Mudanza – Parte 3: el calvario

Llegó el “esperado” día 29 de marzo. Era hora de mudarme.

Pasé hasta las 3 am del 27 y 28 terminando de limpiar la casa y empacar lo que hacía falta. No tomé fotos por falta de tiempo, pero el cuarto, que 2 días antes era todavía un desastre, seguía siéndolo… aunque en menor medida. Ni yo sabía cómo iba a terminar la mudanza en un día. Fui a pedir un camioncito prestado, y había enviado un correo general a mis amigos de por acá para que me ayudaran. Por diversas razones, solo pudieron ayudarme 2 de ellos, y les estoy eternamente agradecido.

Para hacer la historia corta: comenzamos a mover cosas a las 10 am, y terminamos a las 4:30 pm. La cercanía de la nueva casa nos ayudó enormemente, puesto que tuvimos que hacer como 6 viajes para mover el 80% de todos los tiliches. Yo me haría cargo del restante 20% con mi carro. Lo que me importaba era pasar las cosas más pesadas y las que, por su tamaño, no cupieran en el coche. Después de un merecido descanso, y de una cena en el Hard Rock Cafe Fukuoka, tuve que seguirle con los últimos detalles de la limpieza y mudanza hasta las 2 am. Estaba completamente rendido. Necesitaba dormir, pero irían a recoger las llaves el siguiente día a las 10 am, lo que significaba que tenía que dejar el cuarto limpio a como diera lugar. Me ganó el sueño…

El lunes 30 me levanté a las 7 am. Moví lo que hacía falta y le di una mega limpiada y aspirada a toda la casa. Ya todo estaba listo para que llegaran, revisaran que todo estaba bien, y me pidieran las llaves. Llegaron primero los del internet; no había tenido tiempo de hacer nada los últimos dos días, así que me quedaría “incomunicado” hasta nuevo aviso.

Aquí algunas fotos de cómo dejé mi antigua casa:

Una vez entregadas las llaves, esta parte de la mudanza estaba terminada, pero la tarea todavía no: tenía que acomodar todo en la nueva morada.

En corto: me tomó hasta el pasado sábado 4 de abril a las 2 am para poder decir que esto es una casa, ya que parecía más bien un campo de guerra. Ya podía jugar con mis consolas, ya podía medio ver la TV (porque hasta eso, la recepción de la señal no es muy buena en esta área), pero no tenía internet… hasta hoy.

Mudarse en Japón es realmente una experiencia que no le deseo a nadie: es caro, son demasiados trámites y la mudanza conlleva una buen carga de estrés. Ahora comprendo porque se la piensan dos veces antes de cambiarse de casa tan seguido.

10 thoughts on “Mudanza – Parte 3: el calvario”

  1. Bueno, pero ya paso, y ya puedes dejar éste post como advertencia para el próximo osado que quiera mudarse.
    ¿qué tal el nuevo empleo?

  2. Hoal Manuel:

    Felicidades or tu nueva chamba y tu neuva morda. comienzo de nueva etapa para ti , verdad? Espero que estes muy contento. Saludos, desde Guanatos.

  3. Yo me acabo de mudar y estoy vuelta loca, si es horrible quedarse sin internet :S
    Animo mushasho!! a ver cuando voy a visitarte jiji :B moriria por ir a Japon…

  4. No manches Manuel, estos ultimos post de que te estas cambiando, el doctorado, tu nuevo trabajo y tantas cosas nuevas, son emocionantes bueno y eso que yo no m’as estoy leyendo :P. Muchos Saludos por all’a

  5. por lo que veo tu antigua casa era pequenia. Una casa mas grande implica mas gastos y estres, me imagino. Que tal el nuevo trabajo?

  6. No apareció mi post desde el iPod! >_____< De cualquier forma, decía que tan proporcional será cambiarse de una casa más grande… es decir: ¿será mejor pagar en caso de que las cosas y la casa sean más grandes o en mayor cantidad?… o también ¿se podrá hacer con el “método Manuel”? . Saludos de Nuevo!

  7. Hey qué tal Manuel. Jejjej si entiendo desde luego el cansancio que has de haber pasado con la mudanza y sobre todo el tiempo bien restringido.

    Pues enormes saludos desde Regiolandia y pues estamos hablando. Cuídate mucho man!

    Yo te hubiera ayudado, pero desde mis sueños jajaja, hubiera sido buen aporte.

    Ya me voy jaja! Que andes chidon!

  8. valla que chido, felicitaciones por tu nueva etapa que comienza, por cierto yo tambien en estos dias ando de mudanza -.- pero ahi saldremos adelante com ose pueda salu2

  9. Te entiendo, hace dos años me mudé y después de un mes de juntar los muebles, ropa, etc. aún sobraban cosas… Mis papás decidieron regalar todo eso, ¡ya estábamos hartos de empacar!

    Una pregunta, más o menos ¿en cuanto te salió hacer toooda la mudanza?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *