Banquete



La verdad que, a pesar de todos los problemas que me rodean, de todo lo que tengo que hacer tanto en la escuela como en el trabajo, de tener que soportar que a mi jefa (del trabajo) se le olviden las cosas cada día y me llame varias veces para lo mismo (no es broma), el hecho de tener quien se preocupe por ti y te haga de cenar algo como lo que está en la foto, hace que todo esto sea el paraíso en la tierra y ella sea el ángel que está a mi cuidado.

Comí como rey, sinceramente, porque además de esto, fue crema de maíz, y, aunado con el arroz y un vaso de jugo de arándano y frambuesa, todo a la luz de 4 velas y de música clásica, fue el complemento perfecto de la cena.

Simplemente: Sin palabras, solo suspiros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *