Cumpleaños 28 – En Tokyo: Día 1, parte 2: Torre de Tokyo

De Asakusa a la torre de Tokyo no se hace mucho tiempo, sobre todo porque hay metro directo.



La majestuosa torre de Tokyo. Quizá comparada con otras torres no sea tan espectacular, pero cuando fue construida, la idea era que Tokyo tuviera algo que lo identificara. La torre fue levantada en año y medio, en medio de problemas con el clima, errores en la construcción que tuvieron que ser corregidos y hasta historias de amor. En pocas palabras: El monumento tiene su historia. Mide 333 m.



Aquí se puede apreciar el día. Hacía un poco de frío. Lo mejor del caso es que la torre tiene una promoción especial para las personas que la visitan el día de su cumpleaños: Entrada gratis hasta el primer observatorio y un pedazo de pastel gratis de la cafetería. ¿Primer observatorio? Sí. La torre tiene 2 observatorios, pero para subir al segundo y más alto, llamado el observatorio especial, hay que pagar todavía más.

[more]



Como era día festivo, era de esperarse que habría mucha gente, y la foto anterior es la prueba. Tuvimos que esperar aproximadamente 30 minutos para poder llegar al elevador. Primero se sube al observatorio grande, y de ahí, pagando 600 yenes más, se puede subir al observatorio especial, pero mejor optamos por no subir cuando vimos este mensaje:



Como podrán adivinar, dice que había que esperar 45 minutos para poder subir. 45 minutos es suficiente para ver todo desde el primer observatorio, tomar fotos, comprar recuerdos y bajar a las atracciones de los primeros 4 pisos, que fue precisamente lo que hicimos.



La vista desde la torre es impresionante, es cierto, pero creo que se ve mejor de noche. Como sea, estuvimos un buen rato apreciando Tokyo por todos los puntos cardinales, después, por mi pastel, y después, al 4to. piso.
En los primeros 4 pisos de la torre hay diferentes atracciones, que si bien no son lo mejor del lugar, sirven como complemento después de haber subido: Museo de los récord Guiness, museo de ilusiones ópticas, museo de hologramas y museo de cera, que se caracteriza porque NADIE se parece a quien se supone debe de parecerse. Omar ya lo comentaba en su blog también.



Aquí una de las fotos mostrando la resistencia que tengo en los brazos (ajá).



Y aquí Emi luciendo sus bellas alas.



En el museo de Guiness una foto mostrando el peso que me falta para llegarle a la persona más pesada del mundo.

En lo personal, la torre de Tokyo no me desagrada, pero siempre he pensado que es una trampa para turistas porque realmente no hay mucho que ver (por eso los museos de la parte de abajo), y la cafetería que está en el primer observartorio no es tan buena como se pudiera pensar. Sin embargo, sí es una visita obligada si es la primera vez que vas a Tokyo. En mi caso, es la tercera vez que voy: Una en 2002 la primera vez que estuve en Japón, otra en 2004 cuando Mayra y otras personas de Puerto Rico vinieron a la Anime Expo Tokyo, y ahora con Emi. Por supuesto que la que más he disfrutado es ésta.

De la torre nos fuimos por las maletas y de ahí al hotel, que debo debir que nos quedó como anillo al dedo: En el centro de Roppongi.

Roppongi es un área que se caracteriza por la variedad de bares, restaurantes y extranjeros que hay en el lugar. Emi quedó sorprendidísima con la calle principal, la cantidad de lugares en donde se puede beber, en como nos trataban de invitar a pasar a los lugares, etc., pero todavía no era ese momento, puesto que teníamos que alistarnos para ir al restaurante, pero antes fuimos a comprar los boletos para ir a Tokyo Disney Sea el día siguiente.

Todas las fotos están en la galería.

Continúa en la siguiente entrada…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *