Mas pensamientos…

Antes que otra cosa suceda, quiero agradecer de nuevo a las personas que se preocupan por mí; a aquellos lectores que pasan por aquí y por desgracia no tengo el gusto de conocerlos personalmente y a aquellos que se toman su tiempo en escribir una entrada como respuesta a las idioteces que escribo. Aclarado que nada tengo en contra de ustedes:

Pos andaré sentimental, pero se ve que no tengo tiempo ni ganas de escribir algo con calidad. Se supone que un blog se hace atractivo por que lo que escribes le llama la atención a alguien, pero a fin de cuentas el blog es para la persona que lo escribe, y de hecho así es como lo he considerado siempre. Tenía la costumbre de llevar un diario que escribía más o menos cada semana, pero desde que el panda me dio oportunidad de comenzar un blog en el ya difunto cibersociete, ya mejor centro todo por acá. ¿Flojo? Sí, un poco. Me encanta escribir, pero creo que lo hago mejor en pluma y papel que frente a una computadora. No sé, pero yo valoro más recibir una carta de las normalitas (o para que me entiendan los de la “New age”, por “snail mail”) que un correo electrónico. Por supuesto que no le quito el valor a este último, porque la gente se toma tiempo para mandarlo, pero como que tiene más contenido emocional el hecho de sentarse y escribir unas líneas para alguien. Igual y muchos no piensan igual que yo, pero qué le vamos a hacer… simplemente así soy.

De un tiempo para acá de repente me siento olvidado, y con justa razón. Recuerdo que Mónica, una amiga que quiero mucho y deseo que esté muy bien y YA NO SE ESTÉ ARRIESGANDO (nota personal entre ella y yo), una vez me dijo algo tipo diálogo de los Simpson: “Cuando creces, la gente pierde interés en lo que puedas hacer”. Y en efecto, porque cada vez tienes que hacer cosas de más calidad para evitar pasar a segundo plano. Sobra mencionar que gracias a mi querida familia lo que más odio y al mismo tiempo más temo en este mundo es ser olvidado, ser ignorado, pasar a segundo plano, ser “uno más”, ser “X”, y el único que me puede sacar de donde estoy soy yo mismo.

Estoy decepcionado conmigo mismo por unas cuantas razones que sinceramente no vale la pena mencionar aquí. Tengo varios proyectos en puerta y quiero llevarlos a cabo. Quiero darme gusto a mí mismo, sentirme satisfecho (algo que parece que nunca he experimentado en mi vida), y ya lo que venga después, será bueno (porque no creo que pueda haber algo más mal de como está la situación ahora mismo).

Para los que se preocupan: ¡No se preocupen! No haré nada loco ni tengo ideas fatalistas ni nada. Necesito despegar, pero algo me lo está impidiendo y quiero saber qué es.

Aquí sigo, para bien de muchos y desgracia de otros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *