Diccionario, ¿en dónde?



Desesperado. Ésa es la palabra que describe mi estado de ánimo actual.

No puedo avanzar mucho en la investigación sencillamente por falta de datos. Y lo malo no es que no los pueda buscar, es que simplemente no existen (o las posibilidades de que existan son realmente minúsculas). De hecho, parte de cómo estructuro la información tiene que ver con mi investigación, pero lo malo es que no es información suficiente para poder escribir un artículo, y mi profesor me está presionando para que saque uno a la voz de ya. Escribirlo es fácil, pero sin experimentos que comprueben lo que quiero decir no puedo hacer nada.

Me la he pasado en el limbo estos días. He tratado de pensar de dónde sacar datos. Hace poco puse una entrada referente a eso, y aunque de ahí pude obtener algunos, la información no es suficiente y no tengo ya dónde conseguir más. Tengo ganas de gritar, pero me aguanto. Intento guardar la cordura en estas situaciones, sabía que no sería fácil, pero es desesperante ver como los demás avanzan porque tienen los datos y los pueden manipular a su antojo mientras uno está preocupado por no tener la información necesaria para poder intentar siquiera algo sencillo.

Llegué hace como 3 horas al lab, y sigo tratando de pensar en una buena forma de resolver varios puntos que me están molestando desde hace días… pero, no tengo datos, no puedo comprobar nada.

¿Tardarán mucho en llegar las vacaciones de primavera?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *