Tiempo al tiempo

Que le pasa al mexicano en Japon? Anda en un mundo entre la felicidad completa y el sufrimiento perpetuo.

Uno de mis principales defectos es que, cuando me sale lo orgulloso, entro en estado de indiferencia y me cierro en mi coraza, impidiendo que agentes del mundo exterior profundicen mas en mi. Algo asi como autoproteccion.

He aprendido a ser muy paciente con el paso de los anios, y aunque creia que lo habia logrado, veo que me falta todavia mucho por aprender…

Una de mis caracterisiticas principales es ser por demas sensible cuando ando en estos menesteres, al grado que estoy peor que mujer a la que el periodo le hace cambiar de actitud con cada respiro (y no bromeo). No me pongo asi por cualquier persona, no demuestro esto generalmente con nadie, pero estos dias ha estado a flor de piel y ni yo se realmente si estoy triste, enojado, frustrado, pero feliz, todavia no.

La felicidad de una persona nunca ha radicado ni jamas radicara en otra. Si uno no se quiere a uno mismo, es incapaz de querer a alguien mas. Desde mi punto de vista, uno lo que busca es un complemento a esa felicidad: Alguien con ideas afines, con similitudes, pero con suenios propios. Cuando se encuentra a esa persona, uno hace lo mejor, rogando ser considerado de la misma manera.

Jugar las mejores cartas y esperar el resultado. Y el mejor resultado que podria tener es un “necesito tiempo”. Por que? Digamos que es una situacion complicada a la que no me habia querido enfrentar antes. Si caigo, va a ser dando todo de mi, y me quiero dar el gusto de no quedarme con las ganas de intentar todo, porque solo tendre un intento seguro… Despues de eso, no puedo pronosticar nada.

Hace buen clima hoy, pero debo seguir con mi investigacion. Al menos el alcatraz que fui a comprar ayer adorna mi escritorio y me recuerda algo que nunca debo perder: La esperanza.

A bientot.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *