asuntos de la universidad y tuvo que pasar la noche en su laboratorio porque no se pudo regresar a Fukuoka. El día de la boda y el novio no iba a estar presente.

A la mañana siguiente el tico me llamó a las 6:30 am preocupadísimo porque no había manera de ir a Fukuoka desde Iizuka. La boda era a las 3 pm. Uno de sus compañeros de laboratorio investigó y parecía que había manera de ir a Fukuoka, pero haciendo un rodeo enorme. Lo malo es que la estación de tren en Iizuka no estaba en servicio por la lluvia, así que tenían que ir a tomar el tren hasta otra estación. Me pidió que si lo podía llevar a dicha estación (en carro son como 30 minutos). Obviamente accedí.

Ni qué decirles de los caminos: muchos lugares cerrados, muchos ríos a punto de desbordarse. Afortunadamente el tico pudo tomar el tren y llegar finalmente a Fukuoka. Faltábamos nosotros, los invitados 😀

Los 2 caminos principales para ir de Iizuka a Fukuoka estaban cerrados, pero el de paga fue abierto a eso de las 12:30 pm, así que corrimos con suerte. Hubo boda y fiesta, y después la seguimos en un salón de baile latino hasta eso de las 11 pm.

Solo pude tomar un par de fotos de las inundaciones con el celular. Muy mala calidad porque no había acomodado las opciones. Las tomé mientras esperaba la luz verde en un semáforo, después de llevar al tico a tomar su tren el sábado por la mañana.

¿Y por qué lo de “El niño”? Porque es por culpa de ese fenómeno por lo que las lluvias terminaron 1 mes después de lo normal, por lo que ha llovido intensamente en todo Japón, y por lo que el verano prácticamente está pasando desapercibido ya que no hace tanto calor como siempre. Apenas ayer por la tarde se anunció oficialmente el fin de la temporada de lluvias en Kyushu… el anuncio más tardío en toda la historia. Creo que ni hace falta mencionar los daños a los campos y huertos. Va a haber escasez de arroz, los vegetales ya están más caros, en fin. El niño hizo de las suyas este año por acá, y debido a ello creo que no podré disfrutar tanto el verano como otros años. La experiencia de manejar entre calles inundadas fue ilustrativa, puesto que nunca me había tocado conducir en una situación similar, ni siquiera en Guadalajara, donde es bien sabido que por Plaza del Sol nada más llueve y hay que sacar la lancha para poder moverse.

6 thoughts on “El niño y sus diabluras: inundaciones y boda”

  1. Pff!!! Qué situación tan extrema, yo en tu lugar me hubiera puesto histérica!! Pero menos mal que no hubo ningún tipo de evacuación de emergencia y que pudiste disfrutar, al otro día, de la boda del tico =D

    Y pienso que no sólo es culpa de “El Niño”, si no también de que los humanos estamos destruyendo el ambiente y eso ocasiona que fenómenos meteorológicos y climáticos se atrasen, se adelante o vengan con mucha mayor fuerza que de costumbre… Ni modo, a ponerse las pilas y a cuidar el planeta!!!!

  2. Uyy qué miedo, a mí me hubiera dado terror, el DF también se inunda re gacho -algún día volverá el lago- siempre temo que en la próxima tormenta ahora sí empiece a salir el agua de las coladeras, pero eso no es nada respecto a la amenaza de que te caiga un cerro encima.

  3. [quote comment=””]Uyy qué miedo, a mí me hubiera dado terror, el DF también se inunda re gacho -algún día volverá el lago- siempre temo que en la próxima tormenta ahora sí empiece a salir el agua de las coladeras, pero eso no es nada respecto a la amenaza de que te caiga un cerro encima.[/quote]

  4. Hola Manuel:

    Si en Japón está lloviendo mucho, en la Ciudad de México casi no está lloviendo. De hecho el mes pasado fue el más seco de los últimos 68 años. Si no llueve lo sificiente en el mes de Agosto, los habitantes de esta ciudad vamos a estar en serio problemas. Pero no solo en ciudad de México hay pocas lluvias, me parece que en la mayor parte del pais ocurre esta situación.

    saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *