El regreso – Día 14

Último día en Australia

No tenía tiempo para ver nada más. El vuelo salía a las 12:05 pm, pero ya ven que hay que llegar temprano. Había reservado un shuttle para que llegara por mí a las 8:45 am, pero resulta que la mona del hostal nunca hizo la reservación. Afortunadamente, los otros miembros del staff realmente son amigables y me dieron ride hasta el aeropuerto (10 minutos en carro).

Como lo había pensado, ahora sí la mochila no me la dejaron llevar dentro del avión (iba repleta), así que la documenté, y conmigo me llevé la bolsa en la que traía las compras del día anterior y el póster. Al menos pasaría 2 horas sin estar cargando tanto.

En lo que llegaba la hora, estuve en el segundo piso comprando algunos dulces que me habían pedido (Tim Tam), y de paso una revista de ciencia llamada "Cosmos". Estaba leyendo el libro "Next" de Michael Crichton, pero sabía que necesitaría más. Mi PSP estaba conmigo también, cierto, pero las películas que había preparado para el viaje las terminé de ver en lo que me moví dentro de Australia, y sabiendo que el entretenimiento dentro del avión a veces es muy malo, tenía que pensar como distraerme.

Mis preparativos fueron innecesarios a fin de cuentas porque, aunque no teníamos televisiones individuales, en las pantallas grandes proyectaron primero un capítulo de los Simpson, luego "Stardust", que no había visto, y por último "Bourne Ultimatum", que tampoco había visto, así que me convino. Pero, lamentablemente la maldición me sigue, y ahora me tocó delante de mí papá, mamá, niña de unos 3 años MUY inquieta, y bebé de unos cuantos meses de nacido que seguramente lloraría, porque claro, es la única forma que tiene de comunicarse. El bebé no me molesta en lo más mínimo, en serio, pero la niña… quería jugar a "Kick the baby" con ella.

El viaje duró poco más de 7 horas. Pero después de llegar a Tokyo vendría lo bueno: Moverme del aeropuerto de Narita al hostal que tenía reservado en Iidabashi, es decir, mínimo 2 horas 20 minutos de trenes, cargando todo mi equipaje. Aquí un poco de información: Tokyo tiene 2 aeropuertos: Haneda y Narita, el oeste y este respectivamente. Aunque ambos son internacionales, la mayoría de vuelos locales se hacen por Haneda, mientras que la mayoría de vuelos internacionales llegan a Narita. El punto importante aquí es que Haneda sí está en Tokyo, pero Narita está en Chiba, la prefectura que sigue al este de Tokyo, y está lejísimos de la zona metropolitana. Cuán lejos quedará que el tren, llamado Narita Express, a la "siguiente estación" dentro de Tokyo, precisamente Tokyo Station, cuensta 2940 yenes (cerca de 290 pesos) y el trayecto dura hora y media sin parar. Mi vuelo de regreso a Fukuoka salía por Haneda el día siguiente, pero de momento, era llegar a caer rendido al hostal en Tokyo.

Total que después de relajarme en el Narita Express porque venía prácticamente solo, me tocó el trauma de los trenes en Tokyo: Gente, gente y más gente. Quienes vivan en el DF quizá comprendan la situación, porque es muy parecida. Yo con la mochilota, la bolsa de los recuerdos y el póster… No, si bien bonito… Llegué al hostal alrededor de las 10 pm solo a bañarme y a dormir. El siguiente día comenzaría temprano y terminaría ya en casa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *