Termina uno, comienza otro

El domingo pasado terminó una tortura, si le podemos llamar así, pero ha comenzado otra.

Esto de escribir artículos (papers) para el doctorado es mucho más difícil de lo que pensé. Se oye tan fácil escribir 6, 8, 10 páginas sobre lo que estás investigando, pero nooooo…. dista mucho de serlo. Por eso lo denomino “tortura”.

Es increíble la cantidad de errores que uno puede encontrar en algo que ha leído mínimo 30 veces. Todo parece estar normal, sin ningún problema, pero realmente sí hay problemas: Está uno tan cercano a su escrito que es incapaz de ver esos pequeños detalles que pueden marcar una gran diferencia. Agréguenle a esto el que tu profesor ni siquiera se digne en ver lo que escribiste (y lo tienes que poner como co-autor a fuerzas), y el resultado son varios días de estrés, insomnio y ansiedad indescriptibles.

Lo mejor del caso: Esperar a ver si lo aceptan. Si no… pues a seguirle, nada más con el agregado de que lo que estuviste haciendo medio año no sirvió de mucho. La fecha en la que sé si me colgaré o me prepararé para un viaje a Australia es el 31 de agosto.

Muchos creerán que puedo descansar, y sí, descancé un día. Pero ahora, hay que empezar con lo que sigue si es que quiero intentar graduarme a tiempo.

Me muero por ir al mar, pero entre lluvias y tifones nada más no se ve la posibilidad. Igual y en la semana me lanzo por la mañana aunque sea un rato (hay que manejar 1 hora).

Otra vez necesito que el día tenga como 50 horas para que me ajuste para todo lo que tengo que hacer.

Tengo sueño.

One thought on “Termina uno, comienza otro”

  1. Te entiendo Manuel!
    Ánimo con los papers y ojalá si te los acepten!
    Por cierto, ¿Tienes que cumplir con un mínimo de papers para obtener el grado de doctor?
    Saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *