El inglés para los asiáticos: Una tarea titánica

Hablando 3 idiomas fluidamente y entendiendo algunos otros, entre ellos lenguajes orientales, comprendo la dificultad que representa para los asiáticos aprender inglés. Aclaro que no puedo generalizar diciendo TODOS los asiáticos, porque hay idiomas de los que no tengo ni el más mínimo conocimiento, y también hay lugares como Cambodia, en donde la gente estudia francés, por lo que el “salto” al inglés no es tan pesado.

Aunque se lo excuso a las personas comunes, a las que no tienen necesidad de hablar más que su idioma natal, no puedo dejar de admirarme de las empresas y de los gobiernos en general por la mala calidad de las traducciones al inglés que suelen hacer. Todavía en juguetes o productos así está en la línea de decirles que no inventen, pero en señalamientos que se suponen que están en inglés para ayudar a los extranjeros, ahí sí de plano se pasan de lanza.

Sitios como Engrish.com, y, en menor medida, el gran blog de Pinches Chinos presentan evidencias de lo aquí comentado. Algunas veces uno no puede evitar reírse al leer lo que quisieron escribir. Entendiendo kanji, los “hanzi” (las letras chinas) también se vuelven entendibles hasta cierto punto y es posible entender el significado de algo escrito en chino aun cuando no se tenga ni la más mínima idea de cómo se lee. Uno lee el mensaje original y no es nada del otro mundo, pero las traducciones de plano le sacan una risa a cualquiera que entienda correctamente aunque sea un poco de inglés. Para muestra, basta un botón:



(foto tomada del blog de Pinches Chinos)

En lo poco que sé de chino y guiándome por el significado de los kanji que conozco del japonés, lo que más o menos quieren decir en la parte superior del letrero es: “Si tiene intención de cooperar, llévese consigo su basura” (traducción muy dudosa, pero al menos se comprende). Basta ver la traducción que le pusieron en inglés para reírse un poco.

¿Por qué sucede esto? Por la gran diferencia que existe entre el inglés (y podemos mencionar también a las lenguas romances) y los idiomas asiáticos. Pero, ¿cuál es la diferencia? La gramática claro que tiene mucho que ver, pero **el contexto** es lo que marca la diferencia. Explico:

En español, el sujeto de una oración puede ser omitido una vez que emisor y receptor están situados en el contexto; no obstante, sigue estando presente en las oraciones bimembres gracias a la conjugación de los verbos, con la cual podemos saber quién es el sujeto aunque no esté siendo nombrado directamente (lo que se conoce como sujeto tácito o morfológico). Lo mismo sucede con los objetos directos, ya que pueden ser sustituidos por pronombres para evitar la repetición de la misma palabra, como en el ejemplo:

A: Ese libro que estás leyendo, ¿es caro?
B: No realmente.
A: ¿Dónde **lo** compraste?

En inglés, el sujeto no se omite, pero la sustitución de objetos como en español también existe.

Sin embargo, y hablando específicamente del japonés, hay que poner muchísima atención en cada enunciado, porque una vez que emisor y receptor están dentro del contexto, algo que ya ha sido nombrado una vez no vuelve a ser nombrado (a menos de que uno así lo requiera). Incluso, hay veces en los que un solo verbo hace las veces de una oración completa, como en el siguiente ejemplo:

A: 作

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *